• Actualidad Internacional
  • 21 de Jul, 2021

Asics prescinde de cientos de clientes... "por falta de stock"

La marca japonesa Asics ha decidido seguir el camino iniciado por otras grandes marcas como Nike o adidas y reducir drásticamente su número de clientes. A través de una carta remitida por su vicepresidente ejecutivo comercial, la marca ha comunicado  a cientos de clientes que, "por problemas de producción" se ve obligada a cancelar su acuerdo en un plazo de seis meses.

En la misiva, Asics explica que por culpa de la pandemia tiene graves problemas de producción y no puede dar respuesta a la fuerte demanda que está experimentando en los últimos meses, así que se ve obligada a gestionar su stock de una manera diferente. Vamos, que como hay menos producto, tendrán prioridad determinados clientes (las grandes cuentas y los especialistas más “atractivos” para la marca seguramente) mientras que al resto de clientes se le cancela  el acuerdo y ya no se les servirá lo programado para la campaña primavera-verano 2022.

De las medidas adoptadas por la compañía japonesa sorprenden tanto las formas como los motivos. No parece muy elegante, por decirlo de alguna manera, que la razón para redirigir los stocks y reducir el número de clientes de una manera tan radical y rápida sea, precisamente, un aumento de la demanda. La producción, evidentemente, está atravesando dificultades, pero que esa sea la excusa para deshacerse de cientos de pequeños clientes no parece razonable. Ni tampoco lo es la decisión unilateral de romper los contratos sin más aviso que esta carta.

Las marcas están en su derecho de tomar las decisiones que crean oportunas. Nike lo aviso con tiempo. También adidas. Y sin excusas. Era una estrategia que venía advirtiendo desde hacía años y a la que le puso fecha de “salida”. No sentó bien a los miles de clientes que se quedaron fuera de la lista VIP, pero al menos estaban advertidos. Y en la base de esa decisión estaba una estrategia comercial que gustará más o menos, pero estaba bien definida y claramente explicada. Lo de Asics probablemente sea una necesidad, una huida hacia adelante para no perjudicar a sus grandes cuentas y que éstas tengan garantizado el servicio y las reposiciones. Lo mismo que han hecho algunas grandes del bike, por cierto. Y tanto a unos como a otros, la "excusa" les va como anillo al dedo. Al fin y al cabo, la segmentación de clientes es algo que la mayoría de grandes marcas tienen encima de la mesa desde hace tiempo, así que de Asics, no sorprende el qué, sino el cómo...

Veremos cómo reacciona el comercio… y veremos si esta decisión le acaba pasando factura. Porque si algo ha quedado claro en estos últimos años, sobre todo con el boom del running, es que Asics no tiene la fuerza de marca global ni el poder de venta a través de sus propias plataformas que puedan tener Nike o adidas. Y puede que ciertas decisiones que tome -como esta- acaben teniendo consecuencias a medio y largo plazo. Al menos en ciertos mercados...

Si quieres compartir...   

Galería