• Opinión
  • 22 de Oct, 2020

Opinión: De la predictibilidad a la prescriptividad, por Andrés de la Dehesa

Sólo conozco personalmente a un etnógrafo digital, Josep M. Ganyet. La netnografía o etnografía digital es un método que permite a los investigadores estudiar el modo en el que las personas nos comportamos e interactuamos en el mundo digital. Se nutre del método básico de estudio de la antropología: la etnografía. Y aunque algunos lo imaginan simplemente como investigación etnográfica online, esta nueva técnica tiene mucho más que ofrecer. La netnografía considera los medios de comunicación social no sólo como un sitio de investigación, o una herramienta, sino como un sistema en curso de inteligencia y generación de percepción.

El pasado ocho de septiembre Josep M. escribió en Viaempresa un artículo muy interesante sobre esta materia, en el que hablaba fundamentalmente sobre un impactante libro “La era del capitalismo de la vigilancia”, de la psicóloga Shoshana Zuboff, en el que explica la génesis y las consecuencias futuras de lo que hoy conocemos como “capitalismo de datos”.

Paralelamente, me recomendaron encarecidamente que viese en Netflix un documental sobre el mismo tema, “El dilema social de las redes”, que alerta del peligro de las plataformas digitales dispuestas a cualquier cosa por quedarse con nuestro tiempo y nuestros datos. Lo cierto es que algunos de los testimonios dan miedo. “50 diseñadores, todos hombres blancos de entre 20 y 5 años, toman decisiones que afectan a 2.000 millones de personas en todo el mundo”, afirma Tristan Harris, uno de esos 50 todopoderosos cuando trabajaba para Google, y que hoy trata de convencer a los otros 49 del nefasto impacto de sus creaciones.Estamos enganchados a nuestros móviles, somos auténticos adictos, las múltiples aplicaciones nos aportan soluciones muy variopintas, yuxtapuestas, distópicas, con un único fi n contrapuesto, por un lado incrementar nuestra productividad y por otro conseguir arrebatarnos todo el tiempo posible.

Un capitalismo de matriz tecnológica amenaza la natura humana este siglo XXI, del mismo modo que el capitalismo industrial trinchó la naturaleza del planeta en el siglo XX

Como bien comenta Ganyet “este capitalismo de vigilancia tiene un impacto directo en todos los procesos de nuestro tejido: en el político, el económico, el empresarial y el social. Parece demasiado arriesgado dejar la automatización a algoritmos de empresas privadas que no están sometidas a ningún escrutinio democrático, empresas que no sólo se han convertido en “too big to fail” —gobiernos que dependen de los servicios de Amazon en la nube, sistemas de enseñanza en remoto de Google Classroom— sino que se han convertido en “too big to live without”.

Según Zuboff, un capitalismo de matriz tecnológica amenaza la natura humana este siglo XXI, del mismo modo que el capitalismo industrial trinchó la naturaleza del planeta en el siglo XX. Zuboff no habla de la sociedad de la información, sino de la civilización de la información, una civilización de la que tenemos que ser los amos y no los esclavos digitales.

Si quieres compartir...