• Actualidad Nacional
  • 27 de Abr, 2020

La reapertura de las tiendas en Alemania confirma que no habrá un gran repunte a corto plazo

Aunque en Alemania -que todavía batalla el coronavirus- han reabierto algunas tiendas, los consumidores parecen reacios a correr en busca de las últimas modas o rebajas. Y por ahora, la mayoría de tiendas están vacias.

El lunes se permitió la reapertura de minoristas de menos de 800 metros cuadrados, siempre que respete el distanciamiento social y las medidas de higiene, y también de grandes empresas, como concesionarios de automóviles, bicicletas, librerías e incluso el supermercado sueco Ikea.

Stefan Stukenborg, jefe de una sucursal de Ikea en las afueras de Colonia, contó a Reuters que la reapertura de su tienda "fue muy relajada, no había filas, no había multitudes", un comportamiento que caracteriza al de los clientes de muchos otros establecimientos.

Y esto es lo que debe esperarse, opinó para CNBC Stefan Genth, CEO de la federación minorista alemana Handelverband Deutschland, quien considera que la confianza del consumidor está en un "mínimo histórico", en parte debido a la incertidumbre en el mercado laboral, lo que lleva a las personas a ser más frugales con el gasto.

Un cambio en la mentalidad de la gente
Simon Moore, el CEO de la consultora de ciencia del comportamiento Innovation Bubble, cree que la explicación de que los consumidores sean tan cautelosos es sociológica, y radica en que la pandemia de coronavirus ha cambiado la mentalidad de la gente.

En lugar de buscar formas de aprovechar al máximo las ofertas, Moore explicó a CNBC que las personas ahora tenían una mentalidad más defensiva debido a la incertidumbre -también laboral- creada por la pandemia y muchos buscan una "prueba social" de que otros están volviendo a las tiendas en masa antes de hacerlo ellos mismos.

Moore señaló que la parte del cerebro que se ocupa de los números, los hechos y las cifras, a los que suelen atraer las marcas, es aproximadamente una cuarta parte del tamaño de la parte que responde a las emociones, preponderantes junto con el instinto a la hora de tomar decisiones en un momento de incertidumbre.

Para Cathrine Jansson-Boyd, profesora de psicología del consumidor en la Universidad Anglia Ruskin, los mensajes de distanciamiento social, como limitar el contacto de superficies y objetos, están ya tan arraigados en la mente de las personas que todavía afectan el comportamiento del consumidor.

"Los gobiernos no están diciendo que salgamos e intentemos ser normales, pero el problema no ha desaparecido", dijo, y explicó que esto resulta en una disonancia cognitiva por el desajuste entre pensamientos, sentimientos y acciones cuyo efecto es el estrés y la incomodidad.

Simplemente, con tantas restricciones y el acecho de un virus mortal, ya no resulta placentero ir a las tiendas o mirar las últimas novedades.

Si quieres compartir...