• Opinión
  • 07 de Jul, 2021

Opinión: Apuesta segura, por Jaume Ferrer

 Todos los indicadores de mercado están dando al mundo del Outdoor valores muy positivos y lo que es más importante, un gran potencial de crecimiento para los próximos años.

Las cifras de 2020, en un año tan atípico, ya dan esta importante tendencia al alza de la gran mayoría de los deportes englobados en el mundo del Outdoor. Es evidente que la pandemia ha ayudado mucho y ha activado lo que se auguraba desde hace unos años, y a pesar de algún que otro bache motivado por los ciclos económicos o por la meteorología, los llamados deportes de montaña están obteniendo comportamientos positivos. Por muchas razones, pero, sobre todo, por el papel cada vez más trascendental que están jugando la naturaleza y la salud.

Los índices de práctica son un buen termómetro para ver el dinamismo que está teniendo el Outdoor y, por ende, las ventas. Y en ambos casos, se prevé una progresión muy positiva
. Con permiso del bike, el Outdoor es el segmento con más recorrido tiene en practicantes y ventas. Esta fuerza que despiertan los deportes al aire libre en general (y no necesariamente los deportes más técnicos como la escalada o la alta montaña, sino los más accesibles como el senderismo), representa una gran oportunidad para el comercio. Para el especialista y, también, para el multideporte. Y para
aprovecharla, ambos tienen que dar un paso al frente, ampliando su mix de producto y apostando por nuevas actividades outdoor. Porque si no, como siempre, serán otros los que lo aprovechen. Y ya va siendo hora de que el outdoor deje de ser un cortijo de Decathlon, sobre todo en algunas franjas de precio.

El perfi l de comprador de material Outdoor es tan amplio, que muchos perfi les de tienda multideporte, sean
independientes o cadenas/grupos, pueden sacar partido a este universo.

El multideporte tiene el reto de “especializarse”. De la misma manera que, en su día, muchos de ellos, apostaron fuerte por el running, ahora tienen la oportunidad -si no lo han hecho aún- de reforzar su parte más técnica con un universo que tiene mucho margen de crecimiento. Y, a diferencia del running, que básicamente es calzado, permite ampliar el abanico de la oferta al textil y a los accesorios, que también tienen una gran rotación. Quizás no haga falta apostar por lo alto de la pirámide, pero el perfi l de comprador de material Outdoor es tan amplio, que muchos perfi les de tienda multideporte, sean
independientes o cadenas/grupos, pueden sacar partido a este universo.

En cuanto a los pocos especialistas que van quedando, su gran reto es entender que el potencial de este universo está, sobre todo, en la parte media y baja de la pirámide. El Outdoor va mucho más allá que el alpinismo, la escalada o el trekking y, hoy por hoy, y sobre todo a raíz de la pandemia, las actividades que más recorrido tienen son, precisamente, las más accesibles, con el senderismo, el walking o los trekkings ligeros en cabeza. Por no hablar del potencial del travel o de la emergente moda deportiva con look Outdoor, dos categorías que no paran de crecer y que cada día tienen mayor protagonismo en las colecciones de las marcas. Incluso en las de las más “puristas” o técnicas.

La oferta de marcas de Outdoor está cambiando y evolucionando mucho desde hace unos años. Y lo hará mas en los que vienen. Por el contrario, tenemos un comercio que no está a la altura y sigue alejado de la realidad. Extrañar un tiempo en el que este universo era ultratécnico y en cierta medida exclusivo solo sirve para que otros, más “realistas”, se hagan fuertes. El Outdoor, debo insistir, tiene un perfi l tan amplio de consumidores potenciales que prácticamente todos los formatos de tienda pueden sacar partido de este universo.

No es necesario ser un escalador de élite para ver las cosas desde lo alto de la cima.

Si quieres compartir...