• Actualidad Nacional
  • 31 de May, 2017

OPINIÓN: Las cifras del sector, por Jaume Ferrer

La consultora Sport Panel, especializada en estudios de mercado del sector deportivo y editora de esta revista, ha presentado este mayo su último estudio sobre el sector de artículos deportivos, donde analiza las principales cifras del pasado 2016. Los datos son concluyentes: el sector, pese a un entorno complejo, sigue al alza, y cerró el pasado ejercicio con un crecimiento del 5,76 % respecto al año anterior. El ciclismo, con un 23,49%, es la actividad deportiva que aporta el porcentaje más alto, seguido del running y el Outdoor.

El estudio confirma una evidencia que llevamos muchos años constatando en nuestros estudios y en nuestros artículos. La crisis, lejos de afectar al sector, ha sido un buen aliado, y en los años en los que se ha alargado esta crisis el deporte ha crecido constantemente, sobre todo por el auge de determinadas modalidades atléticas que ha hecho repuntar hasta 9 puntos los índices de práctica deportiva. Esto, obviamente, ha favorecido de forma importante la venta de material atlético, principalmente el calzado. Por el contrario, las ventas de tiempo libre cayeron de forma espectacular, principalmente el textil informal o casual.

La crisis tampoco ha afectado a la red de tiendas, todo lo contrario: ha favorecido el incremento de pequeños comercios especialistas en detrimento de los comercios multiproducto. 2016 cerró con un total de 9.292 tiendas (6.724 especialistas y multideporte), casi el doble que hace apenas 20 años y 189 más que en 2015, aunque con una rotación (mortalidad-natalidad) relativamente alta, del 8,4%. Las marcas tiene que diseñar estrategias 360º que ofrezcan una experiencia tan satisfactoria para los consumidores que los conviertan en los principales prescriptores de la marca, en detrimento de las tiendas.

El informe también se hace eco del gasto que hacen los españoles en deporte. Un gasto que en 2016 se situó en los 141,87 euros, un 25% más que en 2006, pero todavía muy lejos de las cifras que se obtienen en países con una mayor tradición deportiva. En este sentido, es obvio que uno de los retos de los próximos años, tanto para marcas y tiendas, como para instituciones, es buscar fórmulas para conseguir dinamizar las ventas para que este gasto crezca.

2016 ha sido un buen año a nivel global, un año en el que los grandes se han hecho más grandes, pero que ya ha dejado en el camino a muchas pequeñas empresas. ¿Y el futuro? Los datos dejan claro que a corto y medio plazo se impondrá un nuevo cambio de paradigma en las relaciones marca-comercio. Un cambio que dejará un panorama donde ya no será suficiente la multicanalidad y las marcas tendrán que estar preparadas para ofrecer servicios de ominicanalidad, diseñando estrategias 360º que ofrezcan una experiencia tan satisfactoria para los consumidores que los conviertan en los principales prescriptores de la marca, en detrimento de las tiendas.

Se espera, también, una evolución importante del nuevo concepto Sport Urban Life, y no solo como tendencia, sino más allá, como un estilo de vida. El reto, en este sentido, será mantener la fuerza de lo atlético cuando la moda vuelva a imponerse con fuerza en el comercio deportivo. Y también habrá que buscar nuevas fórmulas para captar y recuperar ciertos targets que, hoy por hoy, siguen sin sentirse atraídos por la tienda de deportes, sobre todo la mujer.

Los retos son mayúsculos, pero no debemos de olvidar que con la salida de las crisis se nos activa nuestro principal competidor, el ocio.

Si quieres compartir...