• tiempo libre
  • 10 de Nov, 2020

Ternua introcude el innovador relleno Primaloft en su colección FW

Ternua introcude el innovador relleno Primaloft en su colección FW

Porque reciclar no es suficiente y como, cada vez más, debemos apostar por la economía circular, Ternua ha dado un paso más en su hoja de ruta en innovación sostenible, incorporando dentro de su colección Otoño-Invierno 2020, el innovador relleno Primaloft Bio, concretamente, dentro de su línea Whales Spirit, la gama de prendas destinadas a la tribu urbana de Ternua, de alma sostenible, que busca prendas elegantes y sostenibles que les protejan del frío, viento y lluvia en su día a día.

Hace años que Ternua trabaja con Primaloft de forma muy cercana con el objetivo de aplicar sus innovaciones más sostenibles en sus prendas. En esta ocasión, la marca ha introducido una de las últimas novedades de este proveedor de primer nivel, el Primaloft Bio, un relleno biodegradable* que ofrece calidad y aislamiento y que supone un paso más en el objetivo de Ternua de crear ropa 100% sostenible y biodegradable. Este nuevo relleno ha sido diseñado a base de fibras recicladas (que mantienen una tasa de rendimiento del 95% a través del proceso de reciclaje químico) específicamente pensadas para biodegradarse* en los entornos donde la gran mayoría de los plásticos acaban finalmente: vertederos y agua del océano. Así mismo, esta tecnología cuenta con altos estándares de calidad, lo que garantiza una vida más larga de cada producto. Esto incrementa su ciclo de vida útil y evita que acabe convirtiéndose en un desecho a los pocos años, asegurando que las prendas no dejen prácticamente huella post consumo.

¿Cómo funciona? Cuando PrimaLoft Bio se expone a entornos como los vertederos o el agua del océano, se va descomponiendo en elementos naturales: agua, CO2, metano, biomasa y humus, un componente común de la tierra para macetas. Según pruebas independientes, PrimaLoft Bio alcanza un 93,8% de biodegradación* en 646 días en un entorno de vertedero acelerado. El material restante no contiene rastros de plástico, solo elementos naturales a base de carbono, y el suelo que queda sigue siendo perfectamente adecuado para el crecimiento de vegetación. En un entorno marino acelerado, las fibras alcanzan un 65,5% de biodegradación* en 639 días. Si se compara con el poliéster estándar, en los mismos entornos de prueba, este se degrada solo un 1-1,5%.

Si quieres compartir...