• Actualidad Internacional
  • 29 de Jun, 2022

Ni China ni Rusia frenan el crecimiento de Nike

Ni China ni Rusia frenan el crecimiento de Nike

Pese a las dificultades que está atravesando la marca en dos zonas estratégicas como China o Rusia, Nike logró cerrar su año fiscal 2021-2022, cerrado el masado 31 de mayo, con crecimientos en ingresos, beneficios y márgenes. Su buen comportamiento en Europa y la demanda creciente de moda deportiva han sido los mejores salvavidas para una marca que lleva, desde hace tiempo, velocidad de crucero.

La multinacional estadounidense alcanzó unos ingresos totales de 46.700 millones de dólares (44.000 millones de euros), que representan un crecimiento del 5% frente a las cifras reportadas hace un año. Por enseñas, los productos de la marca Nike alcanzaron los 44.400 millones de dólares, un 5% más, y las de Converse crecieron un 6% hasta 2.300 millones.

De entro todas las cifras, la compañía destaca el crecimiento de su canal de venta directa -el famoso DTC-, tanto a través de internet como de sus tiendas propias, que creció un 14% hasta 18.700 millones y ya representa el 40% de las ventas totales del grupo. Este canal de venta, además, ha sido clave para mejorar de forma considerable su margen bruto, que creció en 120 puntos básicos hasta un 46%, gracias también a una mayor cantidad de ventas sin descuentos y a un efecto divisa favorable. Factores que fueron absorbidos de forma parcial por los mayores costes logísticos y a una mayor cantidad de inventario paralizado en China en el último trimestre. 

El beneficio del ejercicio alcanzó los 6.000 millones de dólares, un 6% más. Estas cifras podrían haber sido mejores de no ser por un último trimestre negativo, con una caída de los ingresos del 1% y del 5% en el beneficio. Durante esos meses, Nike registró un impacto negativo de 150 millones de euros por la desconsolidación del negocio ruso, además de por "la transición en nuestros negocios en Argentina, Chile, Utuguay a modelos de distribuidor".

También en el último trimestre, el negocio en China registró una caída de los ingresos del 19%, cuando el retroceso en el conjunto del ejercicio fue del 9%. El inventario bloqueado allí y que ha quedado obsoleto también provocó una caída del margen de 80 puntos básicos en el último trimestre del ejercicio, acabando en el 45%.

"Los resultados de Nike en este año fiscal son un testimonio de la inigualable fuerza de nustras marcas y de la profunda conexión con los consumidores", valoró el presidente y consejero delegado del grupo, John Donahoe. "Nuestras ventajas competitivas, como nuestra cartera de productos innovadores y el creciente liderazgo digital, demuestran que nuestra estrategia está funcionando mientras creamos valor".

 

Si quieres compartir...