• Actualidad Internacional
  • 28 de Oct, 2021

La falta de suministros no frena la evolución de Puma

Puma elevó el miércoles sus previsiones de ingresos y beneficios para 2021, al tiempo que advirtió que el confinamiento sanitario en Vietnam, los atascos portuarios y la escasez de contenedores estaban afectando a su cadena de suministro. El fabricante de material deportivo espera que sus ventas aumenten al menos un 25% este año, frente a una previsión anterior del 20%.

La compañía alemana también ha elevado su previsión de beneficios operativos para 2021: será de 450 y 500 millones de euros, frente a los 400-500 millones anunciados anteriormente.

Esta mejora en las perspectivas tiene mucho que ver con los buenos resultados del tercer trimestre. La facturación de Puma aumentó un 20,4% hasta situarse en los 1900 millones de euros, y el beneficio neto se disparó hasta los 229 millones de euros, muy por encima de las previsiones de los analistas. La marca ha crecido en todas las categorías de producto por encima de los dos dígitos, con un aumento de las ventas de calzado del 21,6%, impulsado por Performance y Sportstyle, del textil (21,3%) y de los accesorios (15,2%).

Por regiones, las ventas aumentaron un 31% en América del Norte y del Sur y un 22 % en Europa, Oriente Medio y África, con el impulso de Rusia y los mercados emergentes. Sin embargo, las ventas en Asia-Pacífico aumentaron solo un 1,7% debido a las tensiones en China, donde el grupo ha sido objeto de llamadas al boicot, y al cierre de tiendas por restricciones sanitarias, como en Japón.

 

"Esperamos que continúe la fuerte demanda de nuestros productos, pero también observamos que las limitaciones de la oferta siguen siendo un problema para el resto del año", ha dicho el director ejecutivo de Puma, Bjorn Gulden, en un comunicado.

 

Si quieres compartir...