• Actualidad Nacional
  • 29 de Jul, 2021

Opinión: La privacidad de la manzana, por Andrés de la Dehesa

En 1965, el cofundador de Intel, Gordon Moore, publicó un artículo preclaramente profético en el que predijo que la potencia informática se duplicaría aproximadamente cada dos años. Este concepto, conocido como Ley de Moore, ha impulsado la revolución digital durante medio siglo. Es lo que nos ha permitido, por ejemplo, reducir los enormes ordenadores a portátiles y, más recientemente, llevarlos en un bolsillo convertidos en teléfonos móviles. Sin embargo, hay límites para todo. Cierto es que los átomos son minúsculos y la velocidad de la luz es vertiginosa, pero para todo existe un límite, y limitada está la cantidad de receptores que podemos meter en una lámina de silicio, o la rapidez con la que los electrones pueden pasar por las puertas lógicas que han sido configuradas para ello. Y es aquí donde la Ley de Moore, efectivamente, esta agotándose.

Después de más de 50 años de crecimiento exponencial, la tecnología ha madurado y el avance naturalmente se ha ralentizado. Es cierto que hay señales preocupantes de que hay cosas en Silicon Valley que han salido mal, y determinados excesos deben reducirse. El límite en este caso no es tecnológico, sino humanamente ético, y quizás el más actual es la privacidad. Cualquiera que haya leído regularmente la prensa empresarial durante los últimos 20 años, ciertamente, concluirá que vivimos en una economía digital. Es verdad que las compañías de tecnología dominan cualquier lista de las empresas más valiosas del mundo. Con todo, sólo representan el 6% del PIB en los países avanzados.

La batalla por nuestros datos no ha hecho más que comenzar. Las disputas de GAFA (Google, Amazon, Facebook, Apple) son diarias, quizás la más sonada ha sido la última campaña de Apple sobre la privacidad, en la que su sistema operativo IoS permitirá a los usuarios negarse a que las aplicaciones recopilen sus datos. Este hecho ha puesto en aprietos muy serios a Facebook, porque los datos de los usuarios le permiten obtener importantes ingresos por publicidad. Tim Cook, CEO de Apple, dice en un video ya muy viral en las redes “Mientras otros se han centrado en convertir a los clientes en producto…”

El hecho es que estamos al borde de una nueva era de innovación y, si bien la tecnología digital será un factor habilitador, ya no será el centro del escenario. El futuro no estará escrito en el lenguaje digital de unos y ceros, sino en el de los átomos, moléculas, genes, proteínas… y con un poco de suerte, humanidad.

Si quieres compartir...