• 30 de Jul, 2018

El comercio catalan cierra con dudas el primer semestre de 2018

La mitad de los comerciantes catalanes ha tenido un mal primer semestre de 2018. Así lo indica la Encuesta sobre la salud del comercio (ESCO) que publica Escodi, la cual destaca que, tras cuatro años de crecimiento sostenido, la subida de ventas se ha frenado debido a diferentes factores.

Caen todos los indicadores: ventas, márgenes y beneficios. Los comerciantes lo atribuyen principalmente a causas climatológicas y a un cambio de hábitos de los consumidores, centrado en una variación en las categorías de gastos y en el crecimiento de las ventas online.

Estas son las principales conclusiones del estudio:

El 52% de los encuestados ha experimentado un descenso de las ventas en el primer semestre de 2018. También se percibe en los márgenes comerciales, que no crecen, y en la caída de los beneficios por parte del 54% de los empresarios del comercio.

El 22% ha abierto nuevas tiendas. En contraposición, el 18% han cerrado establecimientos.

El 49% de los comerciantes opina que el ánimo de compra de los clientes ha bajado. Solo el 15% opina que ha mejorado.

El 55% de los encuestados que miden el flujo de gente que visita las tiendas dicen que entran menos personas en ellas.

Una primavera muy lluviosa se considera el principal factor que explica el descenso de las ventas. El segundo factor son los cambios de hábitos de los consumidores.

La crisis independentista y la política ya no se consideran los principales factores que explican la caída de las ventas.

Las rebajas de verano siguen con malos resultados. El 51% de los encuestados afirman que se ha vendido menos que el año anterior.

El 50% de los comerciantes encuestados ha percibido como perjudicial la liberalización del calendario de rebajas. Tan solo el 13% la han considerado una medida beneficiosa.

Solo el 33% de los encuestados inicia las rebajas en la fecha tradicional. El 22% ya las lleva a cabo todo el año.
Según Núria Beltran, economista y directora gerente de Escodi, "se confirma lo que muchos empresarios del sector comentaban discretamente: las ventas no van bien para más de la mitad del comercio de Cataluña". "Pero estamos en un momento en que, según el INE, la confianza de los consumidores está en el mejor momento de los últimos años. Algo no encaja: estamos ante un cambio de modelo de consumo. La actual bajada de beneficios, ventas y tráfico de personas en los establecimientos es un gran aviso de los cambios que ya se están materializando. Los datos obligan a reflexionar. Y todo esto exige una creciente preparación de los equipos que lideran las empresas del retail para ser capaces de 'salir de la caja' con creatividad e innovación. Es el único camino", concluye.

Si quieres compartir...