• Actualidad Nacional
  • 28 de Ene, 2021

Cuando las devoluciones cuestan más que el producto: Amazon empieza a "regalar" para no devolver

Amazon está haciendo uso de la inteligencia artificial para decidir si le merece la pena tramitar un devolución económicamente. Para ciertos artículos que son muy baratos o voluminosos, los cuales su devolución incurrirían en grandes gastos de envío, la compañía esta decidiendo en muchos pedidos que es más barato devolver el precio de compra y dejar que sus clientes se queden con los productos y reembolsarles el dinero.

Este enfoque relativamente nuevo, popularizado por Amazon y otras cadenas, se está adoptando más ampliamente durante la pandemia mundial del Covid-19, ya que el aumento de las compras en línea obliga a las empresas a replantearse la forma de gestionar las devoluciones. "Estamos recibiendo tantas consultas al respecto que verán que se va a poner en marcha en los próximos meses", dijo Amit Sharma, director ejecutivo de Narvar Inc. que procesa las devoluciones para los minoristas.

Muchos usuarios han sido sorprendidos por Amazon. Por ejemplo, un usuario estadounidense, Lorie Anderson de Vancouver (Washington), se sorprendió gratamente cuando trató de devolver las compras de maquillaje en línea en Amazon. La compañía decidió realizar directamente un reembolso informándole que se quedara con los artículos.

"Eran baratos, y no tendría mucho sentido financiero devolverlos por correo", dijo la Sra. Anderson, de 38 años. "Es una molestia empacar la caja y dejarla en la oficina de correos o en UPS . Esto era una cosa menos de la que tenía que preocuparme".

El Wall Street Journal citó a Narvar, quien informó que el número de paquetes de comercio electrónico "devueltas en 2020 aumentó un 70% con respecto a 2019" - más de la mitad de los cuales "se debió a mayores ventas de comercio electrónico", estimó Narvar, "mientras que más de un cuarto fue el resultado de que los compradores no querían devolver pedidos web a tiendas físicas".

Este sistema de devoluciones no incluye todos los artículos
Los productos de mayor coste o poco voluminosos, como los televisores, los ordenadores u otros, no entran dentro de este nuevo enfoque. Según un informe del Wall Street Journal, esto solo ocurre en situaciones en las que es poco probable que el producto se revenda y donde el costo de procesar la devolución es igual o mayor que el costo del producto en sí.

Si quieres compartir...