• wellness
  • 19 de Mar, 2013

Lolë apuesta fuerte por el mercado español

La marca canadiense Lolë apuesta fuerte por España. Y lo hace con la misma estrategia que la ha posicionado como una de las grandes referencias en textil para mujer: poner al alcance de los clientes una colección que destaca por su alta calidad, su versatilidad y un perfecto equilibrio entre tecnicidad, funcionalidad y estilo.

Lolë es una marca propiedad del grupo Coalision, propietario, también, de la marca especializada en esquí Orage. Con apenas 10 años de vida, la marca ya supera los 70 millones de euros y, por su potencial, se ha convertido en la gran apuesta del grupo canadiense.  Está presente en más de 1.200 puntos de venta en todo el mundo y cuenta con 11 tiendas propias, una de ellas en Andorra.
 
Sus colecciones están enfocadas a la mujer que busca prendas para hacer deporte que, también (o, sobre todo) puedan llevar en su día a día. Prendas con mucho estilo pero funcionales. Y, sobre todo, muy femeninas. Las prendas están particularmente adaptadas a las actividades físicas como el yoga, Pilates, fitness urbano y el running y se fabrican sistemáticamente sobre la base de estos cuatro principios esenciales: Feminidad, Tecnicidad, Comodidad y Multiuso.
Las colecciones son el reflejo de una manera distinta de ver el deporte en una vida urbana totalmente hiperactiva. Lolë anima a las mujeres a moverse y a compartir los beneficios que aportan las actividades físicas nuevas. Es una visión lúdica y moderna del bienestar, siempre en movimiento y en armonía con la naturaleza. Un impulso comunicativo simbolizado por el slogan de la marca. Live Out Loud Everyday! (vivir cada día plenamente) Para Lolë, en definitiva, el bienestar es un estilo de vida inspirado en la búsqueda de una armonía entre la vida urbana y la naturaleza a través del placer de practicar deporte.
 
Cuatro universos
La colección de la marca canadiense está dividida en cuatro grandes familias: la línea Yoga/Pilates ofrece materiales naturales como el algodón biológico, la fibra de bambú o también la fibra Tencel, con prendas de cortes amplios para proporcionar una gran libertad de movimientos y tacto suave en la práctica; la línea Pulse ofrece materiales técnicos y transpirables, con costuras planas para un máximo confort y mínima fricción durante el esfuerzo, y pequeños detalles para facilitar la vida; por su parte la línea Esquí/Outerwear  está compuesta por una amplia gama de prendas técnicas y  versátiles diseñadas tanto para el esquí como para la ciudad, con cortes femeninos que no renuncian a las prestaciones técnicas; finalmente, la  línea lifestyle presenta unos cortes de tendencias y materiales ultra confortables para llevar al día a día en la ciudad, en los viajes o al trabajo.
 
Una tienda diferente
Esta filosofía queda patente, especialmente, en sus tiendas propias o Ateliers. Un cuidado diseño que deja entrever el compromiso de la marca con la sostenibilidad y la sobriedad, un capital humano que encaja a la perfección con la filosofía de la marca, un producto que garantiza un perfecto equilibrio entre moda, tecnicidad y funcionalidad, y, sobre todo, un  diseño pensado para parecer cualquier cosa menos una tienda convencional. Visto del exterior, no tiene ventanas. Un muro vegetal sustituye a la vitrina, uniendo de esta manera el espacio con la naturaleza. Las grandes mesas de madera recuerdan a una cocina, lugar por excelencia del intercambio y la convivencia y no dispone de caja registradora, sólo una Tablet. Todo pensado para crear una verdadera experiencia de compra.
 
CREANDO COMUNIDADES
A la mujer Lolë le gusta moverse. Y le gusta, también, compartir. Para todas estas mujeres que ven el deporte como un actividad física  pero, también, social, la marca ha diseñado las Meet-ups, unas sesiones gratuitas para descubrir el yoga, el pilates, el zumba o el fitness urbano. Organizado y presentado por las embajadoras de la marca,  este programa favorece la creación de vínculos, la participación comunitaria y la utilización de espacios verdes urbanos. Una manera innovadora de volver a conectar a los habitantes de la ciudad con la energía de la naturaleza.
Desde la apertura de los Ateliers Lolë, se ofrece Meet-ups gratuitas todas las semanas en ciudades como Montreal, Toronto, Nueva York, Zúrich, París, Biarritz... Y pronto en España.
 
UN PROYECTO SOLIDARIO
Una de las grandes revoluciones de Lolë es, sin duda, su proyecto Yellow Label. Fiel a su filosofía de dar un uso más lógico a las prendas, la marca canadiense anima a todas las mujeres a compartir y dar una segunda vida a su ropa. De manera regular, las consumidoras pueden llevar a las tiendas la ropa que ya no utilizan para que la marca las “ponga al día” y las revenda a través de www.lolewomen.com. La venta se lleva a cabo a un precio muy bajo  y el 100% de los ingresos que se obtienen se donan a una organización local de voluntarios. Las donantes reciben, a cambio, un descuento para comprar en los Ateliers y en la página web. 

Bernard Mariette, artífice del nuevo cambio
La historia de Lolë se remonta, como hemos dicho, al año 2002, pero el verdadero punto de inflexión de la marca comienza en 2009, cuando el empresario Bernard Mariette, conocido por su larga trayectoria en Quiksiver (empresa que presidió durante más de 15 años) decide adquirir el grupo Coalision animado especialmente por el potencial de la marca especializada en mujer.  Eso sí, decidió dar un cambio radical en la filosofía de la marca.
 
Para Mariette, la crisis de 2008 conllevó una transformación espectacular de la sociedad, tanto a nivel económico como sociológico. Y, sobre todo, provocó un cambio espectacular en el consumo.  Y este cambio está grabado fuego en la filosofía de Lolë, cuyas prendas quieren, sobre todo, dar “valor al uso”. 
 
Para el máximo responsable de la marca, el consumo postcrisis debería ser un “consumo de inversión”; la gente tendría que racionalizar más sus compras y entender que se puede ser feliz sin consumir tanto.  Apostando por prendas que puedan usarse para el día a día y, también, para hacer deporte, Lolë ayuda a las mujeres a ser mucho más racionales en sus compras al no verse obligadas a comprar prendas técnicas por un lado y moda deportiva por el otro. “Puede parecer extraño que nuestra filosofía predique un consumo más racional, porque lo lógico sería que intentásemos vender cuantas más prendas mejor,  pero nuestro objetivo no es vender mucho a poca gente, si no vender poco a mucha gente”.  A diferencia de la ‘moda rápida’, la marca propone otra manera de consumir, “poniendo énfasis en una mayor utilidad de sus productos, con ropa duradera y multifuncional”.
 
Contacto: Rudy Cohen 
 

Si quieres compartir...   

Galería