• raqueta
  • 22 de Feb, 2008

El futuro de Kelme, en manos de Bancaja y CAM

La solución definitiva de Kelme quedará concretada en los próximos días. La salvación de la histórica marca deportiva ilicitana pasa porque Bancaja y CAM -principales entidades acreedoras de la empresa- acepten la propuesta presentada ayer por el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) y el fondo de capital riesgo Tirant -aspirante a propietario- por la que capitalizarían la deuda que tiene con ellos la sociedad, mediante la creación de una mercantil que se quedarían inicialmente con los terrenos de Aguamarga, que asciende a 1.800.000 metros cuadrados, entre Alicante y Elche, para después hacer la permuta por otros que le ofrecerá el Ayuntamiento de Alicante en el futuro PGOU.

La operación de Tirant, diseñada por la gestora Riva y García, mostrada ayer a todas las partes, consiste en separar el negocio industrial de la marca Kelme de la parte patrimonial de Incadesa (nombre oficial de la compañía creada por los hermanos Quiles). De esa forma, Tirant formalizaría la compra del 100% de la marca de la garra, incluida las instalaciones de producción de Torrellano y asumiría el pasivo industrial, incluido el préstamo sindicado por 14,5 millones de euros suscrito con varias entidades.

Por otro lado, la bolsa de suelo existente en Aguamarga quedaría en manos de una sociedad distinta, que ya no tendría nada que ver con Kelme, en la que CAM y Bancaja se convertirían en los principales propietarios con más de la mitad del valor de la misma, una vez capitalizaran sus deudas cada una, que ascienden entorno a 7 y 15 millones de euros, respectivamente. Además, Diego y Pepe Quiles formarían parte de la misma, en la parte proporcional que les corresponda.

Sólo si las dos entidades de ahorro de la Comunitat aceptan el plan de Tirant, avalado por el director del IVF, Enrique Pérez Boada, dependiente de la Conselleria de Economía, se podrá llevar a cabo por fin la compraventa de Kelme a los Quiles. En juego está un símbolo empresarial de la provincia, a los que el equipo ejecutivo le ve mucho futuro si se inyecta liquidez, y el futuro de unos 80 trabajadores.

La deuda total acumulada por Kelme asciende por encima de los 50 millones de euros. Para Tirant dicho pasivo sólo se puede salvar con una operación que contente a los acreedores y les ofrezca garantías de cobro -algo que sucede con la permuta por Aguamarga convenida con el ayuntamiento alicantino, que otorga 100.000 metros cuadrados de suelo, 40.000 para suelo residencial y 60.000 de uso industrial-.

Si quieres compartir...