• Actualidad Nacional
  • 18 de Nov, 2020

Los centros comerciales, en la cola de la desecalada catalana

La desescalada de la segunda ola de la pandemia llega a Cataluña este lunes. Así lo indica el Departamento de Salud de la Generalitat, el cual ha propuesto que el inicio de levantamiento de las últimas restricciones contra la pandemia se produzca a partir del próximo lunes 23 de noviembre. 

Según las últimas informaciones, la primera fase supondrá la reapertura de bares y restaurantes al 30% de su aforo, tanto en terraza como en interior, con una limitación de su actividad hasta las 17.00 horas. Por su parte, museos, teatros, cines y auditorios podrán estar operativos con un aforo restringido a la mitad. Y, paralelamente, se mantendrá el cierre perimetral de Cataluña y por municipios los fines de semana, que pasará a ser este último por comarcas a partir del 7 de diciembre.

De esta forma, la desescalada se estructurará en cuatro tramos que serán de 15 días, mientras que el toque de queda nocturno se mantendrá más allá de Navidad, cuando las reuniones no podrán ser de más de 10 personas y de dos grupos de convivencia como máximo. Durante esta fase inicial, seguirá restringida la entrada y salida de Cataluña durante toda la semana y continuarán suspendidos los congresos, convenciones y ferias. El deporte podrá retomar sus actividades en instalaciones y equipamientos deportivos al aire libre al 50 % y con una participación de máximo de grupos de 6 personas, excepto en los profesionales y federados.

Los centros comerciales reabrirán en la víspera de Navidad, con un aforo reducido al 30 %
Por su parte, el comercio no experimentará variaciones con respecto a la situación actual: los pequeños podrán abrir al 30 % de su aforo y continuarán cerrados los centros comerciales, excepto las tiendas de productos de primera necesidad. No obstante, a partir del segundo tramo de desescalada, que comenzaría el lunes 7 de diciembre, pequeños comercios y los mercados ampliarían al 50 % su aforo; mientras que los centros comerciales no podrán volver a abrir sus puertas hasta el 21 de diciembre, con un aforo reducido únicamente al 30%. La capacidad permitida hasta el 50 % no llegará hasta el año que viene, el próximo 4 de enero.

Durante las diversas fases, el resto de actividades irán limitando progresivamente sus restricciones y aumentando el aforo permitido o el número de horas de apertura. En el cuarto y último tramo de la desescalada, que sería a partir del ya mencionado 4 de enero, se mantendría reuniones de máximo 10 personas; bares y restaurantes al 50% hasta las 21.00 horas; el bachillerato y ciclos formativos recuperarían el 100% de presencialidad; y continuaría el cierre perimetral de Cataluña, pero ya no habría restricciones en su interior.

Si quieres compartir...