• Actualidad Nacional
  • 10 de Abr, 2020

ANGED calcula que el comercio perderá este año 25.000 millones en ventas

La crisis del coronavirus hará perder al comercio minorista alrededor un 10% de las ventas, alrededor de 25.000 millones de euros. Es el cálculo de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged), la patronal de las grandes superficies (El Corte Inglés, Ikea, Carrefour, Leroy Merlin o Toys 'R' US), en base al cierre actual de todos los comercios no alimentarios, la caída de la llegada de turistas a España y la contención del consumidor español por miedo y por la caída del empleo. Ante esta situación, que Anged cree que se prolongará al menos seis meses, la asociación pide al Gobierno medidas de liquidez y “máxima flexibilidad laboral” para ajustar las plantillas a los distintos niveles de demanda.

En una rueda de prensa por teleconferencia, Mari Cruz Vaca, responsable de asuntos económicos de Anged, ha explicado que, según los datos que manejan, si bien las ventas de alimentación han crecido en torno a un 25% durante los días de confinamiento, otros sectores están muy afectados por el cierre de tiendas. Así, ha cifrado en un 70% la caída de la facturación en el sector textil, mientras que la de la tecnología para el hogar está en torno al 50%. “Con estos valores, que no son definitivos, y en la mejor de nuestras previsiones, podemos hablar de una caída global del comercio de más del 10%, teniendo en cuenta que la facturación es de unos 250.000 millones”, ha explicado Vaca.

Los cálculos de Anged se basan, además de en el cierre actual de tiendas, en una estimación de que, una vez que abran, se encontrarán con “un desplome del consumo “sin precedentes” de entre el 40 y el 50%, que se irá recuperando paulatinamente, según Alfonso Merry del Val, presidente de Anged, “Será mayor que la del 30% que se produjo en la crisis de 2008”, a abundado Javier Millán Astray, director general. La caída se deberá, además del cierre actual de los comercios, a la contención de los consumidores cuando abran “por miedo a gastar lo que no tenemos”, en palabras de Merry del Val, y por la pérdida de empleos que se va a producir, y a la caída del consumo de los turistas que no van a venir.

Para aliviar un tanto la situación, Anged ha presentado al Gobierno una serie de medidas “de liquidez” para las empresas y, sobre todo, de “máxima flexibilidad laboral” y dialogo social entre empresas y sindicatos para paliar los efectos que la crisis va a tener sobre el empleo. En este sentido, abogan por flexibilidad para modificar las condiciones de la jornada laboral y de horario, activar la entrada y salida de empleados en ERTEs, contar como vacaciones los momentos de inactividad para que en verano o en navidad puedan hacer jornadas mayores, la distribución plurianual de la jornada “llevando más allá del 31 de diciembre la posibilidad de recuperación de las horas no trabajadas”.

También reclaman un “puente” entre los ERTEs por fuerza mayor que se están presentando y la recuperación paulatina de la actividad, “habilitando que se pueda negociar con los Sindicatos un proceso “híbrido” en el que no haga falta proceder a abrir un ERTE por causas ETOP ( económicas, técnicas, organizativas, o de producción), sino que la propia pandemia sea una causa productiva”. Y finalmente, agilizar los trámites y unificarlos en todas las comunidades autónomas.

En materia laboral, Anged ha llamado al “diálogo social sin interferencias” entre empresas y sindicatos, “pues son ellos los que mejor conocen las empresas y son los que tendrán que dar la cara”, según Javier Millán. “Empresas y trabajadores deben ponerse de acuerdo en medidas de flexibilización si se quiere mantener la plantilla, porque es imposible que una empresa subsista con una caída del 50% de las ventas con una plantilla diseñada para vender el doble”, ha afirmado.

Para mejorar la situación de liquidez de las empresas, Anged aboga por ampliar los avales del ICO, una vía de financiación que “ya se ha quedado pequeña”, y una “moratoria o suspensión de todas las obligaciones fiscales, que debería extenderse a las comunidades y ayuntamientos”, ha reclamado Merry el Val, además de exigir “la supresión de un impuesto anacrónico como es el de las grandes superficies”, vigente en cuatro comunidades autónomas. 

Si quieres compartir...