• Actualidad Nacional
  • 16 de Abr, 2020

CLIMA EMPRESARIAL: El coronavirus dispara el desanimo del sector

La gestión del virus, lógicamente, marca la actualidad. Y es inevitable que, a día de hoy, nadie pueda hacer una lectura clara del presente y del futuro -incluso del pasado- sin tener en cuenta la situación que estamos atravesando a nivel mundial, a nivel de país y de nuestro sector. En este sentido, era del todo previsible que los datos del CLIMA EMPRESARIAL DEL PRIMER TRIMESTRE 2020 estuvieran completamente condicionados por el cierre de las tiendas y las empresas. Tan previsible como que los resultados estuvieran llenos de pesimismo tanto en lo que se refiere a la propia empresa como en lo que concierne al sector en general. Y así ha sido…

Preguntados sobre como les han ido las ventas de este primer trimestre, los profesionales han valorado de manera muy negativa los resultados de estos tres primeros meses respecto al último trimestre de 2019, con un saldo de -65,7 (73,6% respuestas negativas – 7,9% respuestas positivas). Es obvio, analizando las respuestas, que los profesionales han contestado muy condicionados por la crisis del coronavirus que atravesamos, puesto que, en los 2 primeros meses del año, y hasta el cierre de las tiendas a mediados de marzo, la evolución del sector no era mala y, aunque es cierto que lo  habitual es tender un poco al pesimismo, los resultados no suelen ser tan contundentes. Por tipología de negocio, como era previsible, los más pesimistas son los detallistas, aunque en general todos los profesionales valoran muy negativamente este primer trimestre). 

Y pasa exactamente lo mismo cuando se les pregunta a los profesionales que valoren el estado actual de su empresa. La incertidumbre obliga a ser pesimista, con las tiendas cerradas desde hace un mes y sin un horizonte claro de aperturas. Así, no es extraño que los profesionales valoren bastante negativamente la situación actual de su empresa, con un saldo negativo de -43,4 (54,1% respuestas negativas – 10,7% respuestas positivas). Pero también es esperanzador ver que un 45,9% de los profesionales considera que la situación de su empresa a día de hoy es buena o regular. En este caso, pese a un desanimo generalizado, los Distribuidores y los Representantes se muestran ligeramente menos negativos. Los detallistas, como de costumbre, son muy críticos con su situación (y aunque en anteriores Climas ya hemos hecho hincapié en esta visión tan negativa de los detallistas, en este caso, está más que justificada, con sus tiendas cerradas desde hace un mes).

Si la visión de la propia empresa es bastante negativa, mucho más lo es la valoración que los profesionales hacen del estado actual del sector. Con la mente puesta inevitablemente en la crisis del Coronavirus, y con las persianas cerradas, no es extraño que los profesionales valoren de manera muy negativa la situación actual del sector deportivo español: un 78,9% cree que es mala y solo un 2,9% se atreve a calificarla de buena (saldo de -76). En este caso, todas las tipologías de negocio, tanto tiendas como fabricantes, distribuidores y representantes, se muestran muy negativos, con más del 70%, en todos los casos, valorando muy negativamente la situación.

Sobre el futuro, los profesionales se muestran poco optimistas a corto plazo, y un poco más confiados en el medio y largo plazo. Así, a la pregunta de si creen que en el próximo trimestre las cosas irán a mejor, la confianza es muy limitada y hasta un 72,2% cree que no, que las cosas van a empeorar. Solo un 15,3% se muestra convencido de que irán a mejor (arrojando un saldo de -56,9). Aunque es obvio, viendo las respuestas globales, que todas las tipologías de negocio son pesimistas, Distribuidores y Representantes son los que tienen una visión menos alarmista de cómo evolucionará el sector en los próximos meses. Aun así, parece obvio que el sector no acaba de confiar en un repunte fuerte en las primeras semanas post-cierres.

Si, en cambio, preguntamos cómo cree que estará el sector dentro de un año, el optimismo crece. Es probable que muchos de los profesionales que han respondido al cuestionario crean que la situación actual es tan mala que es difícil ir a peor, pero, en cualquier caso, el largo plazo se ve con mayor optimismo. Así, el 41,9% cree que será mejor y el 24,7% cree que seguirá igual. El pesimismo inherente al sector, como hemos podido comprobar en muchos de los Climas anteriores, es inevitable, y hasta un 33,4% cree que la situación dentro de 12 meses será peor. Distribuidores y Representantes son, de nuevo, los que tienen una visión más optimista en el largo plazo (casi un 50% cree que mejorará), aunque en general la tendencia es muy parecida en todas las tipologías de negocio.


 

Pueden consultar este último CLIMA en nuestra sección de ESTUDIOS

Si quieres compartir...