El (gran) comercio textil español inicia la negociación de su primer convenio nacional... excluyendo a las pymes

Redacción - Tradesport28/09/2023
Imagen

El sector del comercio textil español arrancó este miércoles 27 de septiembre las negociaciones de su primer convenio colectivo nacional. En el lado de los empresarios, la patronal ARTE (fundada por Inditex, H&M, Uniqlo, Primark, JD Sports y Springfield) lidera las conversaciones, mientras que los sindicatos CCOO, UGT y CIG representan a los trabajadores.

La negociación comienza en un contexto de división entre patronales del sector y sindicatos ya que Acotex, asociación que ha representado históricamente a grandes y pequeñas empresas del sector, no se sienta en la mesa de la negociación ya que las pymes quedan fuera de los términos que establece ARTE para formar parte de ella (disponer de más de 3500 metros cuadrados de superficie de venta en el territorio nacional, operar con tiendas físicas en al menos tres comunidades autónomas y contar con una plantilla de más de 400 trabajadores.

Con estas condiciones parece obvio que el gran tejido de comercios textiles de pequeño y mediano tamaño quedan excluidos de la patronal y, por tanto, del convenio colectivo nacional que se firme.

Menos horas y mejores salarios
Comisiones Obreras, el sindicato con mayor representación en la mesa, ha desvelado su intención de establecer un máximo de 1.750 horas anuales de trabajo, propuesta que permitiría reducir la jornada laboral al entorno de las 38 horas semanales frente a las 40 generalmente ofertadas por las compañías.

CCOO busca así acordar una jornada máxima anual por debajo de la mayoría de convenios actuales, algunos de los cuales superan holgadamente las 1.800 horas de trabajo —el máximo está establecido en 1.826 horas y 27 minutos por el Tribunal Supremo—. La organización ha señalado su interés de negociar "al alza" y garantizar las casuísticas que hoy tienen los empleados de cada provincia mediante una serie de cláusulas.

En cuanto a las retribuciones, las pretensiones de la fuerza sindical pasan por establecer una escala de clasificación profesional que garantice un salario base a nivel nacional y defina los distintos complementos a asignar. Sobre la mesa también se ha puesto otro de los retos pendientes de la industria, el de reducir el número de contratos parciales y temporales en busca de un incremento de los indefinidos.

El sindicato también aboga por regular la figura del fijo discontinuo en el sector, una herramienta ampliamente utilizada por las empresas a día de hoy por su marcada flexibilidad. CCOO reclama que se establezca un periodo mínimo de llamamiento a los empleados y que no se penalice su rechazo, situación que a día de hoy puede significar el despido inmediato del trabajador.

CCOO, con ocho representantes, ha señalado su intención de formular un frente común con el resto de sindicatos presentes en la mesa (UGT tiene cinco representantes, y los sindicatos gallego CIG y vasco ELA tienen uno cada uno). Tanto las fuerzas sindicales como la patronal han mostrado su intención de avanzar hacia una regulación que deje atrás los convenios provinciales —objetivo fundacional de ARTE— que complican la operativa a las empresas y generan profundas diferencias entre sus empleados.

Desde ARTE se han limitado a apuntar que en la reunión "ha quedado patente la voluntad de todas las partes para avanzar en una negociación moderna y que haga compatible la mejora de las condiciones de trabajo con el desarrollo de las empresas del sector". La patronal anunció en su día su intención de respetar todos los acuerdos de empresa existentes que incluyan condiciones más beneficiosas para los trabajadores.

REVISTAS