• Actualidad Nacional
  • 02 de Abr, 2020

ENCUESTA SPORTPANEL: Gran pesimismo del sector con las medidas económicas del gobierno

Según los resultados de la encuesta realizada esta semana para tradesport (a cargo de la empresa especialista de estudios de mercado del sector deportivo SportPanel), las ayudas del  gobierno no han convencido a fecha de hoy a ninguno de los diferentes componentes de  la cadena de valor del sector de artículos de deporte.

Con las tiendas de deporte cerradas a cal y canto desde hace más de 20 días  (y con todos los puntos a favor para que sean 20 días más), y con cerca del 100% de proveedores (marcas y distribuidores) completamente parados, es obvio que la situación es compleja y tendrá una gran incidencia en la evolución de un sector que, sin grandes repuntes, venía atravesando unos años (en global) bastante buenos. Ni siquiera la venta online de material deportivo, que pese a haber crecido un 180% en el último mes de marzo apenas representan un 3% del total, podrá salvar las ventas de  proveedores y tiendas online.

Las ayudas impulsadas hasta la fecha por el gobierno español no parecen convencer a los sectores más afectados y tampoco al nuestro: tanto detallistas como proveedores de sector multideporte reclaman muchas más ayudas para que la vuelta a la normalidad sea lo menos traumática posible para las empresas, tanto a corto como a medio y largo plazo.

MEDIDAS INSUFICIENTES
A tenor de las respuestas a la pregunta de si las medidas adoptadas por el gobierno han sido adecuadas es evidente que el sector las considera del todo insuficientes. Solo un 5,7% considera que la gestión del gobierno ha sido acertada o muy acertada y más de un 72,9% cree que la gestión 
para hacer frente a la crisis sanitaria y económica que atraviesa nuestro sectorno no ha sido adecuada o nada adecuada, 

Si segmentamos las respuestas por tipología de negocio, como suele ser habitual en las encuestas de clima empresarial, los más pesimistas son los Detallistas y los Representantes. Obviamente, son los colectivos más vulnerables y que más están sufriendo este parón (su actividad es nula) y, por lo tanto, es normal que sean los más críticos. Los fabricantes, en cambio, aun siendo mayoría los que creen que las medidas no han sido acertadas (o suficientemente beneficiosas para el sector), se muestran ligeramente menos críticos.

Las empresas tampoco se han mostrado muy optimistas con las consecuencias que estas medidas tendrán en la evolución de sus negocios. De hecho, un 83,9% de los profesionales encuestados se han mostrado muy preocupados por unas medidas que, consideran, les afectarán negativamente, mientras que solo el 7,5% considera que pueden ser beneficiosas para la empresa. Una vez más, y en un plano más particular, es obvio que el sector considera que, para salir de esta crisis, en el presente y en los próximos días, el gobierno debe impulsar nuevas medidas de apoyo.

Por tipología de negocio, el pesimismo es bastante similar en todas ellas. Es cierto que los detallistas (sobre todo los independientes) y los representantes son más críticos, pero en general todos los profesionales muestran una tendencia muy crítica con las consecuencias que la crisis tendrá en sus empresas. Salvo en el caso de los Fabricantes Nacionales donde un 21,4 valora positivamente las medidas del gobierno para el presente de su empresa,  en todos los demás (Detallistas, Distribuidores y Representantes) las valoraciones son muy negativas, por encima del 80%.

POCA CONFIANZA EN RECUPERAR PÉRDIDAS
Pese a algunas opiniones leídas estos días en los medios sobre un posible repunte de la práctica deportiva y, por lo tanto, de las ventas, los profesionales no se muestran precisamente optimistas sobre el corto plazo del sector. Un 92,3% se muestra convencido de que la crisis tendrá una incidencia muy negativa para el sector. Apenas un 2,5% cree que las consecuencias pueden ser buenas. El alarmante pesimismo que desprende hoy por hoy el sector tiene mucho que ver con la situación de indefensión en la que se encuentran muchas empresas y que les dificulta, en gran medida, poder ver con cierto optimismo las oportunidades que puedan surgir en las próximas semanas o meses. El repunte de la práctica parece una de ellas, pero es obvio que la situación actual no invita a plantearse oportunidades a medio o largo plazo.

Si lo analizamos por tipología de negocio, el pesimismo es muy similar y acentuado, con fabricantes y detallistas asociados mostrándose muy negativos en su totalidad. Un poco más optimistas se muestran los distribuidores e importadores, aunque solo un 25% cree que la crisis puede no afectarles y afectar positivamente al sector una vez terminado el confinamiento.

LAS MARCAS TAMBIÉN SUFRIRÁN
Las consecuencias que tendrá esta crisis para las empresas proveedoras serán importantes, y los profesionales del sector se muestran bastante pesimistas. La tendencia más habitual es pensar que el parón obligado durante un mes (o más) provocará el cierre de marcas y caídas en las ventas. Así, por ejemplo, más de la mitad de los encuestados (un 55,7%) se muestran convencidos de que entre los proveedores muy probablemente habrá cierres por falta de liquidez. Un 20,9% en cambio, cree que la situación no será tan dramática y habrá pocos cierres.

En cuanto a la reducción de la oferta, también una gran mayoría, un 53,7% cree que las marcas se verán obligadas a reducir su oferta como consecuencia del cambio que conllevará una crisis que implicará menores programaciones por parte de las tiendas y una menor producción de los fabricantes.

Sobre el futuro a corto y medio plazo, y un previsible repunte de las ventas, la tendencia, como apuntábamos en una de las preguntas anteriores, no es precisamente optimista. Mucho se ha hablado de un posible rebote cuando el confinamiento acabe y las tiendas puedan abrir, pero los profesionales del sector no parecen compartir esta teoría. Si bien es cierto que sí creen en un probable repunte moderado cuando se vuelva a la normalidad (opinión compartida por el 60% de los encuestados), no creen que este crecimiento sea suficiente y que, además, permita que los proveedores amortigüen lo perdido durante las semanas de parón: un 69,3% cree muy difícil que se dé este reequilibrio y sólo un 4,4% confía en que las ventas de aquí a final de año compensarán lo perdido estos días.

POCAS ESPERANZAS PARA EL COMERCIO
Si la situación para los proveedores parece compleja, todavía lo será más para las tiendas. No en vano, 6 de cada 10 encuestados cree que es muy probable que haya muchas tiendas que no puedan abrir sus persianas de nuevo y 7 de cada 10 cree que el cierre de tiendas será una constante en lo que queda de año. Tantos días sin facturar y viéndose obligados a seguir pagando facturas es obvio que dificultará la vuelta a la normalidad de muchas tiendas, sobre todo las de pequeño y mediano formato (independientes o no).

Sobre un posible repunte de las ventas a corto y a medio plazo en el comercio, la tendencia es exactamente la misma que en lo que a los proveedores se refiere. Hay cierta esperanza de que en los primeros días tras la vuelta a la normalidad las cosas evolucionen positivamente y las ventas repunten ligeramente (un 58,9% cree que las posibilidades de que repunten las ventas son medias o altas), pero en ningún caso hay una tendencia general a pensar que hasta final de año las cosas mejorarán lo suficiente como para compensar la caída de estas semanas: 7 de cada 10 profesionales creen que las tiendas no van a poder amortiguar esta caída antes de que termine el año.

Por tipología de negocio, sobre el cierre de marcas o sí estas deberán reducir el número de marcas, quienes más convencidos están de que así será son los propios fabricantes y distribuidores, mientras que las tiendas y los representantes son un poco más optimistas con el futuro de sus proveedores. Paradójicamente, aunque ningún tipo de negocio se muestra optimista con el futuro a corto plazo de las tiendas, no son los propios detallistas los más pesimistas -cómo suele reflejarse en los Climas que publicamos periódicamente- sino que son los fabricantes quienes se muestran más convencidos de que las tiendas entrarán en una etapa muy compleja y muchas no podrán abrir o cerrarán antes de finales de año. 

Fabricantes y distribuidores también son los más optimistas, dentro del pesimismo generalizado, en lo que respecta a un posible repunte de las ventas después del parón. Eso sí, como el resto de tipologías de negocio, ese optimismo se limita al corto plazo y, en este sentido, todos los encuestados, como hemos visto antes, no creen que de aquí a final de año las cosas puedan equilibrar lo que se ha perdido estas semanas. 


EN BREVE PUBLICAREMOS EL ESTUDIO COMPLETO EN NUESTRA SECCIÓN ESTUDIOS

 

* Encuesta realizada por Sport Panel, la única empresa nacional especializada en la realización de estudios de mercado del sector deportivo español y que pone a disposición de las empresas una información cuantitativa y cualitativa sobre la evolución de los productos en el mercado.

 

 

 

Si quieres compartir...