• Actualidad Nacional
  • 22 de Mar, 2017

Ternua y OPEGUI presentan el proyecto de reciclado de redes de pesca Redcycle

El pasado 20 de marzo tuvo lugar en el Aquarium de Donostia la presentación del proyecto Redcycle, una iniciativa llevada a cabo desde la marca Ternua y OPEGUI (Organización de productores de pesca de bajura de Gipuzkoa), y que ha contado con el apoyo de Gobierno Vasco.

El proyecto, que nació en 2015, consiste en la recogida de redes de pesca en desuso por parte de las cofradías vascas de Bermeo, Getaria y Hondarribia, y su transformación en hilo para la elaboración de prendas técnicas sostenibles. Concretamente, en 2016, se recogieron 12 toneladas de redes abandonadas con las que Ternua ha fabricado dos tipos de pantalones que estarán en las tiendas en la colección otoño-invierno 2018. El objetivo de Redcycle es concienciar a la sociedad de la importancia de reciclar y proteger al planeta.

En la rueda de prensa tomaron parte Xabier Zaldua de OPEGUI; Eduardo Uribesalgo, director de I+D de Ternua; Leandro Azkue, Director de Pesca y Acuicultura de Gobierno Vasco, y Esther Irigaray, Directora del Aquarium de Donostia.

Desde OPEGUI, Xabier Zaldua, quiso resaltar la necesidad de la recogida de redes de pesca abandonadas: “Trabajamos para el futuro de nuestros barcos, de nuestros pesqueros y, como tal, dependemos del mar y de unos ecosistema limpios y que sean sostenibles en el tiempo”. Cabe destacar que a día de hoy las basuras y las redes abandonadas en el mar representan una grave amenaza para los ecosistemas marinos. Se calcula que hay 640.000 toneladas de redes marinas en los fondos marinos (Agencia Europea del Medio Ambiente) que, aparte de contaminar, suponen un peligro de muerte para algunas especies animales. Asimismo, actualmente se estima que hay un volumen importante de redes en desuso acumuladas en los almacenes situados en los puertos con destino indefinido.

Por su parte, Eduardo Uribesalgo de Ternua manifestó: “Desde nuestra creación en 1994 adquirimos un compromiso de minimizar al máximo posible nuestro impacto negativo que nuestra actividad ejercía en el medio ambiente, y desde entonces hemos ido dando pasos en esa dirección. Ternua no puede hacer cualquier cosa. Tenemos muy claro qué queremos hacer y cómo hacerlo. Y, por eso, utilizamos los materiales, recursos y procesos lo más sostenibles posibles, teniendo siempre en cuenta que el producto debe cumplir con la función que cada actividad requiere”.

En esta ocasión, lo que ha hecho la marca es cooperar con la empresa italiana Aquafil, pionera en un proceso de reciclaje único que permite transformar las redes en desuso junto con otros materiales de desecho de Nylon, en hilo regenerado ECONYL (R). Desde ahí, las redes son enviadas a Eslovenia, donde Aquafil prepara, desmenuza y limpia los residuos para enviarlos a la planta de regeneración de ECONYL (R). Allí, los residuos comienzan su viaje a través de la regeneración, volviendo a la materia prima y convirtiéndose en hilo ECONYL, que se envía a los productores de tejido. El hilo final es el resultado de la mezcla del reciclado de redes de pesca con otras materias recicladas (como moquetas). Ese hilo es enviado a la empresa IBQ de Barcelona, donde se desarrollan los tejidos y, una vez en Mondragón, Ternua comienza el proceso de diseño y desarrollo de las prendas ¿El resultado? Un nuevo tejido que pasa a transformarse en una prenda reciclada, reciclable y respetuosa con el Planeta. 

Si quieres compartir...