• Actualidad Internacional
  • 04 de Jul, 2019

Mal arranque… y buen balance para la primera edición de Outdoor en ISPO

Redacción, Munich- Dicen que lo que mal empieza, mal acaba. Pero no siempre es así. Y un buen ejemplo de ello es la primera edición de Outdoor by Ispo, que este miércoles ha cerrado su estreno en Munich con 1.018 expositores y más de 22.000 visitantes profesionales. ¿Es un buen balance? A priori, no, porque en la peor de las ediciones de Friedrichshafen no se bajó de los 30.000 visitantes, pero viéndolo desde una perspectiva más global (y más “largoplacista”), no es un mal arranque para un salón que se ha preparado en apenas 7 u 8 meses y que ha generado tantas expectativas como dudas. Razonables. Como cualquier estreno.

La verdad es que la Outdoor de ISPO arrancó mal. Muy mal. El primer día fue, como muchos expositores no dudaron en señalar, “preocupante”. Las largas avenidas que los organizadores habían diseñado para dar al salón un aspecto menos agobiante, estaban desiertas. Y salvo algunas excepciones, también lo estaban los stands. Y eso, en una primera edición, y acostumbrados al intenso tráfico que desde el primer día hay en la edición invernal, hizo saltar algunas alarmas. Que fuera domingo e hiciera un calor digno de los Monegros en agosto, no ayudó mucho. Nada.

El despertar del lunes fue tranquilo, también. Ni rastro de los metros a rebosar o de las largas colas que se ven a primera hora en ISPO. Todo muy calmado. Pero por suerte, poco a poco, las cosas se fueron animando. Los stands de las grandes marcas ganaban tráfico a medida que avanzaba el día y las marcas empezaban a olvidarse del pésimo arranque del salón. En algunos pabellones la sensación seguía siendo de excesiva tranquilidad, pero en otros, el ajetreo no era muy distinto del que había en Friedrichshafen. O en la ISPO de invierno.

¿22.000 visitantes es un buen balance? A priori, no, porque en la peor de las ediciones de Friedrichshafen no se bajó de los 30.000 visitantes, pero viéndolo desde una perspectiva más global (y más “largoplacista”), no es un mal arranque para un salón que se ha preparado en apenas 7 u 8 meses

El diseño de los pabellones, hay que decirlo, es un arma de doble filo. Los grandes espacios que hay entre stands son una bendición para quienes paseamos por la feria, pero también dan una falsa sensación de vacío muy peligrosa. Por las interpretaciones que puedan hacerse. En cualquier caso, aunque es obvio que en vez de 9 pabellones se podrían haber ocupado 6 o 7 y hacerlo todo más compacto, las “grandes avenidas” diseñadas por los responsables del salón, se agradecen. Aunque inviten a engaños.

Volvamos al salón. Martes muy parecido al lunes. Buen tráfico, muchos stands llenos y los recelos más calmados. Aunque latentes. Las expectativas, insistimos, eran muy altas. Por ser quien es ISPO. Por lo que consigue en invierno. Y por el error, de muchos, de comparar el nuevo Outdoor con ISPO y no con Friedrichshafen. Y de hacerlo, aunque en cifras Munich sigue perdiendo, es obvio que a corto plazo la balanza se equilibrará… y a medio y largo plazo el cambio estará más que justificado. Si no lo está ya. Se podrá hablar del ambiente bucólico del lago, de un entorno mucho más “Outdoor” que el cemento de la capital bávara, pero al final, por practicidad, Munich es mucho más lógico. Es más fácil llegar, es más fácil dormir, es más fácil comer… Todo es más fácil. Y con mejores servicios. Y el salón es mucho más moderno en propuestas, aunque cuesta arrancarlas.

Si hay algo que se ha propuesto OutDoor by ISPO es dar un vuelco al salón. Ofrecer a la industria algo que Friedrichshafen no ofrecía. Un simple cambio de ubicación quizás no hubiera sido suficiente para que el EOG decidiera trasladarse a Munich. Hacia falta un nuevo concepto. Y eso es lo que diseño ISPO. Un salón con hasta 18 áreas de enfoque dentro y fuera de los pasillos y con un programa de apoyo de gran alcance para visitantes profesionales. Un salón convertido en plataforma de experiencia. Y así ha sido Outdoor by ISPO. Otro tema es que el visitante haya entendido este concepto. Y no estoy muy seguro de que así haya sido.

Los esfuerzos de los máximos responsables del salón por vestir Outdoor han sido muy grandes, y más teniendo en cuenta el poco tiempo con el que se ha diseñado el salón, pero, aun así, queda mucho trabajo por hacer para que la industria entienda que el salón va mucho más allá del producto. Es más, probablemente sea todo aquello que hay más allá de los productos de los stands lo que le da valor a este encuentro. Y en eso es en lo que tiene que trabajar el salón, en trasmitir esas propuestas de valor que, aun siendo tan interesantes, quizás no han generado la respuesta esperada. Y no por culpa de la organización, precisamente.

La idea del salón de ampliar el concepto Outdoor no es mala. Al contrario. El Outdoor va mucho más allá de las actividades “clásicas” como el senderismo, la escalada, el trail running, el alpinismo, los deportes acuáticos o ciertas actividades urbanas al aire libre.

Volvamos al salón. Otra vez. Como del miércoles no hace falta decir nada (uno tiene la sensación de que solo sirve para que los expositores que no han tenido la suerte de volver a casa puedan darse una vuelta por el salón para conocer lo que hace su competencia), vayamos a las cifras oficiales y al balance que ha hecho el propio salón:

1.018 expositores mostraron sus productos e innovaciones durante el estreno de OutDoor by ISPO. Los expositores internacionales conformaron el 84 por ciento del total. Los países con mayor participación fueron Alemania, Reino Unido, Italia, los Países Bajos, China, Suecia y los Estados Unidos.

Más de 22.000 visitantes profesionales de unos 90 países asistieron a la feria. Cerca de dos tercios de ellos vinieron de países fuera de Alemania. Los países con el mayor número de visitantes fueron (en este orden) Alemania, Italia, Austria, Suiza, el Reino Unido, Francia y los Países Bajos. La proporción de tomadores de decisiones fue del 85 por ciento. Según el estudio oficial de mercado realizado por Messe München, el 87 por ciento de los visitantes preguntados calificó el evento de estreno de bueno a excelente.

Klaus Dittrich, presidente y director ejecutivo de Messe München, dijo: "El tremendo entusiasmo de la industria demuestra el éxito de nuestro nuevo concepto. Pudimos cumplir e incluso superar nuestras promesas en el período previo. Junto con la industria, hemos lanzado una nueva era en la que el término "outdoor" ya no está obligado a ajustarse a una definición escrita por la industria. En cambio, se ha convertido en el término colectivo para la actitud de cada individuo ".

"Con OutDoor by ISPO, Messe München proporciona la plataforma moderna exacta que la industria necesita para abordar los cambios que actualmente se están produciendo en el mercado", dijo Arne Strate, Secretario General de European Outdoor Group. "Estamos ansiosos por trabajar con el equipo de ISPO y ofrecer un foro internacional de gran alcance en el futuro". El EOG fue quien decidió el traslado a Munich y su apuesta, queda claro, es a largo plazo. Y va muchos más allá de un salón de textil o calzado de montaña.

La idea del salón de ampliar el concepto Outdoor no es mala. Al contrario. El Outdoor va mucho más allá de las actividades “clásicas” como el senderismo, la escalada, el trail running, el alpinismo, los deportes acuáticos o ciertas actividades urbanas al aire libre. También engloba viajes de aventura o bike. Y en eso Outdoor by ISPO ha dado un paso al frente. Por ahora, en esta primera edición, la respuesta de este “segundo escalón” del Outdoor, por llamarle de alguna manera, no ha sido muy destacable en cantidad, pero es una apuesta a medio y largo plazo tan necesaria como compleja. Sobre todo, con segmentos que ya cuentan con importantes ferias especializadas. Otro tema es si ISPO pretende, como apuntan algunos rumores (de fuera y de dentro), absorber estas ferias y construir un gran salón de deportes al aire libre que gire alrededor del Outdoor más puro y del bike. Es algo que, por ahora, no sabemos seguro. Y supongo que Eurobike también tendrá algo que decir en ello. Se avecinan meses interesantes en este sentido.

El Outdoor, por ADN, tiene que exigir la sostenibilidad, tiene que ir hacia ella, pero no como un reclamo. Y en la feria nos hemos hartado de oír la palabra sostenibilidad como argumento de venta, como estrategia de marketing. No como una convicción

La sostenibilidad: vital… si es real
Si hay una palabra que hemos oído hasta la saciedad en esta primera edición de la reinventada Outdoor es, sin duda, sostenibilidad.

Desde el primer momento OutDoor by ISPO ha expresado su claro compromiso con la sostenibilidad al introducir un código de conducta que exige actividades ambientalmente conscientes y socialmente responsables. Y eso está muy bien. Como también lo estaría exigir a los expositores que fueran sostenibles en su producción. Pero eso es imposible.

El Outdoor, por ADN, tiene que exigir la sostenibilidad, tiene que ir hacia ella, pero no como un reclamo. Y en la feria nos hemos hartado de oír la palabra sostenibilidad como argumento de venta, como estrategia de marketing. No como una convicción. Y hablamos de las marcas, no del salón.

Se que es un tema muy controvertido y que decir según que cosas no sería políticamente correcto, pero creo que es importante dejar muy claro que hay implicaciones e implicaciones. Que hay marcas que hacen las cosas por convicción (y como en tantas otras ocasiones pongo a Ternua como ejemplo) y otras que, si realmente las hacen, no es precisamente por convicción. Y aunque es cierto que poco importa el motivo porque al final todos salimos ganando, a veces ofende un poco el envoltorio con el que ciertas compañías disfrazan una realidad que de sostenible tiene muy poco. Sobre todo en origen.

Pero ese es un tema del que ya hablaremos en otro momento.

La próxima edición de Outdoor by ISPO se celebrará del 28 de junio al 1 de julio de 2020 en Múnich. E ISPO habrá tenido mucho más tiempo para prepararla. Para corregir detalles. Quizás entonces podremos empezar a hacer comparaciones con la “vieja” Friedrichshafen. Y tenemos muy claro quien va a salir ganando…

 

Si quieres compartir...