• Actualidad Nacional
  • 27 de Mar, 2019

Los sectores más tradicionales pueden aumentar un 800% sus ventas al trasladarse al entorno web

El comercio electrónico vive un escenario sin precedentes, según la Agencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD). Nada hacía presagiar que cuando la inglesa Jane Snowball efectuó la primera compra de varios productos en 1984 de forma online en los supermercados Tesco, la forma de adquirir todo tipo de bienes y servicios iba a cambiar. Amazon, eBay, Wallapop… son parte de nuestro día a día y es que las diferencias entre lo off y lo online son cada vez más difusas.

España es el cuarto país europeo en el ranking de ventas online, tan sólo por detrás de Reino Unido, Alemania y Francia. En este sentido, la facturación anual del eCommerce español alcanzó los 40.000 millones de euros en 2018, según cifras de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Un tercio de la población española realiza sus compras de forma online, lo que supone que la cifra de compradores se ha triplicado en los últimos 10 años, según cifras del informe Nuevos hábitos de consumo, cambios sociales y tecnológicos del Consejo Económico y Social (CES). Además, este estudio pone de manifiesto que nuestro país es uno de los que cuenta con mayor potencial dentro de la Unión Europea (UE), ya que tan sólo el 16% de las operaciones son realizadas de forma online.

Entre los principales atractivos que llevaron a compradores españoles a recurrir al entorno online figura la comodidad. Es por ello por lo que sectores a priori tradicionales han dado el salto hasta Internet y se han adaptado a las normas de la comunidad cibernética.

Las compras a través de las webs suelen acarrear preocupación en los compradores y generar dudas: ¿quedará perfecto este sofá en mi sala? ¿Esta mampara encajará en mi baño? ¿Podré devolverlo? Los temores sobre la política de las empresas en cuanto a devoluciones y sobre si la información del producto es veraz son constantes. 

Otro aspecto interesante del comercio electrónico es que ahorrar tiempo es una de las grandes razones por que las que se opta por esta fórmula de compra. El ritmo frenético actual en el que vivimos hace que cada vez midamos más en qué y cómo lo invertimos.

 

 

Si quieres compartir...