• Actualidad Internacional
  • 19 de Ene, 2022

Vaude y todos sus productos pasan a ser climáticamente neutros

Vaude y todos sus productos pasan a ser climáticamente neutros

A partir del año 2022, VAUDE y todos sus productos pasan a ser climáticamente neutros. Esto significa que la empresa ha calculado, mediante un proceso complejo, las emisiones globales de gases de efecto invernadero que produce la empresa, incluyendo todos los productos, y compensan completamente todas las emisiones que actualmente son inevitables. Paralelamente, VAUDE seguirá reduciendo paulatinamente sus emisiones de conformidad con objetivos basados en la ciencia (Science Based Targets, SBT), para así contribuir al mantenimiento del objetivo de 1,5 grados.

Ahora, la empresa da respuesta a otras preguntas relacionadas con el tema:

¿En qué medida hay que estimar la importancia de que VAUDE sea climáticamente neutra a escala global en 2022?

¡Es muy importante! El informe del IPCC, recientemente publicado por el Consejo del clima, vuelve a indicar con urgencia que el cambio climático es una realidad provocada por el ser humano y que avanza más rápido que nunca. El objetivo de 1,5 grados acordado en el Acuerdo Climático de París podría superarse ya en 2030 si mantenemos el status quo. No debemos esperar más, sino actuar ahora en consecuencia.

VAUDE es climáticamente neutra en Obereisenbach desde 2012. ¿Qué significa ahora la neutralidad climática mundial de VAUDE?

Nuestra sede alemana y todos los productos que allí se producen son climáticamente neutros desde 2012. Es decir, que desde 2012 generamos un balance climático para nuestra sede en Obereisenbach y compensamos cada año todas las emisiones inevitables. Esto atañe a nuestras emisiones de administración, almacén, guardería y producción, con todos los productos allí fabricados, incluyendo todos los consumos de materiales y energías, así como el transporte de mercancías relacionadas con la manufactura. Además, este balance abarca también los viajes profesionales y todos nuestros desplazamientos diarios al trabajo. En 2008 empezamos a medir nuestros consumos y emisiones y, ese mismo año, obtuvimos el certificado EMAS. Desde entonces, reducimos nuestras emisiones año tras año, mediante numerosas medidas tales como la gestión energética, el uso de electricidad generada en nuestra propia instalación fotovoltaica, la reducción de basuras, nuestro concepto de movilidad, la bio-cafetería, etc. Cada año, al cerrar el balance climático, todas las emisiones inevitables se neutralizan mediante un pago compensatorio en myclimate. De este modo, VAUDE ha conseguido ser climáticamente neutra en su sede alemana, con todos los productos allí producidos, ya desde 2012. La novedad consiste en que hemos creado un balance climático para todos nuestros productos. Para ello, hemos calculado todas las emisiones esenciales de la cadena de suministros previa. La principal causa de estas emisiones radica en los materiales con los que se fabrican nuestros productos, además de los consumos de energía para la producción de dichos materiales. A partir de 2022 neutralizaremos estas emisiones mediante un pago compensatorio a myclimate. Es decir: “¡Todos los productos de VAUDE serán climáticamente neutros!”. Las únicas excepciones serán nuestros productos bajo licencia de Kailash en China, puesto que no están incluidos en el balance climático y, por tanto, no son climáticamente neutros.

¿Cómo pretendemos reducir en un 50% nuestras emisiones de la cadena de suministros para 2030? ¿Es posible conseguirlo?

En el ámbito del uso de materiales, pretendemos reducir las emisiones mediante el cambio a materiales reciclados y de base biológica. Hace ya tiempo que nos marcamos el objetivo de que el 90% de todos los productos de VAUDE tengan una proporción de materiales reciclados o de base biológica superior al 50% para 2024, por lo que ya vamos por buen camino. En la colección para 2022 ya hemos conseguido que la mitad de todos los productos sean Green Shape. Solo podemos reducir las emisiones procedentes del consumo de energía para la producción de materiales en estrecha colaboración con nuestros provee dores. En este sentido, nuestro equipo de gestión de proveedores trata de prestar un servicio activo de concienciación de los proveedores en los países productores. Por una parte, trabajamos para aplicar una buena gestión energética que reduzca el consumo de energía e incremente la eficiencia energética y, por otra, el cambio a energías renovables también es decisivo aquí. En comparación con muchos otros fabricantes del sector textil, producimos volúmenes relativamente pequeños, por lo que el reto es enorme. Solo podemos conseguirlo juntos: mediante alianzas en el sector, como la Alianza para textiles sostenibles (Alianza textil), la Asociación federal de la industria alemana de artículos deportivos (BSI) o el Programa de Acción climática planificado por el European Outdoor Group (EOG). Además, necesitamos reorientar las políticas para lograr un cambio energético mundial hacia las fuentes de energía renovables.

¿Qué es la Science Based Targets Initiative o qué son los Science Based Targets?

La Science Based Targets Initiative internacional (SBTi) apoya a las empresas para que se marquen objetivos climáticos cuantificables, realistas y realizables para la reducción de emisiones. En este sentido, se basa en datos climáticos basados en la ciencia. Al adherirnos como empresa a la SBTi, nos hemos comprometido a contribuir a mantener el objetivo de 1,5°. Por eso, en un primer paso, hemos generado un balance climático completo y nos hemos marcado tres «objetivos basados en la ciencia» = Science Based Targets (SBTs) para reducir, a escala mundial, las emisiones de gases de efecto invernadero generados en la fabricación de nuestros productos. En consecuencia, reducimos nuestras emisiones de conformidad con la metodología SBT y, adicionalmente, a partir de 2022 compensaremos voluntariamente todas las emisiones que aún resulten inevitables. De este modo seremos climáticamente neutros.


¿Qué objetivos de reducción de CO2 nos hemos marcado y lo comprobará también la iniciativa SBTi?

Nos hemos marcado tres STBs concretos y los hemos remitido a la SBTi. Ahora están siendo objeto de comprobación y, previsiblemente, se verificarán antes de finales de 2021. Después, comprobaremos cada año si hemos cumplido los objetivos parciales.

1. Para 2024: reducción del 40% de las emisiones del parque móvil de la empresa frente a 2019 (Scope 1).

2. Para 2030: otro 100% de energía ecológica en la sede alemana (Scope 2).

3. Para 2030: Reducción del 50% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Scope 3 frente a 2019, particularmente las emisiones generadas por el consumo de materiales y energía en la producción de materiales.

¿Cuánto cuesta nuestra neutralidad climática?

Los costes de reducción de nuestras emisiones, por ejemplo, mediante la continuidad del cambio a materiales reciclados y de base biológica, a bolsas de poliuretano reciclado como embalajes de productos o para la inversión en proyectos de investigación para conseguir el cambio a las energías renovables en la cadena de suministros son considerables y también generarán grandes costes añadidos en los próximos años. Hay que añadir a esto los costes por el pago compensatorio anual a myclimate. Nos hemos comprometido a extraer del presupuesto para marketing los costes de compensación más, como mínimo, el mismo importe para medidas de reducción de las emisiones. Por el momento, esa cifra ronda los 500 000 euros. En este sentido, establecemos prioridades claras y renunciamos a la publicidad costosa en beneficio de la protección del clima. Con este mensaje también queremos animar a otras empresas a comprometerse con la protección del clima, por ejemplo, predefiniendo prioridades y modificando sus presupuestos. La protección del clima es un deporte de equipo: ¡solo podemos ganar la carrera contra el cambio climático si la afrontamos unidos!

¿En qué punto nos encontramos respecto a los objetivos climáticos y la neutralidad climática en comparación con otras empresas?

Con nuestra pertenencia a la Science Based Targets Initiative (SBTi), estamos en el «club» de las empresas más ambiciosas del mundo que se han marcado el objetivo de mantener el objetivo de 1,5 grados del Acuerdo de París para el clima mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Casi 2000 empresas más de todo el mundo ya han emprendido este camino. Entre ellas hay grandes consorcios alemanes como Adidas, BMW, Beiersdorf y Siemens. Del sector del aire libre, por ejemplo, participan empresas como VF Corporation y Mammut. Un par de nuestros competidores también comunican ya cifras anuales concretas con las que quieren llegar a ser climáticamente neutros. Patagonia ha establecido 2025 como fecha para la neutralidad climática, incluyendo la cadena de suministros. Mammut menciona distintas cifras, como máximo, 2050, aunque el objetivo es llegar en 2030, aunque también surge 2022 como fecha para la neutralidad climática. En el mercado ciclista, Löffler es una empresa climáticamente neutra desde 2020, sin considerar los productos. Endura pretende un balance negativo de CO2 para 2024, mediante la compensación a través de proyectos de plantación de árboles. La mayoría de las empresas de nuestro sector trabajan cada vez más intensamente sobre el tema de la protección del clima, por lo que, naturalmente, nuestra situación respecto a la competencia cambia continuamente. A menudo, los discursos son ambiguos y resulta difícil establecer una comparación directa. Por ejemplo, no es lo mismo si la empresa es climáticamente neutra o si esa neutralidad climática también incluye los productos. Algunas empresas solo alcanzan la neutralidad climática en determinados productos. Además, hay proyectos de compensación que ofrecen un menor valor y son claramente más económicos que los proyectos de protección del clima certificado según los estándares más exigentes, tales como el Gold Standard.

Nosotros mantenemos nuestra posición de pioneros con la siguiente filosofía central:

- Desde 2012 somos climáticamente neutros en la sede de la empresa alemana con todos los productos que allí se producen.

- A partir de 2022, seremos climáticamente neutros a escala global como empresa junto con todos los productos.

- Para compensar, llevamos a cabo un proyecto Gold Standard de alto nivel.

- Reducimos nuestras emisiones con objetivos muy ambiciosos conforme a los SBTs para mantener el objetivo de 1,5 grados.

- El objetivo más importante: Para 2030, queremos reducir en un 50% las emisiones en la cadena de suministros.

¿A través de qué organización y dónde compensamos las emisiones todavía inevitables?

Colaboramos con la ONG myclimate, uno de los líderes mundiales en calidad para las medidas voluntarias de compensación del CO2, que solo fomenta proyectos que cumplen los más estrictos estándares de calidad independientes, como el Gold Standard, desarrollado en 2003 por WWF y otras organizaciones dedicadas a la protección del medioambiente. Los proyectos seleccionados prestan una contribución efectiva y cuantificable a la protección del clima y también consideran objetivos sociales y ecológicos conformes con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Nuestro pago compensatorio va dirigido, desde 2021 a un proyecto de protección del clima en Vietnam. Vietnam es nuestro principal país productor, por eso invertimos en medidas para la protección del clima allí. El proyecto Gold Standard que apoyamos ofrece a los pequeños granjeros acceder a una energía más limpia mediante la construcción de instalaciones de biogás. Mediante el cambio de la población en las zonas marcadamente rurales desde los quemadores de carbón vegetal, nocivos para el clima, a calderas de gas con energía autogenerada a partir de los residuos agrícolas, se combate de manera efectiva el avance del cambio climático. El proyecto contribuye al desarrollo sostenible, porque mejora las condiciones de vida de la población.

¿Se puede considerar que la afirmación «VAUDE es climáticamente neutra» es «Green Washing» o ecoblanqueo? ¿Y no es más importante centrarse en reducir las emisiones en lugar de pagar compensaciones?

Las compensaciones son una solución intermedia, mientras la empresa no pueda evitar las emisiones propias por completo, por ejemplo, porque las cadenas de suministros aún trabajan con materias primas y fuentes de energías fósiles. Sin embargo, las compensaciones no son un rescate ni ecoblanqueo. El pago compensatorio es un enorme gasto financiero destinado a valiosos proyectos de protección del clima en otros lugares del mundo. De este modo se reduce la misma cantidad de emisiones que se genera en la propia empresa. Para nuestro clima es decisivo que, en conjunto, se reduzcan enormemente las emisiones de gases de efecto invernadero. Por eso, desde hace años reducimos las emisiones en muchos puntos y lo seguiremos haciendo. Consideramos que es importante combinar ambos enfoques. Reducir el mayor número de emisiones posible de manera continuada y compensar lo que aún es inevitable.

¿Cuál es la diferencia entre las emisiones de gases de efecto invernadero y las emisiones de CO2?

Para el balance climático se registran las emisiones de gases de efecto invernadero nocivos para el clima. Además de las emisiones de CO2, también hay otros gases que causan el efecto invernadero, tales como el metano o el óxido nitroso. Para poder compensar el efecto nocivo de los distintos gases de manera sencilla, se calculan todos los gases de efecto invernadero en el denominado equivalente de CO2 o, abreviado, «CO2e» y, generalmente, se indican en toneladas (t). En el habla general, sin embargo, se suele utilizar el término «emisiones de CO2» para designar también las emisiones de los restantes gases de efecto invernadero.

¿A cuánto ascienden nuestras emisiones de gases de efecto invernadero?

Para 2020 elaboramos por primera vez un balance climático completo. Nuestras emisiones de gases de efecto invernadero ascienden a, aproximadamente, 27 200 tCO2e. Estas se dividen, grosso modo, en 4 áreas principales:

- Aprox. 900 tCO2e: Sede de Tettnang

- Aprox. 1300 tCO2e: Logística de almacenes

- Aprox. 9000 tCO2e: Consumo de material, incluyendo los envases

- Aprox. 16 000 tCO2e: Consumo de energía en la producción de materiales

La mayor parte (aprox. 93%) de nuestras emisiones se genera en la cadena de suministro previa, mediante los materiales con los que se elaboran nuestros productos y los consumos de energía necesarios para la producción de materiales. Por el contrario, las emisiones generadas por nuestros productores, por ejemplo, en empresas cercanas, son reducidas y no tienen una influencia ecológica esencial en nuestro balance climático, por lo que no están incluidas en él. Sin embargo, podemos decir que nuestros productos son climáticamente neutros.

¿Qué ocurre con las emisiones generadas por los transportes de Asia a Europa?

Nuestros productos recorren largas distancias antes de llegar a nuestro almacén central en la sede alemana o a los centros de nuestros clientes. Usamos los transportes más ecológicos posible, como los buques de contenedores y el tren y solo empleamos camiones o vehículos de mensajería para los últimos kilómetros. Evitamos en gran medida el transporte en avión, nocivo para el clima, y solo lo empleamos en menos del 1,5% de los casos. En total, nuestras emisiones derivadas del transporte de mercancías ascienden a, aproximadamente, 1300 tCO2e. También reducimos estas emisiones y, para ello, colaboramos estrechamente con científicos e investigadores, además de con redes de logística.

¿Tiene VAUDE un sistema de envío climáticamente neutro?

Sí. Desde 2021 compensamos todas las emisiones generadas por nuestra logística de almacén, es decir, todos los productos de VAUDE se transportan de forma climáticamente neutra, desde el centro de producción hasta el cliente.

¿Conocemos la huella de CO2 de cada producto de VAUDE?

No. Elaboramos la denominada «huella climática corporativa» (Corporate Carbon Footprint), no una «huella climática del producto» (Product Carbon Footprint). Es decir, hemos calculado nuestras emisiones totales a nivel de empresa, incluyendo la suma de todos los productos. El coste de calcular la huella de CO2 de cada producto es mucho mayor. Tendríamos que realizar muchos supuestos con numerosos productos en relación con la fase de uso y eliminación. Para nuestro desarrollo de productos, también es interesante la cuantía de la huella de cada producto, por lo que estamos trabajando sobre el tema, por ejemplo, con ayuda del «Higg Index Product Modul» y comprobando las opciones para elaborar los denominados Life Cycle Assessments (LCAs), es decir, un cálculo de la huella de CO2 para cada modelo.

¿Qué puede hacer VAUDE como empresa pequeña? ¿Y para qué sirve si todo el mundo sigue comportándose como antes?

Nos guiamos por el optimismo y la firme convicción de que podemos cambiar algo. Esto nos da fuerzas para impulsar cambios necesarios. Si nos instalamos en la postura general de que cada persona, empresa, parte o país no puede hacer nada o casi nada, nunca habrá un cambio. Nuestra historia nos demuestra una y otra vez que los individuos pueden tener una gran influencia sobre los demás y que son necesarias las personas y las empresas que avanzan con valor, predican con el ejemplo y animan a imitarlas. Es lo que nos muestra el ejemplo de Greta Thunberg, que ha iniciado un movimiento mundial por el clima, provocando con ello un gran cambio de pensamiento, sobre todo en las generaciones más jóvenes. Afortunadamente, entre tanto, una gran parte del sector económico ha captado el espíritu de esta época, actúa de manera voluntaria y responsable y promueve una política vinculante de protección del clima a través, por ejemplo, de iniciativas económicas. En VAUDE nos gusta ser pioneros, por ejemplo, en 2009, con la introducción de Green Shape. Nos gustaría mostrar que el cambio es posible y queremos convencer, motivar y contagiar a otros demostrando, con nuestra actividad económica sostenible, que no solo es realizable, sino también rentable. Es el camino que ha elegido VAUDE para hacer realidad nuestra visión: «¡Una mayor calidad de vida con productos sostenibles para el aire libre y una actividad económica con proyección de futuro!» Ya estamos notando en muchos aspectos los efectos positivos de nuestra forma de actuar, activa y sostenible. Lo vemos, por ejemplo, en la dinámica del sector del aire libre, en la que influimos claramente, en las numerosas consultas del sector político o en el aumento de las consultas de empresas que quieren que VAUDE Academy las acompañe en su camino hacia una actividad económica sostenible.

Si quieres compartir...