• Actualidad Internacional
  • 03 de Dic, 2018

El grupo Oberalp apuesta por la sostenibilidad

Por segunda vez, la organización independiente sin ánimo de lucro Fair Wear Foundation (FWF) ha otorgado al grupo Oberalp la categoría de líder. Esta organización independiente trabaja para promover unas condiciones de trabajo justas y seguras en las empresas y les concede un reconocimiento tras examinar sus cadenas de suministro. El grupo ya lo ha conseguido para el 97 % del volumen de producción (ropa, zapatos, mochilas, etc.).

El bienestar de todas las personas que trabajan para Oberalp, ya sea en nuestras oficinas o a lo largo de la cadena de suministro, es una cuestión importante para nosotros“, dice Ruth Oberrauch, miembro de la familia empresarial y responsable de sostenibilidad.

Desde 2011 Oberalp es miembro de bluesign®, una organización comprometida a reducir los perjuicios para las personas y el medio ambiente en la industria textil. Oberalp también lleva desde 2014 trabajando con su propia RSL (Lista de sustancias restringidas), que se extiende más allá del marco legislativo. Todos los proveedores del grupo deben comprometerse a cumplir estas normas estrictas. „El 80 % de los textiles utilizados están certificados por bluesign® u OEKO-TEX®, y todos los demás materiales son probados por laboratorios independientes de acuerdo con los estrictos criterios de nuestra RSL. La seguridad, la durabilidad y la calidad son características indispensables de un producto sostenible“, explica Ruth Oberrauch.

La sostenibilidad en Oberalp forma parte de la cultura familiar
Durante más de 8 años, la estrategia de sostenibilidad del grupo Oberalp se ha basado en dos pilares claros: un compromiso firme con las personas y el desarrollo de productos sostenibles. Con este compromiso, el fundador de Oberalp, Heiner Oberrauch, también quiere mostrar qué ventajas tiene una empresa familiar: „Podemos y debemos pensar a largo plazo. El Informe de sostenibilidad también nos permite mirar hacia el futuro que dejamos a nuestros nietos“.

La familia propietaria del grupo Oberalp, con sede en Bolzano, y las marcas Salewa, Dynafit, Pomoca y Wild Country han estado trabajando en el sector textil y de deportes de montaña durante seis generaciones. Pensar y actuar de manera sostenible forma parte de la cultura familiar, así como tratar de forma responsable a las personas que trabajan en la empresa. Lo que solía ser solo parte de una cultura directiva tangible en el tiempo, se ha convertido en un departamento especializado gracias a su crecimiento internacional constante. El equipo de RSE actúa en todas las marcas y apoya a los distintos departamentos en la implementación de la estrategia de sostenibilidad.

Logros y desafíos revelados en el Informe de sostenibilidad
Desde 2012, el equipo de sostenibilidad de Oberalp, que actualmente cuenta con cuatro miembros expertos en derechos laborales y humanos, gestión de productos químicos en la cadena de suministro y de productos, comunicación, así como en gestión ambiental y producción sostenible, se encarga de que las decisiones y los procedimientos internos se lleven a cabo según los dispuesto en la estrategia de sostenibilidad. El Informe de sostenibilidad 2017 documenta y publica todas las iniciativas de la empresa sobre este tema con el objetivo que sean accesibles a un público más amplio.

El Informe, que en un futuro se publicará anualmente y a partir del 2019 aparecerá junto con las cifras del balance,
consta de 90 páginas divididas en 5 capítulos. En algunas áreas ya nos encontramos entre los pioneros del sector y estamos muy satisfechos con nuestro éxito. En otras áreas hemos empezado a progresar, pero aún nos quedan desafíos que afrontar para alcanzar los objetivos fijados. En términos de sostenibilidad siempre surgen nuevos temas y hay algunas áreas en las que todo el sector todavía se encuentra en un estado embrionario“, explica Ruth Oberrauch.

Desde hace algún tiempo, por ejemplo, se ha abordado el tema de los microplásticos. Oberalp es uno de los primeros proveedores de material deportivo en el „Microfiber Consortium“ del European Outdoor Group (EOG) y apoya tres proyectos de investigación que buscan nuevas soluciones para las fibras sintéticas lavadas.

Otro desafío es el uso de los llamados PFC (compuestos perfluorados) en la industria de actividades al aire libre. Marie Måwe, gerente de RSC de Oberalp, evalúa la situación de manera realista: „Debido a que trabajamos en el sector del montañismo técnico y también debemos prestar atención a la seguridad de nuestros clientes, no es fácil tener que renunciar a los mejores materiales. Estos, desafortunadamente, pocas veces son las materias primas más sostenibles“. Por ejemplo, mientras que los PFC ofrecen los mejores materiales resistentes al agua y transpirables a la vez, son de naturaleza apenas biodegradable. „Si dependiéramos exclusivamente de tejidos sin PFC, muchos de nuestros productos de expedición no podrían ofrecer la calidad que esperamos“.

Sin embargo, el grupo está reduciendo de manera significativa los materiales que contienen PFC en los equipos de alpinismo. Mientras tanto, el 65 % de la ropa de Oberalp está libre de PFC.

Reciclaje y proyectos sociales

Además de desarrollar productos seguros y duraderos, todas las marcas del grupo reducen los residuos generados durante la producción a través de diversos proyectos de reciclaje. De esta manera, en Oberalp, de los restos de pieles de esquí de travesía se fabrican cinturones y accesorios, por ejemplo. Los carteles publicitarios se convierten en bolsas, y los restos de material sirven de base para camisetas, chaquetas y guantes. La Facultad de Arte y Diseño de la Universidad Libre de Bolzano, en colaboración con el taller protegido Trayah de Brunico, convirtió 3.000 perchas viejas en productos de diseño nuevos y utilizables. „Nos comprometemos a gstionar los recursos con cuidado y diligencia, promoviendo así el uso de materiales reciclados y recursos regionales como TirolWool®“, explica Marie Måwe.

Pero también han surgido muchos proyectos sociales en los últimos años. Por ejemplo, el montaje de todas las fijaciones de esquí de montaña se lleva a cabo en talleres protegidos. El proyecto „Salewa Garten“ (El jardín de Salewa) procura que los refugiados en Bolzano dediquen su tiempo a una actividad útil y entren en contacto con la población local.

La responsabilidad social va más allá de las obligaciones

„Las empresas, además de su función principal de actuar económicamente, también tienen una responsabilidad social“, dice convencido el CEO de Oberalp, Christoph Engl. „Esta responsabilidad se puede asumir y las acciones pueden orientarse en consecuencia, pero no debería hacerse así. Nosotros lo queremos hacer conscientemente, sin expectativas de obtener una ventaja económica inmediata“. Ya sea mediante el jardín de refugiados, la guardería interna o la renuncia a la climatización total de la sede, el grupo Oberalp se compromete significativamente con las personas y los productos en muchas áreas de la empresa. Incluso la licitación internacional de arquitectura para el nuevo edificio de Dynafit, que se construirá en Kiefersfelden (Alemania), contiene requisitos claros respecto a la sostenibilidad. En los últimos años, el consumo de energía en la sede de Bolzano, completada el 2011 y diseñada de manera sostenible, se ha podido reducir en un 38 %.

Si quieres compartir...