• Actualidad Nacional
  • 14 de Oct, 2020

España, la peor gran economía avanzada en el 2020

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ve a España como la peor de las grandes economías avanzadas en el 2020, según el informe de perspectivas de otoño presentado ayer en el que mantiene, como en junio, una previsión de caída del producto interior bruto (PIB) del 12,8%. Esta contracción brutal, superior en 1,6 puntos al -11,2% que contempla el Gobierno, se queda muy lejos de la que experimentarán los países de la eurozona o casi de la de cualquier país del mundo.

La publicación del informe llega, además, en un momento especialmente delicado para la economía española, que trataba de recuperarse de los tres meses de confinamiento de la primavera pasada y después de un verano nefasto para el turismo. Los rebrotes golpean con virulencia a España, lo que siembra nuevas dudas sobre la recuperación: las medidas restrictivas sobre la movilidad afectarán de nuevo a los viajes, el turismo y el consumo y al conjunto de la economía. En función de cómo evolucione la crisis sanitaria, las previsiones del FMI pueden resultar finalmente exageradas o quedarse cortas.

De momento, España sale muy mal retratada en la foto del 2020. Nadie caerá tanto en Europa, donde solo San Marino (-11%) e Italia (-10,6%) estarán relativamente cerca en su desgracia, ni casi en el mundo. El fondo prevé retrocesos de la economía del 13,9% en Perú, del 25% en Venezuela y Líbano y del 52% en Macao, que no constituyen una referencia válida para España. Si se incluye en la comparación a los miniestados, España escala algunas posiciones y queda solo como la 17.ª economía que más caerá este año.

El informe del fondo es menos pesimista que hace cuatro meses, cuando previó un retroceso global del 4,9% este año, del 8% en Estados Unidos y del 10,2% en la eurozona. Ahora, la tremenda oscuridad que auguraba entonces admite un poco de luz, con mejoras muy notables para bastantes países, pero no para España, donde mantiene su previsión para este año aunque, eso sí, mejora en casi un punto –del 6,3% al 7,2%– la del 2021.

En contraste, son muy notables el salto en las estimaciones del FMI que experimentan algunos países. Por ejemplo, Estados Unidos retrocederá casi la mitad de lo anunciado hace cuatro meses, un 4,3% frente al 8% anterior, mientras Alemania pasa del -7,8% al -6%, Francia reduce el golpe del 12,3% al 9,8% e Italia amortigua la caída hasta el 10,6% desde el 12,8% anterior.

El tremendo impacto en el PIB, sin parangón en los últimos 90 años, tendrá consecuencias dramáticas en el mercado de trabajo. Según el FMI, la tasa de paro en España se elevará hasta el 16,8% de la población activa a finales de este año y en idéntico nivel al concluir el 2021. Paradójicamente, estas magnitudes están bastante alineadas con las del Gobierno –17,1% este año y 16,9%, el próximo– a pesar de la divergencia en el crecimiento. Gita Gopinath, economista jefe del fondo, advirtió en la presentación del informe de que “el empleo global sigue estando por debajo de los niveles de antes de la pandemia y que el mercado laboral se ha vuelto más polarizado, con los trabajadores de bajos ingresos, los jóvenes y las mujeres como los más golpeados”.

Por lo que respecta a la economía, el fondo tiene claro que “aunque se está recuperando, el ascenso probablemente será largo, desigual e incierto”. Eso lleva a la institución a insistir en la farmacopea empleada hasta ahora: “La prevención de nuevas complicaciones requerirá de que los estímulos no se retiren de forma prematura. El camino que seguirá necesitará políticas nacionales que gestionen los equilibrios entre elevar la actividad a corto plazo y atajar los desafíos a medio plazo”, añade el FMI.

La Vanguardia

Si quieres compartir...