• 20 de Dic, 2010

Seis puntos; tres razones

A finales de noviembre, el Consejo Superior de Deportes presentó en Madrid un avance de los resultados de la última encuesta sobre los hábitos deportivos en España. Las conclusiones del estudio son muy satisfactorias para nuestro sector, pues la práctica deportiva ha experimentado un importante repunte en los últimos cinco años y, a día de hoy, se calcula que más de 16 millones de españoles hacen algún tipo de deporte. Eso representa un 43% de la población activa –mayor de 14 años-, seis puntos más que en 2005 (y más de 20 respecto a 1980).

Aunque este estudio no profundiza en cuáles son los principales motivos que han propiciado este auge, creo que, después de analizarlo junto con otros estudios que van en la misma dirección, entre los muchos factores que han favorecido este crecimiento hay tres que han sido determinantes: los éxitos de nuestros deportistas; la crisis económica; y el fuerte crecimiento experimentado por Decathlon.

Analizando detenidamente los repuntes que ha experimentado la práctica deportiva, en general y, sobre todo, por segmentos, veremos que hay una relación directa entre los logros de nuestros deportistas y el crecimiento de practicantes. Pasaba hace años, cuando Orantes, Santana, Delgado, Indurain o los grandes corredores copaban los podios y, lógicamente, pasa ahora, en una época dorada para el deporte español, con victorias individuales de prestigio, como las de Alonso, Gasol o Nadal, o con los éxitos de nuestros equipos, tanto a nivel de clubes, como de selecciones. Que deportes como el tenis y el pádel, el fútbol, el baloncesto o el ciclismo, hayan logrado ganar adeptos no ha sido casualidad ni fruto de una moda. Además, estoy convencido de que estos logros han tenido un “efecto motivador” más general, de manera que también han incidido en el crecimiento de otras modalidades como el running o el outdoor.

En cuanto a la crisis económica, poco que decir. Es obvio que ésta ha transformado completamente los hábitos de consumo y, también, de práctica deportiva. Con o sin razón, muchos  españoles se han visto obligados a reducir considerablemente sus gastos, sobre todo los destinados al ocio. Muchos de los que antes gastaban parte de su sueldo en restaurantes, cines, teatros o viajes, han preferido buscar alternativas más asequibles para ocupar su tiempo de ocio, y el deporte se ha convertido en uno de los grandes beneficiados. Y no sólo porque el coste, generalmente, es muy bajo, sino porque, además, tiene una vinculación muy estrecha con el wellness, muy de moda en estos momentos.

Por último, pero no por eso menos importante, está el papel clave que está jugando Decathlon en este crecimiento. La cadena gala, aunque a muchos no les guste admitirlo, está siendo, entre los operadores del mercado, el principal dinamizador de la práctica deportiva, sobre todo en los últimos cinco años, cuando su crecimiento se ha acentuado considerablemente. El gigante francés, con su fuerza, y a base de precios muy asequibles, ha conseguido que mucha gente se acerque al deporte y, además,  ha sido determinante para dar respuesta a uno de los principales targets de nuestro sector, el del principiante o practicante ocasional que no quiere llevar a cabo grandes inversiones en material deportivo. Los datos están demostrando claramente que allí donde Decathlon abre un centro, la práctica deportiva -y la venta- experimentan un crecimiento importante. A estas alturas no podemos ignorar que la oferta de Decathlon es un buen reclamo –seguramente el mejor- para empezar a hacer deporte.

Es complejo saber lo que va a pasar en los próximos 5 años. Confío en que los deportistas españoles seguirán dándonos alegrías; confío, también, en que a pesar de  que superemos la crisis, la gente haya aprendido el papel fundamental que puede jugar el deporte en sus vidas; y confío, incluso, en que Decathlon encuentre, en las marcas y en las asociaciones, más aliados para lograr que los índices de práctica deportiva sigan subiendo.
 

Si quieres compartir...