Andrés de la Dehesa (AFYDAD): "Esta pandemia va a modificar sustancialmente la forma en que hemos venido trabajando"

Redacción - Tradesport30/03/2020
Imagen

Tras dos semanas de cierres ¿Qué datos maneja AFYDAD sobre cómo está afectando esta situación al sector deportivo? ¿Cuáles son las principales preocupaciones que les han trasladado sus asociados?
Desde nuestras redes hemos optado por compartir toda la información útil de la que hemos dispuesto, evidentemente a cuenta gotas y con los constantes cambios propios de la situación que todos estamos viviendo. Los gobernantes han tenido que ir reaccionando en función de los acontecimientos. Sin ir más lejos, desde este 29 de marzo se cierra todo excepto lo esencial. Hablar de datos es algo prematuro, pero sí sabemos que algunos asociados han presentado ERTES y que otros los están estudiando en estos momentos. El martes 31 de marzo celebraremos una junta directiva por videoconferencia y dispondremos de mayor información cualitativa de todos los ámbitos de nuestra asociación.

¿Qué medidas cree AFYDAD que deberían impulsarse desde el gobierno, más allá de las ya anunciadas, para proteger al sector?
El proteccionismo está muy pasado de moda. No creo que necesitemos su “protección” sino su compromiso. Su compromiso para que el deporte en la escuela disponga de más horas lectivas o para que se active un plan de turismo deportivo y que podamos recuperar uno de los motores de nuestra economía. Esos turistas, no hay que olvidarlo, compran mucho material en las tiendas del sector. Tenemos que pensar de forma más transversal, más circular. Esta pandemia ha demostrado que todo y tod@s estamos interconectados. Por dramática que sea la situación, nuestro objetivo está más focalizado en el “y después qué”; en poder definir acciones que permitan al sector activarse con rapidez. La ciudadanía, todos nosotros, hemos compartido nuestra práctica deportiva doméstica como jamás se había hecho anteriormente en las redes sociales. El deporte goza de muy buena salud y hemos visto múltiples ejemplos de ingenio para poder practicarlo confinados.

. La concentración sectorial del comercio cambiará también el modelo férreo de programación a las marcas. De hecho, ya estaba cambiando .

¿Qué aspectos le parecen fundamentales, a nivel “interno”, para que esta situación afecte cuanto menos posible a proveedores y detallistas?
Estamos ya muy afectados, demasiado, y esta pandemia va a modificar sustancialmente la forma en que hemos venido trabajando. La concentración sectorial del comercio cambiará también el modelo férreo de programación a las marcas. De hecho, ya estaba cambiando. Si a esta situación le sumamos las estrategias de DTC (direct to consumer) resulta más que evidente una evolución hacia modelos de reaprovisionamiento. Los stocks son el mal endémico del comercio y la situación actual ha demostrado, definitivamente, que necesitamos evolucionar. Desde Afydad estamos empezando a trabajar con los detallistas, como ya se hace en otros países de nuestro entorno. No es ninguna novedad y encima de la mesa está, precisamente, esta evolución.

¿Qué cambios conceptuales cree que puede conllevar esta crisis en el global del sector a medio y largo plazo? ¿Cambiaran las relaciones entre marcas, tiendas y consumidores?

Creo que en mi respuesta anterior se dibuja parte de la respuesta a esta pregunta, pero me gustaría añadir la importancia del consumidor. El consumidor, nosotros consumidores, estamos en el centro de las estrategias futuras. Nuestros niveles de “exigencia” en servicios, que van desde una entrega hasta una experiencia diferente, habían cambiado antes de la pandemia y ahora, mundialmente, han vuelto a cambiar. El deporte, la práctica deportiva, han cobrado relevancia.

Por dramática que sea la situación, nuestro objetivo está más focalizado en el “y después qué”; en poder definir acciones que permitan al sector activarse con rapidez

.

Para ser positivos… ¿Qué puede sacar de bueno el sector deportivo cuando pase esta tormenta?
Creo que va a producirse un replanteamiento estratégico muy profundo. Hemos tenido, y vamos a tener, mucho tiempo para pensar. Pensar, por ejemplo, en nuestro modelo de compras y abastecimiento, que tiene mucho que ver en pensar en nuestro planeta. Vamos a pensar en consumidores infinitamente más sensibles con la sostenibilidad, con el origen de los productos, con lo que ocurre con ellos una vez se desechan. Estamos pensando en el cielo nítidamente azul de todas nuestras ciudades como pensamos en la pérdida absoluta de muchas de nuestras libertades primordiales. Indudablemente, lo positivo es que vamos a evolucionar. Un virus nos ha dado una lección a todos los seres humanos. Aprendamos de ella.

REVISTAS