• agua
  • 08 de Nov, 2013

Mares presenta las X-Vision con tecnología LiquidSkin

La combinación de dos tipos distintos de silicona y pequeñas nervaduras horizontales en el faldón garantiza una comodidad sin precedentes. Las marcas en la cara tras una inmersión pasarán a la historia. Un look innovador en el estilo X-vision con una mezcla única y vibrante de colores nuevos.

La tecnología LiquidSkin llega a las X-Vision
Con la invención de la tecnología LiquidSkin, Mares aportó una innovación revolucionaria en términos de comodidad. Desde 2007, esta historia exitosa ha producido una gran cantidad de modelos. Ahora es el turno de X-Vision, un clásico entre las máscaras LiquidSkin, que se presenta con un diseño completamente nuevo.

Antes de la era LiquidSkin, todo el faldón se fabricaba con un solo tipo de silicona, la cual (dependiendo del grosor del material) era más o menos cómoda. Como recurso, se usaba un material con una viscosidad media, que aseguraba la estabilidad de la forma del faldón y a la vez lo sellaba. La tecnología Bi-Silicone de doble silicona puso fin a esta limitación. Para las máscaras LiquidSkin se utilizan dos tipos diferentes de siliconas: un material muy blando y flexible en aquellas partes en las que la máscara entra en contacto con el rostro (es aproximadamente un 45% más blando y un 270% más elástico que la silicona convencional), y un material que es un 30% más rígido para aportar estabilidad. Ambos componentes de silicona se funden de manera homogénea. Las ventajas son enormes: las marcas rojas posteriores a la inmersión son cosa del pasado y la ecualización es muy sencilla. Asimismo, la mezcla de materiales también mejora instantáneamente el ajuste. Se trata de una gran evolución.

Un campo de visión 20% superior
A primera vista, el nuevo diseño de la máscara X-Vision LiquidSkin es atractivo por sus colores nuevos y vistosos, que combinan perfectamente con los colores y el diseño de las aletas y los tubos de Mares. Lo primero que se advierte al colocarse la máscara es que el campo de visión es un 20% más amplio: este es el resultado de las mejoras aplicadas en la geometría de la máscara. En cuanto a la comodidad, se ha incorporado un sistema de “absorción de golpes” en la zona de la nariz. Unas pequeñas láminas aportan un acolchado suave y evitan las desagradables marcas producidas por la presión. En el interior de la máscara se ha integrado un sistema de drenaje que asegura la máxima visibilidad durante la inmersión. La correa para la cabeza, ancha y fabricada con materiales blandos con inserciones de doble silicona, también hace un excelente trabajo. Las inserciones permiten el ajuste permanente, mientras que las nuevas hebillas permiten un ajuste más personalizado.

El modelo estará disponible en ocho colores distintos aunque cuatro de ellos han sido los primeros en llegar al mercado español: negro/gris, amarillo, blanco/negro y blanco/azul.

La nueva LiquidSkin fue reconocida por el jurado de los premio para diseñadores "Reddot Design Award 2013".

Si quieres compartir...