• Actualidad Nacional
  • 01 de Feb, 2022

La moda espera su recuperación definitiva en 2022

La moda espera su recuperación definitiva en 2022

El sector de la moda y la confección espera una recuperación definitiva en 2022, según las previsiones de los principales expertos y profesionales de esta industria. Así se desprende de los datos y comentarios facilitados por las principales organizaciones sectoriales, recogidos en el informe económico de coyuntura de esta industria elaborado por IFEMA MADRID, con motivo de la celebración de MOMAD, del 4 al 6 de febrero, con datos de Acotex, Cityc, Asefma, ModaEspaña, Fedecon y Fice.

Según Eduardo Zamácola, Presidente de ACOTEX, la Asociación Nacional del Comercio Textil, Complementos y Piel, lo que se espera de 2022 es una recuperación definitiva del sector. “Sabemos que las ventas no van a llegar a los niveles de 2019, pero sí prevemos una senda positiva y de crecimiento”. Para ello, advierte que es necesario “que se reduzca la pandemia, que no vuelvan las restricciones y que tengamos una vida normal, con reuniones sociales, fiestas, bodas y todo tipo de eventos, que son los que hacen que la gente compre ropa”.

Aunque lenta, la recuperación ha ido comenzando durante los últimos meses. Las ventas en el pasado mes de diciembre aumentaron un 3,2%, en noviembre ya se habían incrementado un 9,7% y en octubre un 6,3%. A pesar de ello, el recorrido aún es largo, ya que el cierre de 2021 contabilizaba todavía un retroceso interanual del -13,1%, según el último Barómetro Acotex, que recoge una muestra representativa de los sectores de confección hombre, mujer y niño, textil hogar y complementos. Si bien Zamácola califica el conjunto de 2021 como un año “tremendamente malo”, también puntualiza que la situación “ha estado muy lastrada fundamentalmente por el primer semestre, mientras que en el segundo los datos han sido más positivos”.

El Presidente de ACOTEX confía en que a partir de ahora el sector continúe por la senda “positiva” de los últimos meses, aunque advierte de los riesgos asociados a la evolución de la pandemia y de los vaivenes que pueden producirse. Pone como ejemplo “las ventas en la reciente campaña de Navidad, que en principio parecían bastante positivas, pero que se vieron frenadas de repente en la última quincena de diciembre por la variante Ómicron”. Y apunta que “aunque la semana de Reyes fue buena, no lo fue tanto la campaña de rebajas, cuyas ventas volvieron a ser bastante flojas”.

Por otra parte, y durante el último año, algunos segmentos también han experimentado un fuerte impulso. Entre ellos, la moda deportiva y la de hogar. Según Zamácola, “la ropa de deporte ha funcionado espectacularmente bien y ha sido acogida con mucho entusiasmo, incluso ha habido marcas que han incrementado sus ventas en un 50%; mientras que el hecho de haber tenido que permanecer encerrados en casa tanto tiempo ha llevado a muchas personas a renovar el mobiliario, las cortinas y la ropa de casa”.

En cuanto a tipología de comercios, en 2021 tampoco hubo un comportamiento homogéneo. “Hemos visto como algunas grandes cadenas, en principio fuertes, lo han pasado mal; y también tiendas multimarca que parecían más frágiles y que han funcionado muy bien”.

Por su lado, Ángel Asensio, Presidente de la Confederación ModaEspaña y de la Federación Española de Empresas de la Confección-FEDECON, señala que el consumo en el segundo semestre de 2021 se ha visto determinado, fundamentalmente, por la evolución de la pandemia. “Hemos tenido altibajos a medida que se publicaban los datos sobre la incidencia acumulada, el estado de la vacunación y la aparición de las nuevas variantes”. Pero, ahora ya “estamos aprendiendo a convivir con el virus y eso se nota, ya que la gente percibe, cada vez más, la salida de la pandemia. Todo ello ha marcado, sin duda, el consumo durante el 2021, sobre todo a lo largo del segundo semestre”.

Exportaciones al alza
Uno de los datos del sector que mejor se está comportando son las exportaciones. En este sentido, Ángel Asensio explica que “empezamos a remontar durante los primeros meses de 2021; y en octubre superamos el valor del mismo periodo con respecto a 2019”. En su opinión, “la demanda en países como Polonia y Reino Unido han sido claves para alcanzar estos datos, aunque debemos seguir trabajando unidos para conseguir la recuperación total del sector”. Por su parte, Eduardo Zamácola, de ACOTEX, también valora positivamente la evolución de las exportaciones, un ámbito en el que “ha habido algo más de alegría que en el consumo interno”.

Asensio explica que la situación “parece que mejora poco a poco”, pero advierte que “tenemos que seguir trabajando para posicionar nuestro sector y superar las dificultades”. Hasta octubre, las exportaciones se incrementaron en un 26,9% con respecto al 2020. “Nuestros principales clientes han sido Francia, Italia y Portugal, destacando, además, Polonia, país que ha aumentado sus importaciones de moda española de 822 millones de euros en 2019 a 1.255,5 millones en 2021”.

Aunque las prendas textiles ocupan el primer lugar entre los productos de moda más exportados, con el incremento del 28,1% respecto a 2020, son los productos de joyería y cosmética los que más han ayudado a mejorar las cifras, las exportaciones aumentaron un 15,3% y un 10,8% frente al año anterior, respectivamente.

En cuanto a las importaciones, nos hemos recuperado débilmente debido a la caída del consumo y los problemas de suministros a escala mundial. “Los datos que manejamos hacen referencia a que las importaciones acumuladas hasta octubre fueron un 9,4% más altas que en 2020, aunque se mantienen muy lejos de las cifras de antes de la pandemia”.

El comercio electrónico se asienta
Una de las tendencias que se ha acentuado durante el último año es el comercio electrónico. El Presidente de ACOTEX corrobora que se trata de un fenómeno que “sigue en auge” y que “ha venido para quedarse”. De hecho, mientras que antes de la pandemia el e-commerce suponía un 8% de las ventas totales, llegó a rondar el 20% en algunos momentos de la pandemia, mientras que en la actualidad se sitúa en torno al 15%, lo que ya representa un salto muy importante.
Sin embargo, advierte también de que “tenemos que ser conscientes de que el 85% de las ventas siguen correspondiendo al comercio físico”. A su juicio, la clave del futuro está “en la convivencia de ambos tipos de comercio, en ser muy coherentes tanto en lo que se hace en formato digital como en el físico, y en que no haya incoherencias en promociones, ofertas, condiciones económicas y comerciales.

Para el Presidente de la Confederación ModaEspaña y FEDECON, “el camino hacia lo digital es uno de los factores determinantes en cuanto a los nuevos hábitos de consumo”. A su juicio, “el e-commerce ha cogido un ritmo frenético en los últimos años y muestra de ello es el salto sin precedentes que dio en 2020, pasando del 9,3% al 19,4% del consumo total de moda en nuestro país”. Añade que “debemos adaptarnos a los nuevos tiempos y para ello es importante renovarnos y apostar por la digitalización de nuestro sector, tan necesario para seguir al pie del cañón dando lo mejor de nosotros en cada proyecto”.

Asensio señala que “desde las organizaciones empresariales sectoriales estamos trabajando en la consecución de un proyecto PERTE, a través del programa de ayudas NEXT GENERATION EU, que permita a todo el sector realizar las inversiones necesarias para la transformación que requieren, ser más competitivas y adaptarse a las nuevas exigencias regulatorias en el ámbito de sostenibilidad a nivel europeo y español, destacando las ambiciones climáticas, la Ley de Residuos y la imposición de la Responsabilidad Ampliada del Productor (RAP) y las ambiciones zero pollution y la consumer agenda”.

Uno de los elementos más importantes del sector es el empleo. Ángel Asensio explica que, como ocurre con las importaciones, los datos mejoran, pero todavía se mantienen lejos de los niveles que teníamos antes de la pandemia. A finales de año, el número de trabajadores del sector se situaba en 131.182, un 3,6% más que el año anterior. “Es cierto que debemos ser positivos ante estas mejoras, pero tenemos la obligación de seguir trabajando ya que el 1,7% del total de trabajadores de los sectores textil, confección, cuero y calzado siguen afectados por ERTEs”.

Si quieres compartir...