• Actualidad Internacional
  • 26 de Mar, 2020

Dos "escaparates" aplazados que cambian los planes de las marcas

Los años pares, como este 2020, son años muy buenos para el deporte. Años en los que las ventas, casi siempre, repuntan. Y así es porque son años en los que hay grandes competiciones deportivas de alcance mundial. Y este 2020 tocaban Juegos Olímpicos y Eurocopa. Casi nada.

Estas dos grandes competiciones, obviamente, marcan el calendario deportivo de todo el planeta, y durante los días en los que se celebra la atención mediática que reciben es brutal. Pero también es considerable todo lo que generan, a nivel de práctica deportiva y de ventas (para la práctica o vinculadas al fenómeno fan) durante los meses previos y, también, en los posteriores.

Y también marca, lógicamente, las estrategias de muchas grandes marcas deportivas, sobre todo las grandes multinacionales pero, también, las de aquellas marcas líderes especializadas en fútbol u otros deportes con mucho volumen de ventas y un protagonismo destacado en los Juegos Olímpicos.

El aplazamiento de estos dos grandes eventos, por lo tanto, ha tenido y tendrá una incidencia directa para muchas marcas deportiva. Y será así, sobre todo, por la propia idiosincrasia del sector. Las colecciones diseñadas específicamente para estos eventos, tanto equipaciones oficiales como todas esas líneas para el consumidor, hace tiempo que están en los almacenes de las marcas. Algunas, incluso, ya las habían presentado a los medios y estaban en proceso de hacerlas llegar a las tiendas -si no lo habían hecho ya-.

Y la pregunta que nos viene a la cabeza es obvia. ¿Y ahora qué? O las cosas cambian mucho o ambas competiciones se van a aplazar mínimo 6 meses, aunque todo apunta a que será directamente un año. ¿Qué harán las marcas con estas colecciones? Las opciones no son muchas. O las guardan en el baúl hasta dentro de 12 meses o las venden. Quemarlas no parece una alternativa.

La decisión no es fácil, sobre todo para las marcas líderes. Y no lo es porque este liderazgo les obliga, entre otras muchas cosas, a innovar, de manera que algunos de estos productos que hoy son innovadores (y que se habían desarrollado precisamente para estos acontecimientos), en 12 meses ya no lo serán. Algo se podrá aprovechar, pero "congelar" una colección entera no parece una gran idea. Asi que, descartando la alternativa de quemar toda una colección, solo queda venderla ahora. Y es difícil saber hasta qué punto puede tener demanda la equipacion oficial de una selección para un evento que no se celebra ahora o el balón de una Eurocopa que se celebrará en un año.

Es difícil saber qué harán las marcas. Por ahora, aun habiéndose confirmado el aplazamiento de los eventos, las marcas consultadas dicen no haber tomado una decisión, aunque sí han reconocido que muchas de estas novedades ya estaban en camino de servirse a sus clientes. Algunas podrán aprovecharse porque aun siendo lanzadas en paralelo a estos eventos no “aluden” directamente a ellos y, por lo tanto, pueden tener una salida normal. Con otras, en cambio, sí que habrá que sacrificarse, bien guardándolas a riesgo de que no se acaben sacando, bien vendiéndolas a un coste muy por debajo del previsto inicialmente.

La decisión definitiva la sabremos cuando las tiendas vuelvan a abrir sus puertas. Y esperemos que sea pronto.

 

Si quieres compartir...