• nieve
  • 19 de Ene, 2012

La FIS y Dainese progresan en la aplicación de la tecnología air bag a las carreras de esquí

La Federación Internacional de Esquí (FIS) y Dainese confirman su compromiso con la investigación en la seguridad en el esquí y se complacen en presentar en Kitzbühel los primeros resultados del proyecto D-air ® Ski, basado en un memorándum de entendimiento firmado entre las dos organizaciones hace un año. El objetivo de la cooperación es investigar la potencial aplicación de la tecnología air bag al esquí alpino de más alto nivel. En concreto, el proyecto actual tiene por objeto mejorar la protección de los deportistas mediante la aplicación de las tecnologías D-air ® (el air bag diseñado en torno al cuerpo humano). El plazo del estudio de viabilidad se extiende hasta los Juegos Olímpicos de Invierno 2014 en Sochi.

El proyecto, que también se beneficia de varios estudios realizados en el ámbito del proyecto FIS Injury Surveillance System (Sistema de Vigilancia de Lesiones) (FISS-ISS), se encuentra actualmente en la fase de recopilación de datos, que involucra a 16 atletas de la Copa del Mundo, incluyendo Aksel Lund Svindal e incorpora 12 plataformas inertes (juego de sensores plenamente integrados en la protección trasera).

Aksel Lund Svindal y Kristian Ghedina también ofrecen sus testimonios como atletas al proyecto. Ghedina es, de hecho, el primer esquiador en utilizar el protector de espalda durante los eventos de la Copa del Mundo, mientras que Svindal ha estado ayudando a Dainese en la investigación y desarrollo desde hace algún tiempo.

Günther Hujara, Director Jefe de Carrera de esquí alpino de FIS, señaló: “Gracias a la estrecha colaboración con Dainese, que comenzó hace tres años, ya hemos visto muchas mejoras en la protección de los corredores de esquí. Nuestro último proyecto, el desarrollo de un sistema de air bag para el esquí alpino, es el más extenso de todos y se basa en la amplia experiencia de Dainese en las carreras de motor”.

Añadió: "La investigación y la recopilación de datos están en marcha desde la temporada pasada, tratando de definir el punto exacto en el que el piloto pierde el control y la caída se vuelve inevitable. Aunque se han recogido muchos datos, todavía se requiere mucha información. Esperamos continuar con esta excelente colaboración con Dainese en el futuro".
Vittorio Cafaggi, Gerente de Desarrollo Estratégico de Dainese comentó: "D-air Ski es un proyecto en el que Dainese está trabajando con entusiasmo y convicción y tenemos la intención de abordar todos los obstáculos que inevitablemente surgen con una gran motivación, sabiendo que podemos confiar en el valioso apoyo de los mejores atletas y la gran sensibilidad mostrada por el FIS en materia de seguridad".

Aksel Lund Svindal declaró: "Me siento honrado de ser parte de este proyecto de alto nivel. La protección es extremadamente importante para nosotros los atletas y el desarrollo de una air bag para las carreras de esquí puede aumentar el nivel de nuestra seguridad. Me alegra poder contribuir en la recolección de datos y poder transmitir mis comentarios. Espero que muy pronto todos mis compañeros puedan utilizar este excepcional dispositivo".

Kristian Ghedina concluyó: "Es un placer para mí estar hoy aquí para dar testimonio de la importancia de proteger a los atletas, ya que yo he sido el primero en usar un protector de espalda Dainese. También me complace seguir trabajando con Dainese, que ha transferido tecnologías de protección del mundo del motociclismo a otros deportes. El proyecto del D-air Ski es un ejemplo más de este compromiso con las pruebas y la investigación".

El programa del 2012 prevé la continuación de la recolección de datos para definir el algoritmo de activación, además de pruebas con los atletas para la puesta a punto de la parte neumática, con el objetivo de contar con un prototipo para su uso en las pistas a finales de año. 2013 estará dedicado a la puesta a punto del prototipo final para Sochi 2014.
Prototipo inicial basado en la amplia y minuciosa recogida de datos.

Las pruebas ergonómicas con los atletas participantes se iniciaron con la definición de instrucciones precisas sobre la forma de la bolsa y la posición de los generadores de gas. Más de 70 descensos han sido controlados hasta el momento, detalles de los cuales ya han sido utilizados para desarrollar las secciones electrónica y neumática simultáneamente y en estrecha colaboración con los atletas.

El primer prototipo del D-air Ski definido durante esta fase prevé una sección electrónica que consiste en el algoritmo de activación, el "cerebro" del sistema, que decide cuándo activar el sistema y el hardware operativo equipado con un sofisticado juego de sensores (ver hoja de datos anexa).

La parte neumática, inflada por dedicados generadores de gas, está equipada con una bolsa especial concebida y patentada por Dainese, que se caracteriza por una alta capacidad para absorber las fuerzas generadas por el impacto, a pesar de no ser muy gruesa (ver hoja de datos anexa). La versión de esta bolsa representa el primer paso para la configuración final, que prevé la cobertura de un área más amplia del pecho.

El D-air Ski cubre los hombros, la clavícula, la espalda (el pecho va a ser considerado en la próxima etapa de desarrollo) y limita el movimiento del cuello durante una caída. La bolsa especial se abre en unos 50 milisegundos, alcanza la máxima protección en menos de 100 milisegundos, y reduce la fuerza transmitida a los hombros y la espalda hasta en un 85%.

La actual estrategia del algoritmo de activación se basa en la prudencia, lo que permite la activación sólo en situaciones en las que es evidente que el atleta ha perdido el control de los esquís, como en el caso de la caída de Brander en Bormio o en el caso de una voltereta hacia atrás. Con datos adicionales, se podrá hacer una variación segura del umbral de activación para cubrir una gama más amplia de caídas.

Si quieres compartir...