• Opinión
  • 20 de Nov, 2018

Opinión: Y tú, ¿compras caro o barato?, por Ignacio Peralta

Continuamente estamos escuchando y leyendo acerca de la necesidad de crear experiencias de compras para los usuarios que acuden a las tiendas o como reclamo, precisamente, para que acudan a ellas. Nuevos conceptos de tiendas aparecen continuamente, sorprendentes en muchos casos. A nadie nos llama ya la atención hoy en día encontrarnos una barra donde se sirve café en una tienda o una zona de lectura, por poner un par de ejemplos fáciles.

Seguimos oyendo de sí esta o aquella tienda de internet hace unos descuentos fantásticos en tal o cual marca, o si acaba de salir un nuevo comparador de precios que te permite llegar al precio más barato de una manera fácil y rápida; y que es donde hay que comprar sí o sí. A nadie ya nos sorprendes este tipo de comentarios.

Por otro lado, tenemos la industria del deporte, este sector que tanto amamos y del cual vivimos. Un sector que cada vez está más complicado, donde la variedad de marcas y oferta hace cada día más laborioso destacar respecto a tu competencia y donde los márgenes cada vez son más difíciles de defender. Si a eso le sumamos la necesaria reconversión digital tanto de empresas como de tiendas, y no hablo simplemente de tener actualizados los stocks a tiempo real o estar en las redes sociales, hablo del serio cambio de modo de hacer las cosas que ya está aquí, supone unas fuertes cargas de inversión para todos los que forman parte de este sector.

Ante esta situación, yo me hago la siguiente reflexión: si todos nosotros, cuando compremos nuestro material deportivo o cuando renovemos nuestro vestuario lifestyle nos dejamos llevar únicamente por el precio, apostando por el más barato y nada más, ¿estamos ayudando a crecer a la industria del deporte, a sorprendernos con nuevas líneas de productos, a mejorar sus tecnologías y hacer fabulosas innovaciones? O, por el contrario, ¿estamos ayudando a que cada vez todo sea más lineal, más impersonal, las mejoras tarden en llegar y las experiencias en las tiendas sean cada vez más monótonas y anodinas?

Está claro que a todos nos gusta ahorrarnos unos euros en la compra del modelo de zapatillas de running que uso o en el maillot de ciclismo que estaba buscando, y no hay nada malo en ello. Pero no es menos cierto, por seguir con el ejemplo, que también nos gusta que cada vez las zapatillas nos ofrezcan unas mejores prestaciones de confort y amortiguación con menor peso, o que el maillot que uso en invierno y me protege del viento y el frío seque cada vez más rápido y el tema de olores de las fibras sea cosa del pasado. Todas esas mejoras cuestan dinero.

También está claro que a todos nos gusta de vez en cuando pasar por una tienda, tocar y sentir el producto, comparar “in-situ” el peso de un modelo de zapatilla versus el de otra o testar la elasticidad y el buen fit del maillot que tantas horas vamos a usar, y todo ello en un ambiente agradable, sintiendo el deporte y siendo bien atendidos, tanto en la amabilidad como el lo técnico. Todo esto, también, cuesta dinero.

Por este motivo, y si todos queremos seguir disfrutando de este sector por muchos años, que nos siga sorprendiendo con tiendas imposibles donde, efectivamente, la experiencia de compra marca la diferencia y que la calidad y prestación de los productos sea cada vez mayor y mejor, antes de realizar tu próxima compra recuerda que todo ello, cuesta dinero.
Y con esto no quiero decir que no compres nunca con descuento, faltaría más, todos vamos achuchados y un respiro no viene mal de vez en cuando. Lo que te quiero decir es que, si todos vamos siempre a precio y nada más, antes que tarde sentiremos las consecuencias. Sin embargo, si entiendes que las cosas tienen un precio, que la calidad se paga, que el asesoramiento técnico y la experiencia de compra también, plantéate antes de hacer tu próxima compra dónde la vas a hacer o cuanto estás dispuesto a pagar por ella.

En definitiva, no todo es el precio. Valora lo que hay detrás de cualquier producto y comercio, disfruta de la experiencia de compra, on-line u off-line, y adquiere cuantas más veces puedas “a su precio”, que no caro, el sector y la industria del deporte te lo agradecerán.

Sabiendo que son las pequeñas decisiones de mucha gente las que consiguen los cambios y marcan tendencias, anima aquellos que tengas cerca a comprar “a su precio” y disfrutar de ello.

Si quieres compartir...