• Actualidad Nacional
  • 07 de Ene, 2021

La Covid pasa factura a Base, que retrocede un 32%

Casi tres meses con las persianas bajadas, limitaciones en los aforos cuando se pudo volver a abrir y la reducción del gasto, son tres baches difíciles de salvar para cualquier comercio. Y eso lo sabe muy bien la central Base, que según han publicado varios medios, cierra este 2020 con las peores cifras de la última década: tras un 2019 de récord, la compañía cierra el año con un retroceso del más del 30% en su facturación y, por primera vez en los últimos diez años, no supera los 50 millones de euros.

Más allá de las graves consecuencias que ha tenido el cierre prolongado de sus tiendas y las limitaciones impuestas desde mayo, hay otro aspecto clave que ha impedido a Base lograr mejores resultados pese al complejo contexto: el escaso protagonismo que tiene la venta online en los resultados globales de la compañía. A diferencia de otras grandes cadenas, la central no ha podido equilibrar las pérdidas en el comercio físico con el ecommerce ya que esta área de negocio, pese a ser uno de los proyectos más anunciados en los últimos años, aún no está plenamente desarrollada. Ni a nivel de asociado ni, tampoco, a nivel de central. Desde la central señalan, al respecto, que en febrero se pondrá en marcha una nueva fase de su proyecto online para, precisamente, poder dar mayor protagonismo al ecommerce.

Si quieres compartir...