• nieve
  • 17 de Ene, 2016

Bollé maximiza la comodidad y la resistencia con su nuevo Blackline

El casco de esquí Backline de Bollé es el más cómodo y ultrarresistente. Su cubierta exterior de ABS proporciona una gran protección y el sistema de ventilación ajustable satisface las exigencias de los esquiadores en materia de confort.

Sus principales características son la gran resistencia que ofrece en caso de impacto y su excelente gestión de la ventilación. Gracias a la inyección de ABS en la cubierta exterior del casco, el Backline proporciona una resistencia máxima absorbiendo cualquier posible impacto. Además, su ventilación regulable te permite modificar de forma sencilla la cantidad de aire entrante.

Como en toda la gama de cascos Bollé, el Backline incorpora el sistema Click-to-fit que ofrece la posibilidad de ajustar la medida del casco con precisión regulando la presión sobre tu cabeza para lograr un confort perfecto. También cuenta con forro interior de tejido hipoalergénico y orejeras desmontables, diseñadas para ser cómodas y abrigadas y con una perfecta audición.

El casco de esquí Backline puede adquirirse con o sin visor. El Backline Visor es un 2 en 1, un casco con visor incorporado que tiene un revestimiento de espuma interno para mayor comodidad y ajuste al rostro. Se entrega con dos visores (uno de categoría 1 y otro de categoría 3) para una perfecta visibilidad independientemente de las condiciones de luz y pesa 650 gramos. Por su parte, el casco Backline sin visor pesa 550 gramos.

Si quieres compartir...