• Actualidad Nacional
  • 06 de May, 2020

El retail caerá más del doble que en la recesión de 2008

 El gasto en retail caerá este año un 5,1% en Estados Unidos como consecuencia de los efectos de la pandemia del Covid-19. Este descenso es más del doble que la caída sufrida por el sector en la crisis financiera de 2008, según datos de la consultora GlobalData.

Siendo el segundo mercado minorista más grande del mundo, sólo por detrás de China, Estados Unidos experimentará este año la caída más pronunciada del planeta (en términos de valor), disminuyendo en más de 200.000 millones de dólares en comparación con 2019. Sólo otros diez países sufrirán descensos más profundos, señala la empresa de datos y análisis.

"Estados Unidos tendrá un desempeño peor que otros países que también se han visto afectados significativamente por el Covid-19, incluidos Reino Unido y Alemania, debido a la gran cantidad de empleos perdidos como consecuencia del virus; pero le irá mejor que a España, Francia e Italia, ya que Estados Unidos no ha impuesto un cierre total como estos países", comenta la analista de Retail de GlobalData, Emily Salter.

En este sentido, el sector minorista estadounidense registrará unos resultados ligeramente peores que los de su vecino Canadá (-4,5%) que tampoco ha implementado un bloqueo total.

Aunque se han comenzado a levantar las restricciones en ciertos estados, GlobalData prevé que muchas tiendas permanecerán cerradas y la afluencia se limitará notablemente hasta finales de mayo.

El gasto no alimentario comenzará a recuperarse en junio, pero los patrones de gasto normales no volverán hasta al menos octubre, no siendo el caso para muchos consumidores debido a la alta tasa de desempleo causada por las restricciones económicas vigentes.

"La caída del 5,1% en el mercado en 2020 oculta importantes contrastes según los sectores, con incrementos de ventas de alimentos y productos para la salud gracias a que los consumidores están almacenando productos y priorizando la higiene, al tiempo que los llamamientos para quedarse en casa están conduciendo a un cambio en los gastos de comida para llevar, restaurantes y cafeterías", señala Salter.

"Los sectores no esenciales serán los más afectados en 2020 a medida que disminuya la confianza del consumidor, y se espera que la moda sufra significativamente, ya que los consumidores no tienen eventos o días festivos para los que comprar ropa nueva, y el crecimiento de la demanda de ropa de casa no lo compensa", concluye.

Si quieres compartir...