• agua
  • 22 de Jun, 2021

Speedo presenta su nuevo traje de baño Fastskin 4.0

Speedo, la marca de trajes de baño líder en el mundo se adentra en el futuro para presentar Fastskin 4.0, un traje de baño conceptual basado en la visión de la compañía sobre cómo serán los trajes de baño en el año 2040.

La marca, que lanzó la serie Fastskin hace 20 años y transformó el deporte, vuelve a liderar y a ampliar los límites de la innovación en el mundo de la natación.

Creado en colaboración con su equipo de investigación y desarrollo Aqualab, Speedo ha analizado la evolución de los bañadores actuales y los ha combinado con los avances tecnológicos previstos para crear un nuevo bañador.

El bañador Speedo del futuro se centra en tres áreas clave de innovación: la personalización, el rendimiento de la velocidad y la sostenibilidad.

El Fastskin 4.0 no es solo un traje a medida, sino que está totalmente adaptado a cada músculo, micrómetro y color preferido del deportista. Elaborado con escaneado 3D, predicción de IA e impresión 3D de bioingeniería, el traje también cuenta con compresión personalizable y células de flotación adaptables que llevan lo que es posible en la piscina a un nuevo límite. Si los trajes de 2021 se ajustan como un guante, este traje se ajusta como si estuviera impreso en tu cuerpo.

Con una IA que monitoriza las constantes vitales y entrena en directo a los atletas a mitad de carrera, el Fastskin 4.0 será el compañero perfecto para un nadador que busque ir lo más rápido posible, ayudándole a corregir la técnica y a asegurarse de que lleva el ritmo adecuado.

Para ello, cuenta con un exoesqueleto incorporado que se flexiona para lograr una potencia explosiva, un chasquido y una amplitud máxima; una superficie de bioingeniería adaptable que replica la piel de tiburón para lograr un flujo óptimo a través del agua; y células de flotabilidad reactivas que igualan la posición del cuerpo para lograr una mayor hidrodinámica y aerodinámica: las cosas están a punto de volverse totalmente rápidas.

Este traje no sólo ha sido diseñado para ser mejor, sino para crecer. El Fastskin 4.0 está fabricado con bacterias modificadas genéticamente que biodegradan completamente los materiales. Pero antes de eso, la construcción con un 80% de material reciclado está creada para facilitar el desmontaje, la reparación y las actualizaciones para que siga ganando. Y con el tejido de recolección de energía, este traje se alimenta a sí mismo, convirtiendo cada carrera en energía.

El Dr. Rob Blenkinsopp, jefe de investigación y desarrollo de Aqualab, dijo: "En Speedo, siempre intentamos ir un paso más allá en el mundo de la natación y superar los límites para ayudar a nuestros atletas a ir lo más rápido posible. Durante 20 años, nuestra serie Fastskin se ha inspirado en todos los lugares a los que miramos, desde el mundo natural hasta el espacio exterior, y queríamos reunir todo esto para ver qué sería posible en otras dos décadas".

"Hemos analizado todo, desde los tejidos y las texturas hasta la forma de integrar la inteligencia en nuestros trajes, y el resultado es Fastskin 4.0. El futuro está a punto de ser muy rápido".

Características

La personalización es algo más que elegir tu color favorito. El escaneo en 3D, las predicciones de la IA y las impresiones de bioingeniería ayudan a crear un traje totalmente personalizado que se adapta a cada músculo y contorno del cuerpo del atleta, y sólo al suyo. Este tejido se cultiva con bacterias modificadas genéticamente que biodegradan completamente el traje y el final de su vida útil cuando llega al vertedero.

Sin embargo, el color sigue siendo importante, ya que Fastskin 4.0 cuenta con un sinfín de opciones de colores que permiten al deportista conseguir la combinación perfecta para su personalidad.

Se acabaron los días en los que había que luchar para ponerse el traje, gracias al sello adaptativo Smart Lock, que ayuda a que el traje sea fácil de poner y quitar, a la vez que bloquea el cuerpo en su sitio para ofrecer a los atletas una confianza total en la carrera, una compresión personalizada y una cobertura total del cuerpo.

El Fastskin 4.0, que demuestra ser el traje más inteligente de todos los tiempos, contará con el AI Live Coach, en el que se han impreso microsensores de IA en la estructura del traje: estos sensores monitorizarán las constantes vitales del atleta y le proporcionarán asesoramiento técnico en directo a mitad de la carrera.

Los atletas también podrán alimentar estos sensores, ya que el traje está fabricado con Energy Harvesting Fabric. Fastskin 4.0 es el traje que se autoalimenta y, mediante el uso de hilo inteligente, convierte cada carrera en energía que se utiliza para alimentar el sistema de IA.

Una vez en el agua, el traje cuenta con los impulsores Shark Skin 4.0, cuyo diseño y textura dirigen el agua fuera del traje y maximizan la propulsión de cada brazada y patada. A esto se suman las Zonas de Flujo Dinámico, que reproducen la textura de la superficie del vientre de una ballena y se adaptan al flujo del agua para conseguir una velocidad óptima.

Estas características en el agua están respaldadas por un Core Reactor, que responde en directo a la posición del cuerpo del atleta en el agua y ajusta la flotabilidad para lograr la hidrodinámica y la aerodinámica definitivas.

Por último, en un deporte de márgenes finos, el Fastskin 4.0 podría marcar la diferencia con su Exoesqueleto incorporado. Tanto si se trata de alcanzar la pared para conseguir un récord mundial como de realizar una salida rápida desde los tacos, el traje se extenderá y contraerá según sea necesario para proporcionar a los atletas una potencia explosiva, una amplitud máxima y una gran agilidad.

Mientras que Fastskin 4.0 es una visión del futuro, Speedo también está liderando el camino en el presente con sus trajes LZR Pure Intent y LZR Pure Valor.

Desde su lanzamiento en 2019, los trajes han sido responsables del 62,5% de todos los récords mundiales que han caído en ese período y parecen estar preparados para un gran verano en Tokio, donde serán usados por algunos de los nombres más grandes de la natación en el escenario global para el que fueron diseñados.

Como era de esperar, Speedo no se duerme en los laureles, y ya está trabajando en los trajes para París 2024, donde una vez más podemos esperar ver lo último en innovación y tecnología, ya que Speedo sigue abriendo camino en este deporte

20 AÑOS DE FASTSKIN

Speedo ha liderado la innovación en trajes de baño desde la fundación de la empresa en 1928. Ese año, Speedo desarrolló el primer bañador que no era de lana, así como construcciones innovadoras, como el bañador "racerback", que abrazaba mejor la figura y no obstruía los movimientos del nadador.

Desde el principio de nuestra historia, antes incluso de que se inventara la brazada de mariposa, hemos superado los límites en los Juegos Olímpicos. En los Juegos Olímpicos de 1932 en Los Ángeles, la nadadora australiana Claire Dennis ganó el oro y estableció un récord olímpico con Speedo, pero casi fue descalificada por mostrar demasiado los hombros en su traje.

La historia moderna de Fastskin comenzó en 1992, en los Juegos Olímpicos de Barcelona, cuando Speedo empezó a explorar cómo los tejidos con los que se fabricaban los trajes podían reducir la resistencia creada cuando el agua fluía sobre ellos. El resultado fue el bañador S2000, que reducía la resistencia hasta en un 15% en comparación con los tejidos tradicionales de los trajes de baño. También introdujo la repelencia al agua y las costuras planas de bajo perfil para reducir la resistencia. A éste le siguió el bañador Aquablade en los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996. En este traje, Speedo no sólo desarrolló los tejidos para reducir la resistencia al agua, sino también el diseño del traje para aumentar la cobertura del nadador. Algunos atletas masculinos empezaron a usar el bañador femenino para obtener la cobertura extra y mejorar su rendimiento.

En el año 2000, en los Juegos Olímpicos de Sidney, Speedo lanzó el primer bañador Fastskin®, un bañador de cuerpo entero que tenía un tejido con crestas integradas inspirado en la piel de tiburón, diseñado para reducir la resistencia. El traje también introdujo componentes de compresión muscular. El 83% de las medallas ganadas en los Juegos Olímpicos se consiguieron con Fastskin, así como 13 de los 15 récords mundiales establecidos. La era del traje de cuerpo entero había comenzado.

Para las Olimpiadas de Atenas de 2004, Speedo creó el Fastskin FSII, un bañador de cuerpo entero diseñado para reducir la resistencia del nadador, manteniendo al mismo tiempo la amplitud de movimientos del nadador, utilizando un hilo y unas costuras flexibles únicas, cuidadosamente colocadas en la dirección del flujo del agua, reduciendo la resistencia pasiva en un 4% adicional. El bañador también ha introducido características de gestión de la turbulencia en el pecho y los brazos del bañador. Antes de estas Olimpiadas, Speedo creó el Aqualab, un equipo de I+D dedicado al desarrollo de trajes de competición y que sigue desarrollando los trajes de Speedo en la actualidad. Fue en este desarrollo donde Speedo comenzó a utilizar la simulación por ordenador para ayudar en el desarrollo del traje de competición.

En 2008, Speedo creó el traje LZR Racer, que transformó el deporte de la natación tanto a corto como a largo plazo. El traje de cuerpo entero incorporaba paneles de poliuretano no permeable para mejorar la hidrodinámica del nadador, mejorando el flujo de agua y aumentando la compresión del cuerpo para reducir la resistencia. El 89% de todas las medallas de natación ganadas en los Juegos Olímpicos de Pekín fueron conseguidas por nadadores que llevaban el traje. En total, 23 de los 25 récords mundiales batidos fueron logrados por nadadores que competían con el traje LZR. Fue con este traje que Michael Phelps ganó 8 medallas de oro en 5 días, estableciendo 7 récords mundiales y 1 récord olímpico en los 100 metros mariposa, que ganó por 0,01 de segundo. Como parte de este desarrollo, además de trabajar con los nadadores de élite, Speedo también colaboró con el Instituto Australiano del Deporte y la NASA.

Después de las Olimpiadas, debido a la cantidad de propiedad intelectual que protegía el diseño y la fabricación del traje, los competidores de Speedo no pudieron replicar el revolucionario diseño. En su lugar, empezaron a utilizar el neopreno como material alternativo para los trajes de competición. Cuando los nadadores empezaron a usar varios trajes para beneficiarse de la flotabilidad del neopreno, que cambió fundamentalmente la forma de nadar, el organismo rector de la natación FINA intervino.

Como los récords mundiales seguían cayendo, la FINA cambió la legislación sobre los bañadores de cuerpo entero y ciertos tejidos, prohibiendo efectivamente el último bañador de Speedo por ser demasiado rápido. Siguiendo con su compromiso con la moda sostenible, Speedo envió su excedente de existencias al Chelsea College of Art and Design de Londres para ayudar a sus proyectos.

En contra de la creencia popular, el LZR Racer nunca estuvo prohibido, simplemente dejó de ser legal para competir cuando las reglas cambiaron. En 2009, como resultado de este cambio de reglas, Speedo lanzó el LZR Racer Elite, que posteriormente se actualizó en 2013 con el LZR Racer Elite 2.

En 2012, para los Juegos Olímpicos de Londres, Speedo volvió a innovar con el bañador Fastkin3, un bañador de punto que incorporaba una compresión graduada para conseguir la forma más hidronámica del cuerpo para reducir la resistencia del nadador. Speedo también creó nuevos diseños para el gorro y las gafas como parte de un "sistema de competición" lanzando las gafas Super Elite y el gorro Fastskin Racing.

En 2016, en los Juegos Olímpicos de Río, Speedo diseñó y creó el Fastskin LZR Racer X. Este traje volvió a un material tejido que fue diseñado para tener una compresión superior, pero también incorporó características propioceptivas para promover una mejor posición del cuerpo y una estructura de costuras que unía la cadena cinética del nadador, durante los movimientos de natación.

En 2020, para los Juegos Olímpicos de Tokio, Speedo ha vuelto a la naturaleza para estudiar cómo los tiburones y otros peces reducen la resistencia al nadar. Para ello se ha contado con la colaboración de las principales instituciones de investigación a nivel mundial, que han estudiado no sólo las características de la piel de los peces que existen en la actualidad, sino también los ancestros de los tiburones actuales, extinguidos hace tiempo. En colaboración con el Museo de Historia Natural de Londres, así como con socios de otros sectores, como la Fórmula 1 y los proveedores de pintura para buques transatlánticos, Speedo ha desarrollado el traje Fastskin LZR Intent. Este traje tiene una textura única que se teje en el tejido y se coloca en áreas específicas del traje para tratar de gestionar el flujo de agua, para detener la turbulencia, que causa la resistencia. Speedo también ha empleado tres tejidos para lograr la compresión en las zonas adecuadas para mejorar el ajuste y promover un mejor rendimiento muscular manteniendo la amplitud de movimiento.

Puede que sólo falten unos meses para los retrasados Juegos Olímpicos de Tokio, pero el equipo de Speedo ya está pensando en París 2024 y en cómo podemos seguir aportando nuevas y emocionantes innovaciones al mundo de la natación de competición, para garantizar que nuestros atletas toquen la pared primero y ganen el oro.

La gama Fastskin de Speedo ha sido utilizada por algunos de los nadadores más emblemáticos de todos los tiempos. Entre su actual lista de atletas estelares, los bañadores Fastskin Valor e Intent son utilizados por nadadores de la talla de Caeleb Dressel, Ryan Murphy y Kathleen Baker, que buscarán el oro olímpico en Tokio. Speedo también suministra trajes Fastskin a nadadores paralímpicos, como la plusmarquista mundial Sophie Pascoe y la emblemática nadadora británica Ellie Simmonds.

Anteriormente, el traje fue utilizado por los cuatro nadadores de Estados Unidos en el relevo 4x100 metros de los Juegos de Pekín en 2008. El equipo, que incluía al legendario nadador Michael Phelps, superó a un cuarteto francés con trajes rivales en lo que se considera el mejor final de una prueba de relevos, ganando por ocho centésimas de segundo en una de las escenas más famosas de la natación.

Además de Phelps, el bañador también lo han llevado grandes nadadores modernos como Ryan Lochte, Rebecca Adlington, Missy Franklin y Katie Ledecky, así como miles de cientos de otros atletas.

 

Si quieres compartir...   

Galería