• Actualidad Internacional
  • 07 de May, 2020

La crisis del coronavirus frena el crecimiento de Puma

Como era más que previsible, la crisis del Coronavirus ha afectado a todo el sector deportivo, tanto a marcas como a tiendas. Y Puma, una de las compañías que en los últimos meses había logrado mejores resultados, no ha podido escapar a esta evidencia: las ventas han caído un 1,3%, alcanzando los 1.300 millones de euros y las ganancias netas cayeron un 62%.

Asia, el principal “lastre”
El primer trimestre, que se cierra a 31 de marzo, fue especialmente duro en la región de Asia Pacífica, la zona más afectada por el impacto de la pandemia en los tres primeros meses del año. En esta región las ventas de Puma cayeron un 11,5%. Esta tendencia a la baja no se dio ni en la zona EMEA (las ventas crecieron un 3,3%) ni en América (+ 2,4%), donde el coronavirus no llegó hasta mediados de marzo. En este sentido, es previsible que el segundo trimestre sea especialmente malo en estas regiones y, en cambio, se de una recuperación en los mercados asiáticos.

“2020 comenzó muy bien con una excelente cartera de pedidos, ventas sólidas y cifras récord en el comercio minorista. Después, a finales de enero, el virus Covid-19 golpeó a China. Desde entonces, hemos trabajado para minimizar el daño a corto plazo sin obstaculizar el impulso a medio plazo de Puma” ha señalado Bjørn Gulden, CEO de Puma.

Para hacer frente a la “nueva normalidad” la marca alemana se ha marcado tres fases: “sobrevivir, recuperar, crecer de nuevo. “Los diferentes mercados -explica Gulden- se encuentran en diferentes etapas: APAC, con China y Corea, se está recuperando; Europa también se está moviendo hacia una recuperación, mientras que América se encuentra en la mitad de la fase de supervivencia. Es crucial sobrevivir a esta crisis colaborando con todos nuestros socios, desde los minoristas, hasta los proveedores, propietarios, instituciones financieras, autoridades, inversores y clientes. Solo podemos superar esto juntos.”

Sobre el futuro a corto plazo, el máximo responsable de la marca alemana ha advertido que “el segundo trimestre será financieramente peor, ya que más del 50% del comercio mundial de deporte y lifestyle habrá estado cerrado durante todo o casi todo este periodo. Haremos todo lo posible para recuperarnos y que 2021 vuelva a ser un año de crecimiento. Estamos trabajando -explica Gulden- con nuestras fábricas y otros socios en nuestra cadena de suministro para minimizar el daño, asegurar las entregas, evitar el exceso de stocks tanto como sea posible y encontrar soluciones justas para todo el mundo”.
Por categorías, fue en textil donde Puma registró una peor evolución, con un descenso del 6,2%. En calzado, en cambio, las ventas crecieron un 1,4%, mientras los accesorios lograron un ligero aumento del 0,2%.

Si quieres compartir...