• Actualidad Nacional
  • 19 de Nov, 2020

Sprinter le sienta muy bien a JD Sports

 Si a la firma alicantina de ropa y artículos deportivos Sprinter le ha sentado bien la fusión con sus 'iguales' británico y portugués en Iberian Sports Retail Group, con un incremento de la facturación del 25% en 2019 hasta 280 millones de euros, al socio mayoritario tampoco le ha ido mal. JD Sports Fashion, dueña del 50% de la joint venture, ha visto cómo su volumen de negocio en España se ha triplicado en solo dos años, de 2017 a 2019 (la fusión se cerró en 2018).

Así, el ejercicio 2018/2019, el mismo en el que Sprinter crecía un 25%, JD Spain incrementó su facturación un 57%, de los 75,3 millones de euros que ingresó en 2018 a los 118,2 millones de 2019. Solo dos años antes, la facturación de JD Spain era de 41,5 millones de euros, lo que supone que el negocio de la firma británica en España se ha multiplicado por tres en solo dos ejercicios.

En este explosivo crecimiento influye de forma determinante la apuesta del grupo por potenciar la red de tiendas de JD en España, hasta alcanzar los 79 puntos de venta el año pasado. De hecho, en superficie comparable (es decir, si JD no hubiera aumentado su red comercial) el incremento del negocio habría sido del 28,6%, también importante pero menos espectacular, según recoge el informe de gestión de las cuentas.

El resultado después de impuestos de la firma deportiva también creció de forma notable en el último ejercicio, incluso por encima del de Sprinter. Así, las cuentas de JD recogen un beneficio neto de 9,6 millones de euros, más del doble que un año antes (4,67 millones de euros en 2018).

La marca española de JD se constituyó en Elche en 2011, cuando la matriz británica se convirtió en socio mayoritario de Sprinter (los fundadores de la enseña española conservaron el 49%). Al cierre del ejercicio, contaba con una plantilla de más de 1.000 personas, de las que el 60% eran mujeres, según la memoria de información no financiera. En 2017, como ha contado Alicante Plaza, JD adquirió Sport Zone al grupo portugués Sonae, que tomó una participación del 30% en Iberian Sports Retail Group (los dueños originales de Sprinter tienen el 20% restante).

El nuevo grupo partía con una facturación agregada de 500 millones de euros entre España y Portugal, con el objetivo de rivalizar con Decathlon. A falta de conocer las cuentas consolidadas del grupo, que no se han presentado, sus dos buques insignia (Sprinter absorbió a Sport Zone España y las tiendas naranjas de la portuguesa se han ido sustituyendo poco a poco por las verdes de la alicantina) sumaron 400 millones de euros solo en España. A esta cifra hay que sumar el negocio de Sport Zone Canarias (23 millones en 2019) y el de JD Canary Islands, que aportó otros 3,3 millones.

fuente: valenciaplaza.com

Si quieres compartir...