• Actualidad Nacional
  • 14 de Jul, 2020

“La transformación digital no es un gasto, es una inversión”

Este martes 14 de Julio de 10.00h a 11.00h ha tenido lugar la última sesión de Diálogos con el sector del deporte, una iniciativa organizada por AFYDAD con el apoyo de Sportmas y Plyzer Intelligence. En esta ocasión, la sesión estuvo dedicada a la Transformación Digital y contó con la participación de Mar Peire, CEO de Coolcasc; Martina Claus, Gerente de Firamunich; Andrés de la Dehesa, CEO de Sportmas; Santi Rodríguez, CTO de Plyzer Intelligence; Josep Aballó, Manager en Transformación Digital Rocasalvatella; y Carlos Gutiérrez, CIO en Sprinter. Moderado por Jordi Vilagut, director en el área de deporte de DiffusionSport, estos expertos en transformación digital han explicado sus experiencias y retos en la nueva era post COVID-19.

El encuentro ha arrancado con una pregunta clara y concisa: ¿Qué consecuencias ha tenido la pandemia en el desarrollo de la transformación de las empresas? El turno de respuestas lo ha inaugurado Josep Aballó, quien ha explicado que, “hubo una primera etapa en la que creíamos que no nos iba a afectar y luego sufrimos un revés de golpe. Y todo el mundo empezó a organizarse. A correr. Al final, lo que ha conseguido la pandemia es que la innovación se haya acelerado, y eso siempre es bueno. Y aunque para ser sinceros, muchas compañías han vuelto a la normalidad, olvidándose muy rápido de esas herramientas, es obvio que el futuro nos obliga a buscar nuevos modelos y, después de estos meses, queda claro que el futuro es ya”.

La pandemia no ha aportado nada diferencial, simplemente lo ha acelerado. Nos ha puesto de golpe en el siglo XXI. La tecnología está donde verdaderamente le tocaba hace ya una década” ha apuntillado Andrés de la Dehesa, quien ha destacado que “si bien han sido las grandes compañías las que han podido poner en marcha muchas soluciones digitales, también las empresas pequeñas han podido transformarse y aprovechar algunas de las muchas herramientas digitales que tienen a su alcance. Y eso -ha insistido- era tan necesario como excesivamente lento hasta ahora”.

Para Carlos Gutiérrez, de Sprinter “Las empresas que ya estaban preparadas antes de la pandemia han podido acelerar la transformación considerablemente. Sprinter tenía los deberes hechos desde hace bastante tiempo y lo que verdaderamente hemos conseguido en estos meses es acercar, a usar, esta tecnología con mayor eficiencia. La tecnología ya está inventada y ahora, muchos, han tenido que salir de la zona de confort por obligación”. “Estos meses han dejado claro que solo las empresas preparadas van a sobrevivir. Y el cambio es global, de todos los procesos, de la operativa, de la estrategia… no solo en las ventas o a las relaciones entre los trabajadores. En 8 semanas hemos avanzado 4 o 5 años, y quien no se adapte rápido a estos cambios no va a sobrevivir”, ha añadido Mar Peire, CEO de Coolcasc.

Es el momento para que pasen cosas. Hay que dejar de hacer apaños y trabajar bien, con recursos, y buscando la personas adecuadas para ello

Santi Rodríguez, de Plyzer, ha querido insistir, precisamente, en la importancia de haber empezado la transformación hace tiempo: “la pandemia nos ha empujado a todos a querer innovar, pero la realidad ha demostrado que hay dos velocidades diferentes. Hay mucha gente que no está preparada, y aunque el mercado obliga, para muchos ni es fácil ni saben muy bien cómo aprovechar las herramientas tecnológicas. Hay más ganas de digitalizarse que antes de la pandemia, pero en 4 meses no se puede conseguir según qué cosas si no hay una base”.

Lo que parece obvio, viendo algunas opiniones de los participantes, es que la pandemia nos ha puesto a  todos en nuestro sitio. O mejor dicho, nos ha dado una imagen mucho más objetiva de cómo esta el sector a nivel tecnológico. Y no parece muy alentador. “De repente nos hemos encontrado que la pandemia nos ha mostrado una radiografía de las necesidades que teníamos, de lo importante que era hacer cosas nuevas o diferentes. Y en ello la digitalización ha jugado y jugará un papel clave. En agilidad, en rapidez, en ahorro de costes… Quien vaya tarde, quien no se lo plantee aún, se verá superado por este proceso de darwinización que se ha acelerado estos meses”. ha señalado Mar Peire.

Acción-reacción, como explica Josep Aballó, de RocaSalvatella: “Somos adaptativos. Antes costaba un poco más, pero ha habido algo que nos ha golpeado y hemos reaccionado. Y la gente ha empezado a entender que la digitalización es un impertaivo. Un aliado y no un enemigo”. Una afirmación a la que Andrés de la Dehesa ha querido añadir dos aspectos muy importantes relacionados con el capital humano y el coste: “Hay que asignar recursos humanos con capacidades para empezar a trabajar de otra manera y, sobre todo, hay que entender que la tecnología no es un enemigo de las personas. Además, es importante tener en cuenta que ha bajado mucho el coste, y va a seguir bajando, y hay muy buenas herramientas al alcance de todo el mundo. La clave es encontrar a las personas que las sepan gestionar. Hay que hacer un esfuerzo para que las empresas culminen esta transformación digital, pero ese esfuerzo no implica sí o sí una gran inversión. Es más un tema cultural”. “Es el momento para que pasen cosas. Hay que dejar de hacer apaños y trabajar bien, con recursos, y buscando la personas adecuadas para ello” ha apuntillado Josep Aballó, de RocaSalvatella.

En este aspecto, el de la cultura digital, también ha querido poner énfasis el CIO de Sprinter: “La informática es un facilitador, pero lo importante es la cultura. Invertir. Y también tener claro que hay que buscar un equilibrio. ¿De qué sirve vender mucho si tu logística no es capaz de gestionar esta venta, por ejemplo? Hay que avanzar, sí, pero de una manera armónica. La transformación tiene que ser global”.

La pandemia no ha aportado nada diferencial, simplemente lo ha acelerado. Nos ha puesto de golpe en el siglo XXI. La tecnología está donde verdaderamente le tocaba hace ya una década

“El problema -ha añadido Martina Claus, de Firamunich- es que en el sector del deporte, hay muchas pequeñas empresas que no saben cómo afrontar esta transformación digital, tan necesaria en un sector donde el B2C es tan importante”. Y en este aspecto ha insistido el CTO de Plyzer, que ha vuelto a recordar que “la realidad es que hay diferentes velocidades, con muchas empresas que trabajan con sistemas muy obsoletos. Hay que evolucionar y, por suerte, hoy en día hay soluciones muy buenas y accesibles para conseguirlo. Pero es importante saber qué necesitas y para qué lo necesitas. Y obviamente, es fundamental querer evolucionar”.

Los datos, clave
Uno de los aspectos que, sin duda, juegan y jugarán un papel determinante en la digitalización es la gestión de los datos. “Los datos nos permiten establecer modelos predictivos de demanda -explica Andrés de la Dehesa-. Todo tiene sentido si tenemos personas capacitadas para poder tener esta información y sacar conclusiones. Y por desgracia en el sector hay pocas compañías que le den valor a un histórico de datos, que es la materia prima para tomar decisiones. Hay mucho desconocimiento de qué hacer con los datos, y ese es el problema. El consumidor es el rey, sí, pero trabajar con datos es totalmente crucial. La pandemia ha acelerado la digitalización, pero, también, la concentración y, en este sentido, es obvio que van a sobrevivir quienes sepan trabajar, bien, con las diferentes herramientas digitales que tenemos disponibles”.

No es lo mismo tener datos que tener información -ha añadido Carlos Gutierrez, CIO de Sprinter-. Tenemos que convertir los datos en algo que nos ayude; no sirve de nada recopilarlo porque sí. Y tenemos que tener muy claro, también, que hay herramientas de sobras para que cualquier empresa, sea cual sea su tamaño, afronte esta transformación digital. A una pyme le aconsejaría apostar por un trasformador digital, por un pequeño consultor. No hay que ver la informática como un gasto, sino como una inversión. Y no hacen falta grandes inversiones. Es un tema de cultura, de querer avanzar, de actitud”.

La transformación es un proceso que no todo el mundo puede y debe hacerlo a la misma velocidad. Cada uno a tiene un ritmo y unas posibilidades, pero hay que hacerlo sí o sí

Sobre este aspecto, Mar Peire, ha querido matizar que “es difícil , para una empresa pequeña, acceder a determinadas tecnologías o consultorías para afrontar el proceso de transformación digital. No todo son grandes players; existe un tejido de empresas pequeñas y pequeños retailers que están a años luz de poder implementar cualquier proceso digital. Nosotros, por ejemplo, estamos haciendo un esfuerzo muy grande, pero a veces nuestros clientes no nos siguen”.

Compartir para crecer
La unión hace la fuerza, dice. Y compartir, muchas veces, también nos hace más fuertes. La información es vital para las empesas, especialmente para agilizar muchos de los procesos, y tan importante es conseguirla, como luego compartirla. Y la digitalización vuelve a ser clave en este sentido.

Andres de la Dehesa lo tiene claro: “Ninguno de nosotros es mejor que todos nosotros. Tenemos que hacer que esto sea un ecosistema que nos beneficie a todos. Con una parte importante de las empresas hay que incentivar ese reto conjunto. Al final, el objetivo es el mismo para todos: el consumidor final”. Una opinión que comparten los demás participantes, que han coincidió en que “la información tiene que compartirse porque el futuro plantea muchos retos que se podrán alcanzar si somos fuertes”.

El encuentro ha terminado con una categórica, y muy explicativa, intervención de Andrés de la Dehesa, presidente de Afydad y CEO de Sportmas “ Lo más importante es que la gente entienda que la digitalización, como cualquier proceso de innovación, no es un gasto, sino una inversión. Y hay que entender, también que la transformación es un proceso que no todo el mundo puede y debe hacerlo a la misma velocidad. Cada uno a tiene un ritmo y unas posibilidades, pero hay que hacerlo sí o sí.

Si quieres compartir...