• Actualidad Internacional
  • 20 de Jul, 2010

La Primera División española, la Premier inglesa o la Serie A italiana podrían estar arruinadas en dos años

De los 736 jugadores que han participado en el Mundial de Futbol 2010, 547 juegan en las ligas europeas, lo que demuestra la fuerza e importancia de nuestro continente en el fútbol internacional. La consultora estratégica A.T. Kearney ha querido dar un paso más analizando las ligas europeas como si de un sector económico o de una compañía se tratase.  Así pues, se ha evaluado el funcionamiento de la Primera División española,  la Bundesliga alemana, la Ligue 1 de Francia, la Premier League inglesa, y la Lega Calcio Serie A italiana en términos deportivos, económicos, sociales y medioambientales. Los resultados financieros no son muy halagüeños ya que, si las ligas inglesa, española e italiana fueran una compañía, en menos de dos años estarían en quiebra.

El análisis muestra que la Bundesliga es la mejor posicionada, seguida de la Premier y de la Ligue. Las ligas española e italiana se encuentran en cuarta y quinta posición respectivamente.

La Premier League se sitúa segunda en la clasificación global gracias a sus recientes resultados deportivos y a la generación de ingresos, pero el futbol alemán es, estructuralmente, más rentable. Los clubs alemanes han sabido rentabilizar las inversiones realizadas en el Mundial de 2006, principalmente por la modernización de sus estadios. Los clubs germanos invierten cerca de 100 millones de euros en academias que les permiten desarrollar nuevos talentos, reduciendo de esa forma futuros gastos de transferencias y, en cierta medida, costes salariales. La Bundesliga no sólo obtiene beneficios con un RoA (Rentabilidad sobre Activos) del 2%, sino que aún tiene margen para el crecimiento económico. Además encabeza el ranking relativo a aspectos medioambientales, con 10 proyectos en marcha.

El fútbol europeo se encuentra al borde de la bancarrota
Para realizar el análisis económico se han tenido en cuenta datos de ventas, activos y retorno de los mismos. Los resultados financieros no son muy halagüeños ya que, si las ligas inglesa, española e italiana fueran una compañía, en menos de dos años estarían en quiebra. La Premier tiene un RoA del -5%, la Liga -7% y el Calcio -12% frente al retorno medio del +4% de otro tipo de empresas.

Estos malos datos económicos se generan principalmente por el balance negativo de las trasferencias de jugadores, algo complicado de solucionar. Desde la resolución Bosman, los jugadores tienen más libertad de movimiento, tienen más capacidad negociadora y han aumentado sus cachés.

En la temporada 2009/2010, los clubs de las ligas analizadas han alcanzado un balance negativo de 566 millones de euros en operaciones de transferencias de jugadores. La Liga se sitúa en primer lugar con -257 millones, seguida de la Bundesliga con -118 millones, la Premier -91 millones, la Ligue con -62 millones y el Calcio con -38 millones de euros.
El Real Madrid y el FC Barcelona siguen siendo los clubes que más dinero invierten en estrellas internacionales. Como la elección de los presidentes de estos clubes recae en los socios, iniciativas como realizar grandes fichajes (e incrementar la deuda) son mucho más populares que el aumento de los precios de las entradas o conseguir patrocinadores (que generan ingresos).

En los últimos tres años, la Premier ha realizado una inversión neta  en jugadores por un valor de cerca de los 1.000 millones de euros y la Liga ha invertido casi 600 millones.

Los fundamentos económicos indican que no es descabellado pensar que algunos clubs desaparezcan a medio plazo. Esto no significa que las ligas alemana y francesa, dada su “buena” situación financiera, no deban hacer lo mismo. De hecho, la mala situación financiera de una sola liga podría dar lugar a un fenómeno similar al que por poco sucedió con la banca: un fallo sistémico.

Bajo estas condiciones ningún inversor “económicamente racional” se interesará por el negocio del fútbol. Las únicas partes interesadas serían aquellas con interés en alcanzar trofeos, realizar contactos políticos o alcanzar los sueños de la niñez.

Rendimiento social y medioambiente
La Premier inglesa se encuentra a la cabeza en el área social: especialmente en diversidad, algo muy importante tanto desde un punto de vista ético como a la hora de desarrollar las mejores competencias independientemente de la nacionalidad. La Premier y el Calcio lideran este área con un 44% de jugadores extranjeros. Alemania ocupa la quinta posición con un 29% de extranjeros.

El fútbol también se preocupa por el medio ambiente: Los estadios alemanes utilizan tecnología fotovoltaica; existen proyectos para la gestión de residuos en los estadios ingleses e iniciativas de reducción de las emisiones de CO2 en Francia,... En Alemania existen un total de 10 proyectos, 8 en Francia, 7 en Inglaterra, 6 en España y 1 en Italia.

El Mundial de Sudáfrica
Los equipos con más diversidad racial se encuentran en Francia y Alemania, cada uno con 11 jugadores nacionalizados, seguido de Holanda (6), Portugal (6) e Inglaterra (5).

España se posiciona primera en el ranking del precio de los jugadores (650 millones de euros), seguida de Inglaterra (449 millones) y Francia (368 millones).El precio de los jugadores de otros países favoritos como Brasil (353 millones) y Argentina (347 millones), sólo llega a la mitad que el del equipo español. La actual campeona, Italia, ocupa el sexto lugar con un equipo tasado en 320 millones de euros.

Se necesitan nuevas estrategias comerciales
Ninguna de las ligas de fútbol profesional europeo desaparecerá en los próximos años, a pesar de que algunos clubs, incluso los más importantes, podían hacerlo. Pero el análisis de A.T. Kearney demuestra que las ligas no pueden avanzar sin cambios radicales. Para conseguir rentabilidad, los sueldos de los jugadores tienen que descender.
El sistema económico actual de los clubs, con el exceso de inversión y la asunción de riesgos para satisfacer las expectativas de los hinchas, se aleja del sentido común en términos económicos. Para lograr la continuidad económica a largo plazo y evitar riesgos sistémicos, el fútbol europeo necesita reformarse mediante una serie de medidas: necesita actuar como una sola identidad antes que como clubes o ligas individuales.

La Bundesliga  muestra algunas estrategias que podrían emular hacer otras ligas para conseguir un modelo comercial sostenible y atraer así a inversores. Y algunas de las ideas podrían partir de las estrategias financieras que se siguen en las ligas americanas como la NBA, NFL o NHL o de otros deportes como el rugby o el cricket, en los que se han llevado a cabo una serie de medidas para asegurar la perfecta combinación entre la obtención de beneficios y la atracción que éstos deportes generan, con regulaciones en el mercado de las transferencias de jugadores.
 

Si quieres compartir...