• outdoor
  • 06 de Jun, 2017

Ternua equipa a Iñurrategi y Vallejo en su segundo intento a los Gasherbrum

Los alpinistas vascos Alberto Iñurrategi y Juan Vallejo, junto a Mikel Zabalza, intentarán este verano enlazar las cumbres del Gasherbrum, G-I y el G-II, de forma continuada por el collado que las une, sin descender al campo base, empleando el estilo alpino que les caracteriza y sin recurrir a las rutas alpinas habituales. Este reto es el último paso para culminar la iniciativa WOPeak, impulsada por la Fundación Walk on Project, dirigida a la lucha contra las enfermedades neurodegenerativas y a la divulgación de estas patologías.

Un reto que empezó en el Gorbea en 2010, la primera de ocho etapas y que, seguramente, acabe en el Gasherbrum en unas semanas. Se prevé que tras 20 días de aclimatación, dependiendo de la meteorología, intenten hacer cumbre a partir del 10 de julio.

Ternua y el proyecto What’s Next

Y para hacerlo, contarán con la ayuda de Ternua. La marca española de outdoor equipará en este viaje a Iñurrategi y Vallejo con sus prendas y con un buzo de dos piezas, hechos para ellos el año pasado, y un buzo de altura elaborado con tejidos de alta tecnología, relleno de pluma reciclada e hidrófuga, elaborado de forma artesanal. Este año, además, llevarán un producto desarrollado dentro del proyecto de innovación de Ternua que lleva por nombre “What’s Next”. Concretamente, se trata de un saco de dormir alpino, un diseño hecho a medida para las necesidades de los alpinistas y que han elaborado de forma conjunta con el departamento de I+D de la marca. Se tuvieron dos necesidades a la hora de diseñarlo: la transpirabilidad (para evitar que la condensación formada dentro del saco no permitiera que la pluma ejerciera su poder térmico) y el peso (el máximo era 1kg).

Para conseguir el producto deseado por Alberto y Juan, se tuvo como referencia el saco que Ternua elaboró para Iker Madoz (un joven alpinista colaborador habitual de la marca en la confección de prendas y accesorios dentro del programa “What’s Next”). Lo primero que se hizo fue reducir el peso del saco inicial (de 1350 gr a 1000-1100 gr). Para ello, se redujo la cantidad de pluma un 10% aproximadamente y se utilizaron tejidos más ligeros. También, se redujo el tamaño de entrada al saco y se sustituyó el tejido exterior, Pertex Endurance (20:20 columna de agua) a un Pertex Endurance diferente. Cabe destacar que este saco, como toda la pluma utilizada por Ternua, lleva pluma reciclada hidrófuga. Por tanto, además de ser un saco muy técnico, es un producto sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Los alpinistas probarán el saco durante su expedición y traerán su feedback de vuelta tras testarlo en este nuevo reto.
 

Si quieres compartir...