• raqueta
  • 21 de Oct, 2008

Nike quiere cambiar el estilo de Nadal

Rafa Nadal no consigue librarse de la sombra de Roger Federer: ni siquiera sus logros han servido para acercarse los ingresos que maneja el suizo, dentro y fuera de la pista. El mallorquín es un reclamo para proyectar una imagen de juventud y dirigirse a un grupo de consumidores con poder adquisitivo limitado, nada que ver con los productos que representa Federer.

Nadal lleva acumulados en lo que va de año más de seis millones y medio de dólares en premios y podría cerrar la temporada en torno a los siete millones de ganancias por coger la raqueta. Son casi dos millones más de lo que se ha embolsado Federer jugando al tenis en los primeros nueve meses del año. Pero aún así, Nadal está muy lejos de igualar el registro del suizo en 2007, año en que acumuló más de diez millones sólo en premios deportivos.

Dos estilos
Donde sí le vamos a ver próximamente es en las campañas de Banesto y Mapfre, dos gigantes que no han tardado en subirse al carro de Nadal para acercarse a los consumidores más jóvenes. Y es que otra de las diferencias del mallorquín con respecto al suizo es que es visto como un reclamo para proyectar una imagen de juventud y dirigirse a un grupo de consumidores potencialmente impulsivo, pero con un poder adquisitivo limitado.


Nada que ver con los productos que consume Federer. Este luce relojes Rolex en su muñeca cuando recoge un premio, a razón de un lucrativo contrato estimado en torno a los diez millones de euros. ¿Cuántos relojes necesita vender para rentabilizar su contrato con el suizo? Menos que botes de cacao instantáneo, un producto que además está enfocado a un perfil de consumidor en edad joven.


A pesar de ello, el fenómeno Nadal sigue en alza y su lista de proveedores oficiales (Babolat, TimeForce, Kia, L'Oreal y el fabricante de calderas Ferroli, más el contrato que tiene con Nike desde 2001) ya le proporcionan más de 18 millones de dólares al año, tres veces lo que gana en la pista, según fuentes de Business Sheet. Federer, desposeído del número uno de la ATP y derrotado en Wimbledon, su torneo fetiche, facturará este año más de 35 millones en concepto de patrocinio y contratos de esponsorización, según las mismas fuentes.


El 75 por ciento de este dinero proviene de anunciantes como Gillette, Mercedes-Benz y Wilson, marcas posicionadas en un segmento más alto que Kia o TimeForce. Además, Federer ha negociado un nuevo contrato que le unirá a Nike por los próximos diez años. Precisamente, es esta firma la que está ideando un cambio de imagen en Nadal para elevar su caché publicitario.


Nike tiene previsto transformar la imagen del tenista con pantalón pirata, camisetas sin mangas y pañuelo en la frente que luce el mallorquín, en la de un ganador que sale a la pista con pantalones más cortos y polos. También deberá mejorar su inglés si quiere llamar la atención de las grandes marcas y entrar en la lista de los 20 deportistas no estadounidenses que más dinero ganan al año, un lugar donde Roger Federer se mueve como pez en el agua.
 

fuente: www.ecodiario.es

 

 

Si quieres compartir...