• nieve
  • 05 de Ago, 2013

El Grupo Rossignol entra en una nueva fase de desarrollo

Después de una recuperación exitosa, Rossignol vuelve a obtener crecimiento y ganancias por todo el mundo. La compañía que se fundó sobre una sólida base, cambiara su estructura para llegar a unos nuevos objetivos.

Un nuevo propietario para una nueva fase
Los accionistas del grupo Rossignol, que se han dedicado a la recuperación de la compañía desde su compra en 2008, han entablado negociaciones con un grupo de inversores para la adquisición de la totalidad de sus participaciones.
Este cambio en el accionariado tendrá como objetivo facilitar la entrada del Grupo en una nueva fase de su desarrollo, al mismo tiempo que se espera seguir creciendo más de lo que lo hace el mercado.

Los accionistas del grupo a día de hoy son Maquerie, Jarden y su presidente Bruno Cercley se están planteando realizar la transferencia de acciones al grupo inversor de tal manera que la distribución de acciones quede de la siguiente manera:

• Un accionista mayoritario propietario del 80%, el grupo inversor noruego Altor, cuyo centro de operaciones se encuentra en Oslo y es mundialmente reconocido, tiene una gran experiencia en el sector del Outdoor y del textil destacando la revitalización de la marca Helly Hansen.

• Un grupo minoritario de accionistas, propietarios del 20% del total de las acciones:
1. Bruno Cercley y la dirección del grupo
2. Weber Investment. Es una compañía francesa propiedad de dos entusiastas del esquí: Christian Gueugnier y Didier de Menestrel, que son los fundadores de la compañía Asset Management Financière de l’Echiquier. Didier de Menestrel ha estado siempre comprometido con Rossignol ya que él, a través de Financière de l’Echiquier, ya era accionista antes de que la compañía fuera adquirida por Quicksilver en 2005.
3. La familia Boix-Vives. La familia icono y propietaria de la compañía entre 1955 y 2005, quiere seguir apoyando al grupo, a la junta directiva y a todos sus empleados.

Una estrategia para un crecimiento rentable a largo plazo
Bruno Cercley explica que “Durante los últimos 5 años, gracias a la modernización de la industria y a las nuevas inversiones, los accionistas han dado los conocimientos de gestión necesarios para cambiar el rumbo de la empresa y guiarla hacia un crecimiento rentable a largo plazo. La misión está más que completada: no solo se ha conseguido salvar a la compañía, sino que se han obtenido beneficios y se buscan nuevas metas.”

Con este cambio de propietarios, el grupo Rossignol pretende reforzar su posición en su actividad principal mientras se acelera el desarrollo de líneas alternativas de productos. El Grupo se centrará en:

• Fortalecer el negocio principal, que es, la fabricación y la comercialización de productos de deportes de invierno y para el cual las previsiones para la temporada que viene son muy positivas.

• Desarrollar una mayor oferta textil gracias a la gran experiencia del grupo Altor.

• Estudiar las oportunidades de crecimiento en el dinámico mercado del Outdoor, para así complementar la actividad principal del Grupo.

Hugo Maurstard, Socio de Altor, dice “Estamos impresionados con el giro de 180º dado por la directiva en los últimos 5 años que sentó las bases para un crecimiento fuerte y sostenido. Con Rossignol, Dynastar, Lange y Look el Grupo Rossignol adquirió unas de las marcas de deportes de invierno más fuertes en el mundo. Estos activos son la clave para expandirse hacia nuevos horizontes”

“Gracias a la experiencia del Grupo Altor, al fuerte compromiso de los directivos, a la participación histórica de inversores y al nexo creado por la familia Boix-Vives, combinado con un toque de pasión, compromiso y una nueva dinámica, podremos ir adelante con un gran optimismo” concluye Bruno Cercley.

La operación de venta será efectuada durante el otoño de 2013 ya que debe ser aprobada por ciertos organismos gubernamentales.

Si quieres compartir...