• Actualidad Nacional
  • 27 de Sep, 2016

Catalunya liberaliza el periodo de rebajas y permitirá abrir 75 horas semanales

La nueva ley catalana de comercio, que el Govern prevé aprobar antes de finalizar el año para iniciar el trámite parlamentario lo antes posible, liberaliza el periodo de rebajas y fija un máximo de 75 horas de apertura semanal, tres más que hasta ahora. Así lo han explicado este jueves en un encuentro con la prensa el conseller de Empresa y Conocimiento de la Generalitat, Jordi Baiget, y la directora general de Comercio, Montse Vilalta.

Baiget ha asegurado que esta ley de comercio no se redacta porque lo obligue el Fondo de Liquidez Autonómica o FLA, sino para intentar ordenar y compilar la normativa en el entorno del comercio y continuar con el proceso de la simplificación normativa. Recientemente, había trascendido la posibilidad de que desde el Gobierno central se pidiera flexibilizar la legislación a cambio de mantener el ritmo del FLA.

Desde el Govern se apunta que la Generalitat ha hablado con el sector y con los consumidores y que la “realidad” es que están apareciendo nuevas fórmulas y modelos comerciales, especialmente el comercio electrónico, y “queremos darle a nuestros comerciantes las herramientas para que puedan competir en igualdad de oportunidades”.

Rebajas todo el año

Pese a que se liberalizan periodos de rebajas, “recomendamos dos periodos para hacer rebajas, en invierno y verano -sin determinar fechas-, de forma que los comerciantes tendrán libertad para hacerlas cuando crean conveniente”, ha dicho Baiget.

Eso sí, la ley diferencia claramente las rebajas de los saldos, liquidaciones y ‘outlets’ para “no dar gato por liebre al consumidor”, ya que el saldo es para productos obsoletos y despararejados que se pueden vender a pérdidas; la liquidación también permite vender a pérdidas pero siempre por una causa justificada, como el cese del negocio; y el ‘outlet’ da salida a un precio más económico, pero no a pérdidas, a productos que han estado a la venta durante unos nueve meses.

Otro cambio es que el Govern ha pasado de las 72 horas tradicionales de apertura comercial a la semana a un máximo de 75 horas de lunes a sábado, por debajo de las 90 horas que fija la normativa estatal.

En materia de horarios comerciales, se mantienen los 10 festivos de apertura -ocho fijados por la Generalitat y dos por los ayuntamientos-, y se estipula que cuando se acumulen más de dos festivos seguidos, los establecimientos podrán abrir al público uno de ellos.

Están eximidos de cerrar en festivo los establecimientos comerciales de menos de 150 metros cuadrados dedicados a la alimentación y ubicados en municipios de más 5.000 habitantes, así como los de menos 150 metros cuadrados dedicados a cualquier actividad ubicados en municipios de menos de 5.000 habitantes. Otra excepción son los municipios turísticos, que podrán abrir en festivo como hasta ahora, pero deberán renovar su licencia cada cuatro años.

Por su parte, permanecerá intacta la ley catalana de equipamientos comerciales, que pone freno a la “ubicación indiscriminada” de grandes superficies en el territorio.

Si quieres compartir...