• outdoor
  • 18 de Mar, 2021

Ternua diseña dos nuevas chaquetas con aislante de lana de oveja Latxa

El año pasado Ternua presentó su proyecto singular Latxa Artile, una iniciativa ideada por la marca que propone la utilización de un recurso natural de gran importancia en el País Vasco, como es la lana de oveja Latxa. Un material sin salida y que Ternua ha dado un nuevo uso, como aislante térmico ecológico natural, sostenible y biodegradable, desarrollando una nueva tecnología a la que ha llamado Artileshell. La primera prenda que la marca diseñó con esta tecnología fue ARTILE JACKET, una chaqueta para hombre y mujer incluida en la gama Whales Spirit de la colección Otoño Invierno 2020. De cara a la próxima colección de frío 2021-2022, Ternua ha diseñado dos nuevas chaquetas, la WILLOWS JKT de hombre y la WILLA JKT de mujer, que ha introducido en la gama Spirit Outdoors, la línea de prendas para uso diario que aúna diseño, confort, calidad e innovación sostenible.

Estas nuevas prendas, llevan un tejido principal de poliéster reciclado y algodón orgánico con tratamiento C0 DWR 80/5 WAX EFFECT, un aislante 100% de lana de oveja Latxa y un forro en polyester reciclado. Son chaquetas multiuso, muy llevables, confortables y duraderas. Gracias a su relleno de lana de oveja Latxa, la gestión y el control de la humedad está garantizado, ya que este material absorbe la transpiración interior y repele la humedad del exterior, consiguiendo unas prestaciones excepcionales en condiciones climatológicas adversas. Además, la rápida expulsión de la humedad de la lana evita la aparición de malos olores y bacterias. También es un material termorregulador ya que mantiene la temperatura corporal en todo momento.

PROYECTOS SINGULARES DE ECONOMÍA CIRCULAR
El proyecto Latxa Artile es un proyecto de economía circular impulsado por Ternua que sigue la estela de Redcycle (2015), de reciclado de redes de pesca abandonadas en el Cantábrico con las que la marca ha diseñado prendas técnicas de todo tipo; Nutcycle (2018), de reutilización de cáscaras de nueces de las sidrerías gipuzkoanas que ha transformado en tinte natural para sus prendas, y Seacycle (2019), que recupera plástico del mar Cantábrico y que Ternua lo mezcla con plástico PET con el que ha elaborado diferentes camisetas. En todos los casos, iniciativas de economía circular que dan salida a un residuo local y que la marca es capaz de aplicarlo en el sector textil. Con este tipo de proyectos Ternua quiere, por un lado, mostrar la posibilidad de una aplicación real de uso con el reciclado de esos materiales, y, por otra, concienciar a los usuarios sobre la importancia de una compra ambientalmente y socialmente responsable.

Si quieres compartir...