• Actualidad Nacional
  • 18 de Nov, 2021

Opinión: El pádel sigue fuerte, por Jaume Ferrer

Si hay un deporte que en los últimos meses ha conseguido mantener una dinámica de crecimiento muy buena ese es, sin duda, el pádel. Con permiso del Bike, el comportamiento del pádel en la postpandemia ha sido, simplemente, espectacular, mejorando el buen ritmo que ya llevaba antes del encierro. Tanto en practicantes, que no paran de crecer, como en ventas, que pese a la falta de producto siguen siendo muy buenas.

Por si fuera poco, este fuerte crecimiento que se ha dado a nivel nacional en los últimos meses ha tenido su réplica, por fin, a nivel internacional, donde este deporte ha experimentado crecimientos inimaginables en muchos mercados en los que hace pocos años ni había conseguido entrar. Tanto es así, que muchas marcas ya están vendiendo a nivel internacional el doble o incluso el triple de palas que venden en España, el gran mercado del pádel. Por no hablar de los fabricantes de pistas, que después de 3 o 4 años de fuerte crecimiento en nuestro mercado, además de seguir fabricando muchas pistas en España están cerrando acuerdos en muchos otros mercados y la gran mayoría ya tienen su agenda completa para los próximos tres años.

Muchas marcas ya están vendiendo a nivel internacional el doble o incluso el triple de palas que venden en España, el gran mercado del pádel. 

El presente del pádel invita al optimismo, es obvio. Estamos donde hace años reclamábamos estar, con un mercado nacional que no para de crecer y cuyo techo queda todavía lejos, y con un panorama internacional con un potencial infinito. Pero aun así, es inevitable que entre todos hagamos una reflexión sobre aquellos aspectos en los que este segmento todavía debe mejorar mucho. Y el que encabeza la lista es, sin duda, el de las malas praxis comerciales. Por suerte, estamos bastante lejos de lo que pasaba hace 4 o 5 años, pero todavía hay que combatir ciertos comportamientos que acaban dañando al sector, sobre todo ahora que hay tantos problemas de stock y que la competencia sigue siendo tan alta (y más que lo será cuando empiecen a operar marcas autóctonas en los mercados en los que el pádel se haga fuerte). Que a día de hoy, por ejemplo, haya algunos operadores online que oferten palas de las principales marcas a 1 euro o tengan en oferta palas que no tienen en stock, no ayuda precisamente a que el sector deje atrás esa guerra de precios que tanto daño ha hecho a las marcas.

Pese a todo, como hemos dicho, las cifras con las que vamos a cerrar 2021 van a ser muy buenas. Buenísimas. Hay más clubes, más pistas, más jugadores y la venta de palas se ha disparado. Y aunque no lo ha hecho tanto como cabría pensar si sumáramos las cifras que trasladan a la prensa algunas marcas de palas -que aseguran que ellos acabarán vendiendo este año un millón de palas o lograrán crecimientos superiores a un 200%-, el global real del año será igualmente excepcional en su conjunto.

En Europa ya se están creando grandes grupos para explotar el fuerte crecimiento del pádel, y sería una pena que empresas macrocompañías de reciente creación acaben liderando este apetitoso mercado.

En la lista de asignaturas pendientes quedan aún temas fundamentales. El primero, que ya hemos comentado, tiene que ver con la mala praxis. El segundo, un poco más complejo, está relacionado con las oportunidades que ofrece la internacionalización que está experimentando el pádel y con las sinergias que las compañías nacionales pueden y deben impulsar para aprovechar estas oportunidades. En Europa ya se están creando grandes grupos para explotar el fuerte crecimiento del pádel, y sería una pena que empresas macrocompañías de reciente creación acaben liderando este apetitoso mercado.

Por suerte, en ambos casos, tanto en la regulación del mercado interno como en el aprovechamiento de las oportunidades a nivel internacional, está trabajando intensamente el Clúster Internacional el Pádel, cuya puesta en marcha ya fue una demostración de que esta vez el pádel está unido, fuerte, con ganas de sumar y, sobre todo, con la fuerza para aprovechar -todos- ese enorme potencial que tiene este divertido deporte.

Si quieres compartir...