• outdoor
  • 03 de Abr, 2020

"Ali Baba" y la evolución de Anna Stöhr

Tras poner fin oficialmente a su carrera como escaladora de competición en 2018, Anna Stöhr andaba en busca de nuevos retos. Sin duda, encontró uno en Aiglun, en los Alpes Marítimos franceses, donde la escaladora de 31 años se propuso intentar la vía «Ali Baba» (8 largos, 250 m, 8a+). La película «Evolution» sigue a la atleta de SALEWA no solo durante este proyecto tan importante, sino también durante su transición personal de pasar de ser la dos veces campeona del mundo en escalada en búlder a recorrer largas vías en paredes de gran tamaño. Esta transición marca un punto de inflexión para la escaladora austriaca, que deja atrás el mundo de la escalada de competición para abrirse ante la libertad, autodeterminación y tiempo que supone la escalada multilargos. La película «Evolution» estará disponible a partir del 14 de abril de 2020 en alemán con subtítulos en inglés en: https://www.youtube.com/user/SalewaTeam

Anna Stöhr está bastante acostumbra a poner a prueba sus límites, tanto físicos como mentales. En su nueva película, «Evolution», la escaladora austriaca invita a los espectadores a que la acompañen en su proceso de cambio de ser una escaladora de competición y líder a nivel mundial en búlder a escalar grandes y escarpadas vías multilargos. La transformación empezó en el verano de 2018. Tras más de 15 años haciendo escalada en búlder, dominando la cima de la escena internacional, de convertirse dos veces en campeona del mundo en búlder y de hacerse con la copa del mundo en esta modalidad, Anna anunció que se retiraba de la competición, en parte debido a una lesión persistente.

La atleta de SALEWA recuerda un momento durante un viaje de escalada a Cerdeña hace unos años. Andaba pensando en replantearse la vida y observó cómo le afectaban los desafíos asociados con estas vías tan altas. «Me di cuenta de lo mucho que me impresionaban estas paredes tan grandes y quería comprobar si era capaz de escalar algo así. Confiaba en mis habilidades físicas, pero le tenía mucho respeto a las alturas y a verme expuesta sobre paredes de roca de ese calibre. Mis habilidades mentales, que tan bien había usado en las competiciones, parecían inútiles colgada a 100 metros del suelo... Fue entonces cuando me propuse convertirme en una escaladora más versátil».

Acompañada de su pareja, el escalador austriaco Kilian Fischhuber, se dedicó en cuerpo y alma a este proyecto y empezó a buscar nuevos objetivos lejos de los rocódromos. Intentar una vía tan «larga y alta» como «Ali Baba» y dar por fin ese paso para conseguirlo supone un punto de inflexión en la vida de Anna. Se estaba abriendo camino a todos los niveles, pasando de resolver problemas de búlders cortos e intensos a vías largas y empinadas. ¿Llegó a cumplir su propio reto personal? La película muestra de manera impresionante cómo la escaladora líder a nivel mundial Anna Stöhr deja atrás su zona de confort y se enfrenta a sus miedos sobre la roca.

 

Si quieres compartir...