• Actualidad Nacional
  • 17 de Jul, 2019

El fundador de Joluvi y su esposa, fuera de peligro tras un grave accidente de coche

El empresario asturiano José Luís Vigil, fundador de la compañía Joluvi, y su esposa Charo Piñera, se encuentran hospitalizados tras el grave accidente sufrido el pasado 16 de junio en la A8 cuando un conductor kamikaze, tras circular más de 55 km en contradirección, les embistió frontalmente. Pese a la fuerza del choque, tanto José Luis Vigil como su esposa se encuentran fuera de peligro, si bien ambos, pero sobre todo el empresario asturiano, han sufrido graves lesiones óseas.

Vigil permanece ingresado en el Hospital San Agustín con politraumatismos y su esposa está ingresada en el Hospital Central de Asturias (HUCA) con pronóstico reservado.

Sin tiempo de reacción

"Fue todo muy rápido. No tuve tiempo de reaccionar y ya habíamos chocado. Por suerte estamos vivos". Ni tener cinco fracturas óseas le quitaban ayer la energía y la vitalidad a José Luis Vigil. "Ha sido una suerte tremenda", ha señalado desde la camilla del hospital San Agustín al periódico La Nueva España. En la cabeza de Vigil, los recuerdos del trágico suceso son muy difusos. "Apenas recuerdo nada. Yo sé que iba conduciendo por mi carril y todo sucedió muy rápido. Vi dos luces y no tuve tiempo a maniobrar. No hubo posibilidad de hacer nada", rememoraba ayer el empresario, que padece fracturas "en el tobillo, tibia, peroné, brazo y pecho". "Por suerte no hay ningún órgano afectado, que es lo realmente importante", destacó.
Su mujer permanece ingresada en Oviedo, en el HUCA. "Sufrió hasta seis fracturas de costilla y está allí para evitar un posible neumotórax", relató Vigil, quien tiene confianza ciega en que todo salga bien. "Pudo haber sido mucho más. Si lo de mi mujer sale bien, no hay de qué preocuparse", explicó el empresario, que reconoce estar deseando reecontrarse con su esposa. "Hablamos por teléfono, pero estoy deseando verla y darle un abrazo", confesó.

Según fuentes policiales, el kamikaze accedió a la autovía A8 en el punto kilométrico 448, desde donde empezó a circular en sentido contrario, aumentando progresivamente la velocidad. El turismo recorrió 55 kilómetros a una velocidad media cercana a los 200 kilómetros por hora hasta impactar contra el primer vehículo. El kamikaze, de 52 años, falleció en el acto, mientras que su turismo, cortado transversalmente por el choque, quedó atravesado en mitad de la carretera y chocó contra un tercer turismo. Finalmente, el vehículo impactó de forma brutal contra el turismo conducido por José Luis Vigil. Ambos vehículos quedaron prácticamente destrozados en mitad de la carretera.

 

Si quieres compartir...