• raqueta
  • 16 de Ene, 2009

Nadal. Un cambio comercial... y una inversión

Rafael Nadal saltó a la pista de Abu Dhabi el 1 de enero dejando a muchos confundidos. El jugador español apareció con una imagen que rompía con su apariencia anterior. La camiseta sin mangas había desaparecido y el pantalón por debajo de la rodilla se había recortado drásticamente. La nueva imagen del número 1, sin embargo, era algo esperado. El amago de cambio se produjo antes del pasado Abierto de Estados Unidos.

En Flushing Meadows, Nike avanzó un look que no convencía al manacorí. "Hemos tenido numerosas discusiones y pruebas para garantizar que el cambio no afecte a su juego", explicaba la firma, que justificaba el rechazo de Rafa al polo en "la resistencia de un deportista enrachado". "Hay que pensar en él como embajador y no como un niño", dice su agente

Nadal había dejado de ser el aspirante para pasar a ser el número 1 justo antes del torneo americano. Para remarcarlo, Nike había decidido también una nueva apariencia más acorde con su reinado en el circuito. Sin embargo, los piratas desaparecían de la maleta de Rafa en su primer viaje. Un cambio que Carlos Costa, mánager de Rafa, considera necesario. La idea es conseguir una apariencia más parecida a Roger Federer, el dueño del circuito en los últimos años, cuya imagen ha trascendido del deporte con una enorme capacidad para generar dinero hasta unas cotas a las que Nadal, por el momento, no llega. El suizo en 2008 tuvo una recaudación de 35 millones de dólares en premios y patrocinios.


Nuevo look como inversión

"Para que las ganancias de Nadal suban, tiene que acceder a nuevos patrocinadores", declaraba, hace pocos días, Costa a la revista Time. Comercialmente, la imagen del manacorí estaba asociada previamente a la gente joven, una concepción que su entorno quiere cambiar.

"El necesita ser el tipo de persona en la que se puede pensar como embajador, más que como un niño", explica su mánager, que entiende la transformación como una inversión hacia nuevos patrocinadores que prefieren asociar su marca a una imagen menos radical.
Se pretende atraer a nuevos esponsors con un pantalón y un polo más clásicos

Su tío Miguel Ángel, ex futbolista del Barça, refuerza este propósito. "Rafa llevaba desde muy joven con el mismo aspecto. Con el tiempo, la gente va cambiando y sus gustos se han modificado. Además, también hay que tener presentes los motivos comerciales. Pero ya lo tenían decidido antes del número uno".

En Nike entienden que unos centímetros de tela no cambian la esencia de Rafa. "El seguirá siendo el apasionado español de la isla de Mallorca", defiende la marca de Oregón, que asocia los nuevos tonos (azul claro, púrpura, naranja y blanco) previstos de su equipación "al carácter vibrante de la isla de Mallorca. Es cierto que tiene una impronta más templada, que transmite una imagen más madura, sin renunciar a los rasgos apasionados de un tenista genuinamente mediterráneo", subrayan en Nike, cuya estrategia con Federer presenta diferentes argumentos: "Roger es la eficiencia y la precisión".

Un punto de transgresión

"Nike ya tiene cubierto el cupo del clasicismo con otros jugadores muy brillantes", asevera Jordi Ribas, director creativo de la agencia de imagen Novo Moda. A su juicio, Rafa, por mucho que ahora vista unas prendas más clásicas, "será diferente al resto porque siempre ha tenido un punto de transgresión".

Ribas considera que las modificaciones no dependen tanto de la marca como del jugador. "Nike no puede obligar a nadie que sea número 1, como Rafa, que vista de una manera concreta. Lo importante es que cumpla sus objetivos", incide. Ya sucedió hace años con Agassi.

Su imagen radical, de melena alborotada, tejanos y camisetas warholianas, mudó a finales de los noventa con dos triunfos en Australia.

www.publico.es

 

Si quieres compartir...