• Actualidad Nacional
  • 20 de Abr, 2020

Los grandes propietarios de centros comerciales exigen más medidas

El sector del retail, compuesto por más de 500.000 empresas y 1,8 millones de profesionales en toda España, está siendo uno de los más impactados por la crisis del coronavirus junto al turístico y el hotelero.

Carmila, Eurofund Capital Partners, Castellana Properties, Merlin Properties, Harbert Management Corporation, La Sociedad General Inmobiliaria de España, Lar España, Neinver, Nuveen Real Estate y Unibail-Rodamco-Westfield, los grandes propietarios de centros comerciales, hacen un llamamiento a la colaboración entre las administraciones y todos los integrantes del segmento de comercio minorista para profundizar en el desarrollo de medidas integrales que contribuyan a paliar el impacto de la depresión del consumo e impulsar un plan de relanzamiento que garantice la supervivencia del tejido comercial, su función vertebradora de la economía y su papel como dinamizador social. Según este colectivo, el desarrollo de soluciones conjuntas es la única vía para absorber las consecuencias de la crisis y rescatar al sector en el medio plazo.

APOYO A SUS ARRENDATARIOS
En este sentido, las principales compañías propietarias de centros y parques comerciales ya han puesto en marcha diversas iniciativas de apoyo a sus arrendatarios durante este periodo con el objetivo de aliviar la tesorería de pymes y resto de operadores comerciales obligados a cerrar.

Los propietarios proponen ayudas directas o indirectas para arrendatarios y arrendadores como moratoria del pago de las rentas para comercios cerrados como consecuencia de las medidas adoptadas en el contexto del estado de alarma

En paralelo, están manteniendo abiertos los centros para garantizar el suministro de bienes esenciales, aunque dichos comercios representen una parte pequeña de los inquilinos del centro, y haciendo un esfuerzo importante para limitar los gastos de funcionamiento al nivel más bajo posible.

Los propietarios de centros comerciales proponen ayudas directas o indirectas para arrendatarios y arrendadores como moratoria del pago de las rentas para comercios cerrados como consecuencia de las medidas adoptadas en el contexto del estado de alarma, y su pago fraccionado en un año, creación de un fondo de garantía estatal para garantizar a los propietarios el cobro de los alquileres y ayuda al pago integral de la renta para los comerciantes más frágiles y ayudas públicas para propietarios que acepten aplazar o bonificar rentas, y deducciones fiscales para los arrendatarios que acrediten el pago de la renta en el período sin la actividad habitual.

Si quieres compartir...