• Actualidad Nacional
  • 16 de Dic, 2021

Francia impulsa una iniciativa pionera para evitar los residuos

El gobierno francés pone la directa para evitar los desperdicios. A partir del 1 de enero estará prohibido destruir productos no alimenticios como electrónica, textil, muebles, cartuchos de tinta, artículos de higiene y puericultura o libros, entre otros. Y la medida tiene un motivo más que justificado: después de las ventas en temporada y las diversas opciones para vender el stock acumulado -especialmente en ventas flash online-, quedan sin comercializar alrededor de 2.000 millones de euros en bienes no alimentarios.

Esta medida, que forma parte de la ley antiresiduos impulsada por el ejecutivo galo, tiene como objetivo "obligar a productores, importadores y distribuidores a reutilizar, reutilizar o reciclar productos no alimentarios que no se han vendido", para minimizar los residuos y las emisiones de gases de efecto invernadero y crear nuevas formas de acción social.

Las autoridades francesas destacan principalmente los productos de higiene y puericultura, un sector en el que el 9% de los productos no vendidos aún se destruyen por incineración, "mientras que tres millones de franceses se ven privados de productos básicos de higiene y 1,7 millones de mujeres no tienen la protección higiénica suficiente".

Además de no ser destruidos, estos productos tendrán que donarse prioritariamente a organizaciones benéficas para que sean más accesibles para familias en vulnerabilidad económica.

Si quieres compartir...